formulario, sec, coinbase

Podría decirse que el documento de sesenta páginas de letra mediana, tirando a pequeña, de la salida a bolsa (formulario S-1) de Coinbase y la SEC representa un monumento a los tiempos inciertos que vivimos. Un documento que es de agradecer porque, más allá de su inscripción en las criptomonedas, realiza el gran esfuerzo de nombrar los agujeros negros de nuestro futuro.

Nadie podrá decir que Coinbase no lo advirtió. Bueno, Coinbase y los articulistas de los distintos diarios financieros globales, arremangados para la siempre desagradable tarea de advertir de lo peor. Aún así, si existen todas estos avisos es porque hay muchos que ven una oportunidad. Pero, a veces, el impulso hacia la oportunidad no deja ver la letra pequeña. Ni la mediana, ni la grande.

Coinbase, formulario y bolsa

El formulario donde la casa de criptomonedas estadounidense asume “crear un sistema financiero abierto para el mundo” y “más libertad económica para todas las personas y empresas”, contiene interesantes puntos. El solo hecho de que contenga un glosario de la criptoeconomía sobrepasa lo habitual en este tipo de documentos. Pero, además, nos sitúa también sobre las características de este bien de garantía, que es bitcoin. No deja de ser una garantía con sus riesgos. Con bastantes riesgos. Descritos a partir de la página 8 del documento redactado por Coinbase y la SEC.

NFT y los mundos virtuales civilizados de blockchain que adelantó Baudrillard

Se destaca que su depósito principal, bitcoin, está sometido a grandes riesgos e incertidumbres. Es decir, a peligros más o menos calculables (riesgos) y a peligros imposibles de calcular (incertidumbres), tomando la ya clásica separación entre conceptos que habitualmente se utilizan como sinónimos: peligro, riesgo e incertidumbre. Lo cierto es que el documento muestra más incertidumbres que riesgos. La primera es que los resultados de su operativa dependen en gran parte del carácter volátil de las criptomonedas. Si los precios de los bienes cripto descienden, lo harán también las comisiones y, por supuesto, las transacciones que se realizarían.

Incertidumbres incalculables

El que se trata de incertidumbres incalculables, queda reflejado en frases como: “El desarrollo futuro y crecimiento de lo cripto está sujeto a una variedad de factores que son difíciles de predecir y evaluar” o “Un particular bien cripto caracterizado como un “security” en relevante jurisdicción está sometido a un alto grado de incertidumbre y si somos incapaces de caracterizar apropiadamente un bien cripto, estamos sujetos al escrutinio regulatorio, investigaciones, multas y otras sanciones, y nuestros resultados operativos y condición financiera puede verse adversamente afectada”. Sentencias tan paradigmáticas de la incertidumbre que, sin duda alguna y valga la paradoja, utilizaré en mis clases de sociología de la incertidumbre.

Coinbase, el exchange donde BBVA invirtió para domesticar las criptomonedas

A esto hay que añadir amenazas como: ciberataques y agujeros en la seguridad, la gran variedad regulatoria en función de los países, potenciales regulaciones adversas, una competencia con empresas que no están sometidas a regulación alguna, el surgimiento de nuevos aparatos y productos financieros alternativos que atraigan en mayor medida a los clientes, la dependencia de proveedores para ciertas operaciones, el cambio en el atractivo de las propias redes blockchain para los mineros, disrupciones en los sistemas tecnológico de información o en las propias redes blockchain, pérdida o destrucción de las claves privadas de acceso a las cuentas, la computación cuántica, etc.

Satoshi Nakamoto

A las múltiples incertidumbres operativas, hay que añadir las de gobernanza. Esto último derivado de la posibilidad de actores que acumulan relevantes porcentajes de voto y determinen las decisiones de la compañía. De aquí que explícitamente se señale como riesgo: “la identificación de Satoshi Nakamoto, el pseudónimo de persona o personas que desarrollaron Bitcoin, o la transferencia de los Bitcoins de Satoshi”. Ello, debido a la relevante cantidad de Bitcoin que se reservó la cuenta fundadora de esta criptomoneda.

En otro lado del documento, quedan las incertidumbres de carácter macro, que pueden ser consideradas como más normales. Por ejemplo, son las condiciones económicas generales, las políticas monetarias gubernamentales o la caída de la confianza de los inversores en la criptoeconomía.

También puedes seguirnos en nuestros canales de Telegram y Twitter

Por Javier Callejo

Catedrático de Sociología en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), especializado en la observación empírica de los comportamientos de consumo y de la recepción mediática. Licenciaturas en Periodismo y Derecho

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • bitcoinBitcoin (BTC) $ 34,474.00
  • ethereumEthereum (ETH) $ 2,159.58
  • tetherTether (USDT) $ 1.00
  • cardanoCardano (ADA) $ 1.21
  • bitcoin-cashBitcoin Cash (BCH) $ 445.14
  • litecoinLitecoin (LTC) $ 124.90
  • chainlinkChainlink (LINK) $ 16.39
  • stellarStellar (XLM) $ 0.258755
  • moneroMonero (XMR) $ 212.25
  • eosEOS (EOS) $ 3.61
  • tezosTezos (XTZ) $ 2.81
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola    Ver
Privacidad