La fiscalidad de los negocios en la economía virtual del MetaversoLa fiscalidad de los negocios en la economía virtual del Metaverso

El Metaverso, como economía virtual independiente habilitada por monedas digitales y tokens no fungibles (NFT), parece lógico que sea objeto de la fiscalidad. Los NFT son básicamente activos únicos e irrepetibles y no intercambiables por otros bienes  parecidos, que cotizan en los mercados. Las ventas de NFT alcanzaron unos 25.000 millones de dólares en 2021, según datos del rastreador de mercado DappRadar.

En el Metaverso ya se pueden comprar terrenos virtuales, construir casas virtuales o participar en experiencias sociales virtuales.  Este espacio virtual colectivo, creado por la convergencia de la realidad física y digital, es independiente del dispositivo a través del que se acceda y no es propiedad de un solo proveedor. Según Gartner, para 2026, el 25 % de las personas pasarán al menos una hora al día en el Metaverso. Bien sea para trabajar, comprar, educarse, en redes sociales o en actividades de entretenimiento.

Te contamos las diferencias entre los distintos tipos de metaversos

Fiscalidad en el Metaverso

Pero, ¿qué es exactamente un metaverso y en qué se diferencia de las experiencias de juego inmersivas, como Fortnite y otras comunidades virtuales existentes?  El capitalista de riesgo Matthew Ball identifica cinco conceptos para definir el metaverso.
Economía robusta: el metaverso probablemente incorporará futuras iteraciones de criptografía, NFT y otros activos digitales basados ​​en blockchain, lo cual plantea nuevos desafíos fiscales.

Interoperabilidad: en lugar de los jardines amurallados de Web2, el metaverso promete ofrecer una experiencia fluida e integrada. Es decir, permitirá a las personas moverse entre plataformas, conservando la propiedad de su identidad, datos y activos. Persistencia: el metaverso nunca se restablecerá y, en teoría, nunca terminará. Síncrono y en vivo: la vida en el metaverso continuará independientemente de si un usuario ha iniciado sesión o no. Usuarios sin límite: no habrá un límite de personas en el metaverso y cada una de ellas tendrá su propia identidad persistente.

Relaciones virtuales con ingresos reales

Aunque las transacciones económicas de los metaversos descentralizados se llevarán a cabo en espacios virtuales y entre personas virtuales, generarán ingresos en el mundo real en forma de criptomonedas. Por ello, teniendo en cuenta lo complejo y cambiante que es el Metaverso, cada país, de acuerdo a su legislación, deberá determinar si se están produciendo hechos imponibles objeto de tributación. Ya sea en los impuestos de la renta, patrimoniales o de consumo. Se trata de un «mundo imaginario», pero con  muchos «puentes» con el mundo real. Por ello, habrá que determinar si se producen hechos imponibles.

Las marcas están construyendo al metaconsumidor del metaverso

Obviamente, la tributación está ligada con la calificación jurídica de los contratos y actividades que se realizan. En este sentido,  también debe desentrañar la realidad económica de los negocios y actividades que se desarrollan en el Metaverso.

Para ello, es fundamental que el sector público y privado analicen la cuestión fiscal de los metaversos como un aspecto más dentro de toda la normativa que hay que desarrollar. Por ejemplo, es muy importante consensuar la tributación de los NFT. Un asunto que demandará un conocimiento profundo en temas, más allá de los fiscales tributarios. En relación con este asunto, el economista Emilio Perez Pombo precisa que es importante analizar el grado de descentralización de las actividades en el metaverso. El objetivo es determinar si es una especie de videojuego, más o menos evolucionado, o estamos ante un «mundo paralelo».

Los NFT de Bored Ape Yacht Club muestran cómo será el consumo en los metaversos

Tributación de la renta o venta de inmuebles virtuales

En entornos centralizados o cerrados, como Meta, SecondLife, Fornite o Axie Infinity se interactúa en un marco delimitado y controlado, donde la relación básica es entre el usuario y el creador/titular del mundo virtual. En cambio, en los entornos descentralizados y abiertos, como The Sandbox o Decentraland, el intercambio individual y las experiencias únicas, cobran una importancia trascendental. Todo ello, teniendo en cuenta que el registro de acceso marca el vínculo entre la persona física/jurídica real y su avatar o identidad digital.

Por citar sólo algunos de los interrogantes, habrá que definir cómo tributará la renta o venta de bienes inmuebles virtuales o la creación de contenidos digitales. O cómo será el tratamiento del IVA, el lugar de prestación de los servicios y el nexo jurisdiccional. Una cuestión importante, por ejemplo, con el fin de definir residencia, fuente o aplicación de los tratados internacionales, etc.

Las inmobiliarias se preparan para poner a cotizar sus propiedades en el metaverso

Tributaciones en un espacio sin fronteras

Una cuestión de la fiscalidad clave es si las administraciones tributarias (AATT) podrán ejercer su autoridad fiscal sobre las transacciones que ocurren en un escenario virtual que carece de fronteras. Bien sean provinciales, estatales o nacionales, que son las que proporcionan el marco actual para delimitar la potestad tributaria.

Es decir, uno de los desafíos de la fiscalidad del metaverso es determinar qué jurisdicciones tienen derecho a gravar las transacciones digitales. En tal sentido, es probable que la complejidad y la velocidad de adopción del metaverso agraven los problemas existentes relacionados con la economía digital.

Facebook señala el metaverso como el próximo gran negocio global

Por ejemplo, los conciertos de artistas en el Metaverso, generan la incertidumbre de cuál es la jurisdicción que tiene derecho a gravar dicha actividad. ¿Será la jurisdicción donde actúe el artista o la ubicación de cada miembro de la audiencia. Las administraciones deberán conocer cómo vincular las transacciones del metaverso realizadas por avatares y entidades virtuales con personas o entidades del mundo real.

Coinhouse avanza hacia la democratización de las criptomonedas

Quién deberá tributar

Una vez resuelto ese problema, el desafío para la fiscalidad será definir quién será el sujeto obligado a tributar: ¿la empresa que realiza las actividades en el metaverso en forma virtual? ¿O la empresa que tiene ya presencia física en el mundo real?. La cuestión de quién debe pagar impuestos se complica aún más por el hecho de que, en algunos casos, los usuarios del metaverso pueden realizar pagos fuera del metaverso por productos o servicios que se utilizarán en el metaverso. Además, pueden realizar pagos en el metaverso por productos y servicios que se entregan y utilizan en la vida real fuera del metaverso.

¿Qué es y cómo entrar en el metaverso Decentraland por primera vez?

Probablemente, las AATT impongan obligaciones tributarias a la entidad legal o persona física del mundo real con una conexión cercana y significativa con la transacción del metaverso. Además de reformas en los sistemas tributarios para afrontar los nuevos modelos de negocio que abre el Metaverso, mas temprano que tarde las AATT cambiarán la forma de gestionar los tributos.

Descentralización y AATT

Conviene recordar que blockchain es un actor fundamental del metaverso y que sus ventajas, como la transparencia, la eficiencia, la integridad de los datos y la seguridad, pueden beneficiar a las AATT de muchas formas. La descentralización, por ejemplo, una de las características fundamentales de esta tecnología, puede mejorar la interacción entre múltiples actores, al ofrecer un entorno más equitativo para todas las partes interesadas.

Las grandes tecnológicas también quieren nuestros sueños en el metaverso

Las tecnologías actuales y emergentes pueden ayudar a combatir el fraude, al acercar los impuestos a las transacciones en lo que se conoce como controles de transacción continuos. Por ejemplo, mediante contratos inteligentes sería posible automatizar parte de la recaudación de los impuestos.

Tokenización de la economía y Web3

Estamos viviendo en directo la tokenización de la economía, el elemento fundamental de la Web3. Se trata de una etapa evolutiva de Internet, que continuará en el Metaverso. Un mundo virtual que promete una expansión constante con nuevos modelos de negocios y formas de creación de valor.

El metaverso: la vida deseada en el internet de blockchain

Los problemas e incógnitas son muchos, pero lo que parece claro es que se trata de una realidad en permanente evolución. El Metaverso y su tecnología Web3 subyacente pueden generar importantes desafíos fiscales. Pero también tienen el potencial de poner nuevas y emocionantes herramientas en manos de los profesionales de impuestos. Esto facilitará la recaudación del impuesto correcto en el momento adecuado y de una manera mucho más eficiente y rentable para todas las partes involucradas.

La regulación sobre la Web 3 es urgente y requiere instituciones adaptadas 

Lo más conveniente es que los Estados acuerden tratamientos fiscales uniformes para las operaciones con criptomonedas y demás tokens criptográficos, como los NFT y demás actividades del metaverso. La economía tokenizada presenta múltiples variantes para realizar operaciones, las cuales se potenciarán dentro del Metaverso.

Multilateralismo

Ante desarrollos globales y disruptivos como los que estamos viviendo, el camino de la cooperación, la colaboración y el multilateralismo entre estados parece mucho más adecuado que las medidas unilaterales. Tanto desde la perspectiva de legislar para regular y promover el desarrollo y la transformación digital de los países, como en lo que respecta a la lucha contra el fraude fiscal, el blanqueo de capitales, el terrorismo y otros delitos.

Distopía Blockchain: smart contracts y trabajo a destajo en competencia global

Hoy, más que nunca, debemos seguir avanzando en la cooperación, el multilateralismo y la colaboración entre los sectores público y privado, involucrando a los centros académicos y expertos. En definitiva, los países deberían promover mecanismos más ágiles para definir marcos legales. Teniendo siempre en cuenta soluciones multilaterales para los nuevos modelos de negocio de la economía digital y tokenizada, incluyendo al Metaverso. Soluciones que busquen potenciarlos, pero también garantizar transparencia, seguridad y certeza para los ciudadanos, incluyendo un marco legal tributario.

Blockchain, primera tecnología sin territorio y cosmopolita

Nuevos modelos de negocio

Los desarrollos tecnológicos avanzan a pasos agigantados y siempre es mejor que los Estados busquen otorgar certezas y previsibilidad a los nuevos modelos de negocio. En este aspecto, la fiscalidad desempeña un papel fundamental. Igual que los asuntos legales, comerciales, civiles, laborales, lavado de activos, protección de datos personales y otros muchos que se verán
impactados por el metaverso.

También puedes seguirnos en nuestros canales de Telegram Twitter

Alfredo Collosa
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola   
Privacidad