Cómo la auditabilidad pública de blockchain puede ayudar en la crisis de energía global


En este post vamos a intentar analizar la manera en que blockchain puede ayudar a resolver la crisis de energía global. En la actualidad, el consumo energético forma parte de las agendas de los principales líderes del mundo. Casi todas las grandes naciones industrializadas y sus ciudadanos se enfrentan a una escalada cada vez mayor en sus necesidades de electricidad, con precios de combustibles, gas, líneas de suministro y tecnologías cada día más caras y con grandes retos para su producción.

Blockchain y energía, un binomio para la eliminación de intermediarios

Esta situación nos lleva a preguntarnos por el potencial de la tecnología blockchain para obtener soluciones a los problemas actuales y futuros. El origen de dichos problemas es que la producción de energía es limitada, pero nuestras necesidades energéticas crecen de manera sostenida y acelerada. Blockchain puede ser útil en el sector energético para hacerlo más eficiente, transparente e incluso descentralizado, pero antes es necesario conocer al detalle cómo pueden implementarse las soluciones y el coste de llevarlas acabo con las infraestructuras actuales.

El problema de la transparencia

Quizá, uno de los mayores problemas del sector energético no esté en la producción. Está en la falta de transparencia. Deberíamos conocer dónde se produce, quién la produce y el coste real de dicha producción.

Algo común en todo el mundo es la heterogeneidad de los sistemas eléctricos. Hay instalaciones de generación por carbón, gas, petroleo, nucleares, fotovoltaica, eólica, maremotriz, hidroeléctrica, geotermica o biomasa. Esto significa que existen muchas formas de producir electricidad en distintos espacios y con costes distintos. Por ejemplo, la producción hidroeléctrica es mucho más  económica si se compara con la de gas, carbón o petroleo. Igualmente, la hidroeléctrica es mucho menos contaminante.

ODS 13: Cómo la tecnología blockchain puede ayudar a frenar el calentamiento global

Sin embargo, la mayoría de los países aplican el Sistema Marginalista. Esto significa que pagamos la electricidad del ciclo más caro en entrar al sistema eléctrico. Vamos a intentar explicarlo. Si en un momento dado la potencia eléctrica necesaria de un país supera la capacidad de las fuentes energéticas baratas (ej: hidroeléctricas) y se necesita conectar a las fuentes más caras (ej: gas) , a partir de ahí, el precio que se paga por la electricidad pasa a ser del gas. Incluso, si la potencia no llega al 10% del total de la energía requerida por todo un país.

ODS 12: ¿Puede la tecnología blockchain hacer más justo y sostenible el comercio del cacao?

¿Injusto? Quizá, pero el sistema ofrece beneficios suficientes a empresas y gobiernos para que a través de nuevas regulaciones y leyes puedan ir cambiando el paradigma de producción para obtener energías más baratas. Por ejemplo, en Europa se produce más energía por renovables que a través de combustibles fósiles.

Producción de energía en Europa

Blockchain es un libro abierto

Como hemos dicho más arriba, el gran problema se deriva de la falta de transparencia en el sistema. Muchas empresas, con capacidad para producir formas de energía más barata y con posibilidad de conectarla, utilizan las formas más caras para obtener mayores ganancias por ello. A esto se suma que muchas compañías han sido acusadas de manipulación de precios. En este sentido, blockchain tiene mucho que ofrecer. Al ser una tecnología que permite el acceso y auditabilidad pública, muchas de estas practicas podrían desaparecer. Podría hacerse un seguimiento público de la producción, distribución y comercialización general de la energía. Esto facilitaría la  aplicación de políticas de desarrollo y de gestión que ayudaran a hacer más eficientes los sistemas eléctricos de los países. El reto está en integrar la tecnología e infraestructura que tenemos en el nuevo paradigma blockchain. Un paradigma que puede traer grandes beneficios a las empresas productoras, a los consumidores y al desarrollo de las naciones.

ODS 1: ¿Cómo puede la tecnología blockchain reducir la pobreza en el mundo

Blockchain y la crisis de energía global

En la actualidad, el uso de blockchain en el sector energético ya es una realidad. En Estados Unidos, empresas como Grid+ utilizan blockchain para permitir a sus usuarios vender la energía que producen a las empresas interesadas en la misma. Así, si un usuario de Grid+ tiene paneles solares en su casa y tiene un excedente de energía, puede venderla a la empresa eléctrica para inyectarlo a la red y compensar la necesidad de otros hogares En este caso, la empresa descuenta o paga en cripto a este usuario por la energía vendida. Grid+ lleva funcionado desde el año 2017 y ha demostrado que es posible otro tipo de producción y consumo energético.

Por una tecnología blockchain cívica y comprometida con la sociedad

Otro ejemplo de uso de tecnología blockchain en el sector es Power Ledger, una empresa australiana enfocada en la creación de mercados P2P de energía. Con presencia en 12 países y con aliados como TATA, TDED o ekWateur, se trata de un proyecto de gran envergadura que demuestra la utilidad de esta tecnología en el sector. Especialmente en ámbitos de auto generación y creación de redes eléctricas, con el fin de crear complejos auto suficientes en este sentido.

Ampliándose a nuevos mercados

Otro buen ejemplo es la iniciativa Blockchain for Energy, donde gigantes como Chevron, Repsol o ConocoPhillips, son participantes activos en la investigación y desarrollo de tecnologías blockchain que puedan  ayudarles a hacer más eficientes los mercados energéticos donde se movilizan.

Blockchain for Energy

 

En España, Iberdrola, que forma parte de Energy Web Foundation, también ha indagado sobre las posibilidades que la tecnología blockchain puede tener para el manejo más eficiente y transparente en la generación, distribución y comercialización de energía. En el marco de su estrategia de transformación digital, la empresa española planea destinar al menos 400 millones de euros hasta 2025 a estos y otros menesteres innovadores.

Los bancos más importantes del mundo ya ofrecen bitcoin y criptomonedas

Ante las grandes posibilidades que brinda la tecnología blockchain en el sector energético China mostró recientemente interés en aplicar la cadena de bloques al sector de la energía. Al menos, así se desprende de un documento publicado el pasado mes de agosto por la Administración Nacional de la Energía (AEN). China busca explorar las plataformas de comercio de energía basadas en blockchain para facilitar el comercio de electricidad entre las unidades de generación de energía autónomas, las redes estatales y nacionales. El objetivo: afrontar la enorme necesidad energética de la nación.

También puedes seguirnos en nuestros canales de Telegram Twitter

Por José Maldonado

Activista y bloguero de tecnología, software libre y blockchain. Liberal y pro-anarquista.

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola    Ver
Privacidad