El valor los NFT pasa por la comunidad y la participación en su lenguaje 


Los NFTs se han convertido en protagonistas de nuestro mundo. Ha sido considerado el término de referencia del año pasado. En un principio, vinculados al arte y a grandes cifras en subastas de un tipo de creación que, confesémoslo, a muchos nos costaba entender. Los NFTs reintroducían la unicidad y exclusividad en la producción creadora, rompiendo así con varios decenios de multiplicación hasta el infinito -y coste cero- de la obra de arte.

Más allá de esta funcionalidad y como ocurre con las criptomonedas, con las que comparten ecosistema y tecnología, la imagen pública de los NFTs tendía a ser arrojada al siempre sospechoso campo semántico de la especulación. Se explicaban algunas cifras que podrían alcanzar los NFTS -a veces, astronómicas- por su capacidad para funcionar como inversión especulativa, con un horizonte de revalorización de ese bien registrado como único en una blockchain.

Zizek certifica la oposición de la izquierda a las criptomonedas y los NFTs

NFT, valor y comunidad

Ubicados bajo la etiqueta de especulación, parecía que a los NFTs se los despojaba de utilidad, al mismo tiempo que se los teñía de notas de un individualismo propietario y egoísta, desprovisto de proyección social, sin vínculos sociales. Los NFTs quedaban circunscritos a una relación entre objeto y poseedor, relacionados a través de una tecnología. Como si el objeto, el poseedor y la tecnología no fueran sociales.

Los NFT como puente de los consumidores hacia la Web3

Es más, su supuesta carencia de utilidad, de valor social de uso, es una de las principales razones por las que el filósofo Slavoj Zizek ponía a la izquierda contra las criptomonedas y los NFTs. Lo dijimos aquí hace unos días. En respuesta, señalábamos la capacidad de las criptomonedas para activar de una manera muy concreta y eficiente el flujo de ayuda a la resistencia ucraniana. También, colecciones de NFTs, emitidas o apoyadas por el propio gobierno ucraniano, están sirviendo para financiar la defensa de este país y la protección de sus ciudadanos. Los NFTs son utilizados así como muestra de solidaridad. Tal vez, como recibo de la solidaridad mostrada por parte de ciudadanos de todas las partes del mundo.

Los NFT como puente entre la economía de la opulencia y la economía de la escasez producida

El término NFT se ha inscrito en nuestro lenguaje a una velocidad de vértigo. Pero, lo más interesante es cómo se constituye en base para crear lenguajes. Se trata de lenguajes comunitarios, de relativamente pequeñas comunidades que se organizan y comparten mensajes a través de la adquisición de NFTs. El acceso a una de estas comunidades se realiza a través de la adquisición de un NFT, que, a su vez, constituye la contribución a un proyecto y el sello de pertenencia a la comunidad.

Participar en la toma de decisiones

Un pequeño proyecto como poner en marcha una fábrica de cerveza artesana o una plantación ecológica de frutales y hortalizas. Con los NFTs se participa en los potenciales beneficios -en dinero o en especie- del proyecto. Pero, sobre todo, se participa en la toma de decisiones a través de reglas como: un NFT, un voto; o la de que, a partir de la disponibilidad de ciertos NFTs especiales o un porcentaje relativamente importante de los mismos, puedan llevarse propuestas a la comunidad. Por supuesto, NFTs que pueden ponerse a la venta, para que otros puedan también acceder a la comunidad, si es que es suficientemente atractiva.

Los NFT sitúan a la comunidad de fans en el corazón del negocio de la cultura

Ahora bien, la participación más profunda a la que da acceso el NFT es al lenguaje de la comunidad. El poder compartir palabras específicas. Incluso crearlas. El poder decir cada mañana al resto de miembros “gm” y que te reconozcan. Un lenguaje concretado en los mensajes de Telegram o Discord que ruedan, como engranajes, en las comunidades cripto.

Por Javier Callejo

Catedrático de Sociología en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Licenciaturas en Periodismo y Derecho

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola    Ver
Privacidad