Propiedad intelectual y como la blockchain y los NFTs pueden mejorar su protecciónPropiedad intelectual y como la blockchain y los NFTs pueden mejorar su protección

La tecnología blockchain y los NFTs, en particular, se perfilan como potentes e innovadoras herramientas para solucionar muchos de los problemas que aquejan a la propiedad intelectual (PI) en todo el mundo. Aunque la industria de la propiedad intelectual es una de las más grandes y rentables del mundo, se rige por regulaciones anacrónicas y complejas. Todas ellas, con interminables procesos burocráticos y una enorme fricción que dificulta una base común para su aplicación global.

En este sentido, las características de los NFTs pueden garantizar la protección de la propiedad intelectual y facilitar la creación de marcos regulatorios más actuales y de alcance global para evitar malas practicas en el sector.

Propiedad intelectual

La propiedad intelectual alude a una serie de derechos exclusivos que el Estado otorga a los creadores. Dichos derechos reconocen la autoría de obras literarias, artísticas, musicales o cualquier otra derivada del intelecto. La propiedad intelectual es una de las grandes industrias del mundo, ya que permite a individuos y empresas el comercio de las ideas,  impulsando la innovación, la investigación y el desarrollo en todo el mundo.

Te contamos por qué tus NFTs pueden desaparecer igual que los del quebrado FTX

Pese a su gran importancia, los mecanismos por los que se rigen muchos de los principios de la propiedad intelectual datan del siglo XV. Este desfase impide que la concepción de propiedad intelectual se amolde a los parámetros del siglo XXI. La actual manera de controlar los derechos de propiedad intelectual no garantiza la inviolabilidad ni el respeto de los mismos. De hecho, deja grietas para que malos actores puedan abusar del sistema a su favor. Ante este problema, varios especialistas han buscado la manera de encontrar soluciones a través de la tecnología blockchain. La cadena de bloques, a través de los  NFTs, tiene el potencial de transformar por completo la industria de la propiedad intelectual.

NFTs y blockchain para proteger la propiedad intelectual

¿Cómo pueden los NFTs proteger la propiedad intelectual? La respuesta está en la propia naturaleza intrínseca de los NFTs. Pueden representar lo que el creador desee plasmar en ellos y también actúan como un registro digital. Una vez generado dicho registro no puede forjarse o adulterarse sin los permisos necesarios. Asimismo, los NFTs pueden evolucionar con el tiempo si las reglas que los han generado lo permiten. Además, son fácilmente verificables en tiempo real y pueden traspasarse si las partes interesadas lo consienten.

Fallo histórico del Tribunal Superior de Singapur: los NFTs certifican propiedad

Cuando se crea una colección de NFTs en OpenSea, el autor de los NFTs posee el control y la autoría reconocida de manera  pública de la creación. Solo su dirección y monedero tienen el control de su creación. Así, de una manera autogenerada, el autor del NFT protege la propiedad intelectual del mismo. Partiendo de esta base, los NFTs pueden llevar esta protección a las distintas industrias. Dicha protección se potencia con los smart contracts, permitiendo que la innovación no se vea afectada  por los malos actores que habitan el sector.

Derechos globales

Todas estas cuestiones ayudan a generar claridad en el sector del registro de patentes, derechos de autor y propiedad intelectual. En la actualidad, muchos de estos aspectos representan serias dificultades. Si una empresa o persona registra su creación en Estados Unidos, por ejemplo, dicho registro es válido en ese país, pero no así en el resto del mundo. Esto hace que el creador tenga que registrar su creación en todos los países. Un proceso que puede demorar tiempo por la verificación manual que requiere.

Cómo crear tu primera colección de NFTs en Thirdweb sin codificar nada

Utilizar NFTs facilitaría el proceso, minimizando los tiempos de verificación, los riesgo de falsificación y posibilitando una auditoría de la creación. Las patentes también podrían beneficiarse de esta celeridad para evitar competencias desleales y poder clarificar «quién creó la invención en primer lugar y cuáles son sus derechos efectivos». Esto ultimo ha llevado a muchas empresas y personas a los tribunales, amenazando o deteniendo la innovación y destruyendo empresas y negocios en el camino.

Letra pequeña

Otro problema que afecta al sector es lo que se conoce como «letra pequeña» y las interpretaciones que puedan derivarse al  respecto. Pongamos un ejemplo: Jack Dorsey vendió un NFT de su primer tuit por casi 3 millones de dólares. El comprador de dicho NFT no obtuvo derechos de propiedad intelectual sobre el tuit pese a la cantidad de dinero pagada.

La vida social no tan secreta de los NFTs 

El NFT que Dorsey vendió iba acompañado de una serie de condiciones que prohibían, entre otras cosas, el uso del NFT con carácter económico. Esto significa que el comprador no puede imprimir el tuit en gorras o camisetas para venderlas. Esto es debido a que Dorsey sigue siendo el titular de los derechos de autor de dicho tweet. Todas estas cuestiones están escritas en el NFT. No existen las interpretaciones abiertas y define los derechos de cada una de las partes en todo momento.

En el caso de los NFTs de Bored Ape Yacht Club (BAYC) o de los CryptoKitties se otorgan derechos a sus compradores para comercializar mercancías con sus simios y gatitos NFTs. Nuevamente, todas estas condiciones están claramente expuestas en los NFTs y no pueden cambiarse. Esto significa el adiós a la letra pequeña y a las interpretaciones abiertas que pueden afectar al tenedor de dichos derechos.

Trolles de patentes y licencias

Un buen ejemplo de este tipo de situaciones negativas las vemos en los trolles de patentes y licencias. Estos malos actores son muy conocidos en el mundo empresarial, especialmente en ámbito del software, donde suelen abundar. Generalmente, su manera de proceder es bastante simple. Compran o registran una serie de ideas, muchas veces incompletas o demasiado generales, para luego usar esas patentes y licencias en contra de aquellos actores que realmente innovan. A veces, ni siquiera tienen una idea registrada o la registran años después, pero igual deciden ir a juicio.

¿Por qué los NFT vinculados a la música son un serio peligro para Spotify o Apple Music?

En el mundo del software, el caso de SCO vs Novell es uno de los más sonados del sector. SCO denunció a Novell por los derechos de autor y patentes tras la creación del sistema operativo UNIX, ideado en 1973 por Bell Labs. El problema es que SCO fue fundada en 1979, seis años después de la creación de UNIX, así que no pudo  ser la creadora de ese sistema. Anteriormente hubo otros actores, como Bell Labs, AT&T y la misma Novell, quien vendió parte de sus derechos a SCO sobre UNIX.

El caso de SCO

¿Puede la persona/empresa a la que le vendí una creación denunciarme como violador de derechos que no son suyos? SCO es el claro ejemplo de que sí se puede. No solo actúo contra Novell, también lo hizo contra empresas como IBM, AutoZone, Red Hat y DaimlerChrysler. SCO pidió indemnizaciones superiores a los 10.000 millones de dólares en el año 2003.

¿Por qué los medios de comunicación también venderán sus contenidos en formato NFT?

El resultado de todo esto fueron cuatro años de lucha y un dictamen en el que SCO perdió todo derecho a reclamar la autoría de UNIX como suya. Además, dejó claro que debía dinero a Novell por los daños y perjuicios promovidos por la querella. Tres días antes de empezar la ultima parte del juicio contra Novell, SCO se declaró en bancarrota y la historia de uno de los mayores trolles de patentes y derechos del mundo del software terminó. SCO se desintegró por completo en 2012, pero lo hizo dejando tras de sí una mala imagen sobre el sector de propiedad intelectual y subrayando la necesidad de cambios para afrontar el aluvión de innovación digital en que estamos inmersos.

Protegiendo el futuro y la innovación

El caso descrito pone al descubierto que las carencias del actual sistema. Sin embargo, muchos pueden ser reparados fácilmente con la cadena de bloques. Un registro claro, públicamente auditable y no alterable, sería el principio del fin para estos malos actores. Más allá de la protección de marcas y derechos de autor, los propietarios y creadores también deben considerar cómo pueden protegerlas contra falsificaciones o malos actores.

Intercontinental subasta 10 NFTs que permiten dormir en hoteles de lujo

Una farmacéutica puede dedicar muchos recursos económicos y humanos a la investigación de un medicamento. De su  esfuerzo se derivará el descubrimiento de un nuevo fármaco para luchar contra una enfermedad o mejorar la calidad de vida de los afectados. La farmacéutica busca recompensar su esfuerzo con los beneficios obtenidos en la comercialización de su producto y de la propiedad intelectual que representa. El respeto a dicha propiedad garantiza que la empresa farmacéutica pueda recuperar su inversión y seguir con su trabajo avanzado en la mejora del mismo.

Registrar dicho medicamento, sus componentes, la forma en que actúa, la fecha de su creación o su nombre es fundamental para respetar los derechos de propiedad intelectual de la empresa. En este aspecto, contar con un testigo inmutable como  blockchain representa un gran paso adelante. Sin duda, las aplicaciones son gigantescas y los límites en la industria de la propiedad intelectual es la imaginación.

Blockchain, un futuro formidable

La tecnología blockchain y los NFTs no hacen magia, pero sí que pueden aliviar la situación de la propiedad intelectual y los derechos digitales. De hecho, pueden mejorar enormemente su gestión y brindar mejores herramientas de control a los creadores.

*Esta información ha sido editada por Observatorio Blockchain

También puedes seguirnos en nuestros canales de Telegram Twitter

José Maldonado
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola   
Privacidad