Las declaraciones de Caroline Ellison en el juicio de FTX
Las declaraciones de Caroline Ellison en el juicio de FTX

Caroline Ellison se muestra víctima de Sam en el juicio de FTX

Las sesiones públicas del juicio por fraude contra Sam Bankman-Fried, CEO del quebrado exchange de criptomonedas FTX, han empezado. Es el momento del desfile de testigos y la sucesión de declaraciones. Como en todo proceso oral de tal envergadura y atención, empieza la novela coral sobre el caso. Y, como ocurre en las buenas novelas, hay que atrapar la atención del lector desde el principio. Esta novela-juicio lo ha hecho de la mano del testimonio de Caroline Ellison, anterior CEO de una de las empresas del grupo: Alameda Research. Después, aunque antes de la desaparición de la empresa, Ellison fue sustituida por Sam Trabucco; siendo aconsejable eludir chistes fáciles a partir de tal apellido en tal circunstancia.

Caroline Ellison

Caroline Ellison es una mujer joven, menuda, que uno no se imagina al frente de una banda criminal. Incluso, si me apuran, tiene cierto aire entre estudiante de primero de carrera y mosquita muerta. Pues bien, es, además de testigo, una de las principales encausadas como mujer de confianza de Bankman-Fried en la organización empresarial. Además, es su exnovia. Lo primero tal vez podría ser una posición de ayuda para el encausado. Una justificación colectiva del proceso que llevó a la quiebra. Pero, lo segundo, me temo que no es una buena posición para Bankman-Fried.

FTX: crónica de una bancarrota anunciada en agosto y sus protagonistas

Ellison ha declarado que se sintió aliviada cuando los signos del colapso del entramado de proyectos criptográficos empezaron a aparecer en la prensa, porque, así, podía dejar de mentir. Mentir a los inversores y los prestamistas, diciéndoles que las cosas iban mejor de lo que estaban. Ellison utiliza un argumento tipo: cuánto me alegro de que se hayan puesto ustedes en marcha, acabando con todo esto, que me amargaba la vida. Es un: “yo siempre he estado del lado bueno”; mientras se esforzaba por traer con sus consejos a “este lado bueno” a Sam. Algo que parece mostrar más que Bankman-Fried no dejó de confiar nunca en ella, que una feroz resistencia a las órdenes de su jefe.

El cuidado desaliño de Bankman-Fried

En la declaración de Caroline Ellison, todo aparece como producto del taimado Bankman-Fried. Hasta el desaliñado aspecto de éste, con poco frecuentes cortes de pelo, surge ahora como una cuidadosa táctica para dar imagen de alguien lejano del lujo, la ostentación y el derroche. Todo era cálculo para la obtención de confianza de inversores y clientes. La imagen del máximo responsable como lente distorsionante y de distracción a la hora de recibir unas hojas de cálculo sobre la marcha de las empresas, que, al parecer, eran un engaño.

La estrategia de defensa de Ellison es clara: yo era una mandada que cumplía órdenes de mi superior. Es decir, de Bankman-Fried. Si éste le mandaba usar los fondos de FTX, la plataforma para el intercambio de criptomonedas, para devolver dinero a los prestamistas de Alameda Research, pues lo hacía. A pesar de que tal acción ponía en grave riesgo la sostenibilidad de FTX, de manera que bastaba cualquier inicio del proceso de retirada de fondos de los que aquí tenían dinero para empezar a rodar por el precipicio. De hecho, es lo que pasó. En un primer momento, cuando el mercado de las criptomonedas se insertó en un ciclo bajista de cotizaciones. Algo que se aceleró estrepitosamente cuando empezaron a correr algunos rumores sobre la gestión de FTX. Los clientes empezaron a sacar su dinero, hasta que ya no había manera de devolverlo.

Sobornos de funcionarios chinos

Una mandada que no tenía reparo en sumergirse en extrañas situaciones, como la de sobornar a funcionarios chinos para recuperar fondos bloqueados. Eso sí, siempre bajo las estrictas órdenes de Bankman-Fried. De hecho, la confianza que éste depositaba en su exnovia era, como poco, profunda. Estas cosas no se mandan a cualquiera. Aunque sea para beneficiar a una tercera entidad, ya que no se encontraban directamente implicados en el beneficio de la corrupción ni Alameda Research, ni FTX. Según Ellison, FTX también intentó manipular el mercado de bitcoin y usaron los fondos en BTC de los clientes para tratar de mantener la liquidez del negocio.

Otra de las narraciones sustanciosas que nos ha dejado Ellison es la relativa al uso de identidades de prostitutas tailandesas para la creación de falsas cuentas en el exchange. El objetivo era diseñar una circulación de dinero que, en realidad, era igualmente falsa. No obstante, Ellison señala que tal diseño fue un fracaso. Todo ello dejando intensas sombras de sospecha sobre directos intereses en el asunto de altos funcionarios chinos.

Binance y los reguladores estadounidenses

Las autoridades chinas no son las únicas puestas bajo sospechas. Las propias autoridades reguladoras estadounidenses han pasado a la misma posición en la declaración de Ellison. En medio de la feroz competencia entre los dos grandes exchanges, FTX y Binance, y cuando las trabas regulatorias a la segunda podían ser la tabla de salvamento de la primera, ha dicho Ellison al jurado que las autoridades regulatorias estadounidenses prometieron a Bankman-Fried que iban a tomar medidas sancionadoras con respecto a Binance. De hecho, es lo que hicieron pocas semanas después de que la quiebra de FTX fuera un hecho.

Desde el estrado judicial, Ellison describe la situación vivida en el grupo empresarial como una especie de infierno. Tenía que mentir, sobornar, soportando tremendos dolores de cabeza por la sobrecarga moral de hacer cosas que no quería hacer. Es decir, una estrategia de defensa de manual básico. Ella, tan diminuta que parece que se ha hecho incluso menor para estas sesiones orales del juicio, era más víctima que verdugo. Sufría mucho, experimentando las peores semanas de su vida cuando el colapso financiero era evidente. Declaraciones entre lágrimas enjuagadas con pañuelos de papel. Él, sin embargo, es el que no tenía escrúpulo alguno para mentir o robar, pues parecía formar parte de la necesaria cultura para actuar en este campo de actividad.

También puedes seguirnos en nuestros canales de Telegram Twitter 

Javier Callejo
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola   
Privacidad