FTX: crónica de una bancarrota anunciada en agosto y sus protagonistas

La crónica de la bancarrota de FTX empezó a vislumbrarse en pleno verano. En agosto, la Corporación Federal de Seguros de Depósitos (FDIC) de EEUU requirió al exchange de criptomonedas el cese de declaraciones falsas. Poco más de dos meses y medio después, el viernes 11 de noviembre, FTX se declaraba en bancarrota tras 9 días de infarto para quienes tuvieron tratos con la compañía. El abogado John Ray, gestor de la quiebra del gigante energético Enron en 2001, es el encargado de dirigir la bancarrota de FTX. El colapso de la primera distribuidora de energía del mundo fue uno de los sucesos que más impactó en la economía global. Lehman Brothers vendría en 2008.

La bancarrota de FTX

Hoy se sabe que los clientes de FTX podrían haber perdido mil millones de dólares. Según informa Reuters, Sam Bankman-Fried (SBF), fundador y director ejecutivo del exchange, habría transferido $10.000 millones del dinero depositado por los clientes a Alameda Research, el brazo inversor de la compañía. Los días previos al crack, comerciantes y particulares retiraron $6.000 millones del exchange en tan solo 72 horas. Fueron momentos de enorme tensión, donde ningún miembro de FTX proporcionaba información real de lo que estaba sucediendo.

Las cosas empezaron a complicarse de verdad para FTX el 2 de noviembre a raíz de una publicación de Coindesk en la que informaba que el balance de Alameda Research, también propiedad de Sam, tenía a fecha 30 de junio activos por valor de 14.600 millones de dólares y que gran parte pertenecía al token FTT, emitido por el propio FTX.

Cuatro días más tarde, el 6 de noviembre, Changpeng Zhou (CZ), CEO del exchange Binance, competidor de FTX e inversor en los primeros días del exchange, escribió en Twitter que la compañía liquidaría todos los los FTT procedentes de la venta de su inversión en FTX. Por la venta, Binance había recibido el equivalente a $2.100 millones de dólares BUSD y FTT, dijo CZ.

Portada de Forbes: el joven de 29 años más rico del mundo

Con su cabeza cuajada de rizos, sus pantalones cortos y camisetas, el veinteañero Sam, hijo de dos profesores de Derecho de la universidad de Stanford, se había convertido en el perejil de todas las salsas: políticas, regulatorias, benéficas y, por supuesto, cripto. Durante la caída del ecosistema LUNA/UST, acontecida en mayor de este año, Sam salió en defensa de Do Kwon, fundador del conglomerado Terra, cuando un titular de Coindesk equiparaba a Kwon con Elizabeth Holmes, CEO de Theranos. Holmes llegó a ser comparada con el fundador de Apple, Steve Jobs, por inventar un sistema revolucionario para abaratar los costes de los análisis de sangre. La Fiscalía de EEUU acaba de pedir 15 años de cárcel para Holmes.

 

Las mentiras de Sam

En defensa de Kwon, Sam dijo en un tuit que la acusación central contra Holmes no es que Theranos fracasó. La acusación es que mintió. El fundador de FTX también se convirtió en el rescatador de las empresas afectadas por del derrumbe de Terra. En septiembre, ganó la subasta de los activos de Voyager Digital.

En octubre del año pasado, el joven Sam ocupó la portada de Forbes. Su mérito: poseer una fortuna de $22.500 millones, lo que le convertía en el joven de 29 años más rico del mundo. Solo Mark Zuckerberg, fundador de Facebook y actual CEO de META se había hecho rico tan joven. Sam cuenta al autor del reportaje que su objetivo en la vida era tener impacto. Sin duda, un sueño cumplido. Su cara ocupará las portadas de los medios de comunicación de todo el mundo durante mucho tiempo. En octubre del año pasado, con el mercado de las criptomonedas batiendo récords de ganancias y recién mudado a Bahamas desde Hong Kong, Sam se sentía imbatible. El 10 de noviembre, bitcoin tocaba los 69.000 dólares y no paraba de ganar y recaudar dinero.

Sam lanzó Alameda como empresa de comercio a finales de 2017 en Berkeley (California) pero se mudó a Hong Kong en 2018 porque descubrió que allí podía ganar mucho más dinero con la venta de sus bitcoins. En 2019 fundó FTX. Según cuenta Forbes, Sam creó la compañía con parte de las ganancias de Alameda y con $8 millones provenientes de algunas firmas de capital de riesgo. Fue entonces, nada más empezar cuando vendió una participación de FTX a Binance por $70 millones, según Forbes.

Solo 900 millones líquidos

En su declaración de bancarrota el viernes 11 de noviembre, FTX indicó que contaba con entre $10.000 y $50.000 millones de activos y pasivos y más de 100.000 acreedores. Sin embargo, Reuters informó de $13,860 millones en pasivos y $14,600 millones en activos, citando un documento compartido el jueves por Sam con los inversores. De dicha cantidad, solo $900 millones eran líquidos, lo que provocó una crisis de efectivo que terminó con la declaración de bancarrota.

FTX empezó a deslizarse hacia el abismo cuando CZ dijo que vendería todas sus tenencias de FTT. Sin embargo, el 8 de noviembre, tan solo dos días después se produce un cambio de guión inusitado. CZ anuncia la firma de una LOI (carta de intención) no vinculante, para adquirir completamente FTX. El CEO de Binance puntualiza en un tuit que podría retirarse del trato en cualquier momento. CZ explicó que la propuesta de compra se produjo tras recibir una solicitud de ayuda de Sam, quien el 7 de de noviembre dejó escrito en Twitter que un competidor estaba tratando de perseguirles con rumores falsos, pero que todo estaba bien. FTX tiene suficiente para cubrir todas las tenencias de los clientes, decía entonces el CEO de FTX.

La renuncia de CZ

Tan solo un día después, la promesa de CZ se desvaneció. Alude a noticias sobre el mal manejo de los fondos de los clientes y a supuestas investigaciones de agencias estadounidenses. El imperio FTX empieza a desmoronarse y aparece en escena Justin Sun, fundador de la blockchain Tron. Sun, también embajador permanente ante la OMC en Ginebra en representación del Gobierno de Granada desde el pasado mes de diciembre, anuncia en Twitter que en su compañía está «elaborando una solución junto a FTX para iniciar un camino». Sam se limita a hacer un retuit. Mientras, Sam dice que está intentando captar inversiones para apuntalar las cuentas de su imperio. Sin embargo, el 11 de noviembre, asfixiado por los reguladores y las deudas, solicita la bancarrota.

FDIC pide a FTX que deje de hacer declaraciones falsas el 18 de agosto

Los primeros síntomas de que las cosas no iban demasiado bien en la casa de Sam aparecieron públicamente el 18 de agosto de 2022. Ese día, la Corporación Federal de Seguros de Depósitos (FDIC), dependiente del Gobierno de Estados Unidos, solicitó a Brett Harrison, presidente de TFX US, que dejara de hacer declaraciones falsas y engañosas. Al parecer, según FDIC, Harrison había escrito un tuit el 20 de julio en el que indicaba que los depósitos se almacenaban en cuentas aseguradas por el citado organismo. En la misiva, FDIC insta a Harrison a tomar medidas correctivas inmediatas para abordar dichas declaraciones falsas y engañosas.

La misión de FDIC es mantener la estabilidad y la confianza pública en el sistema financiero estadounidense, asegurando los depósitos y supervisando las instituciones financieras para proteger a los consumidores.

El codirector de Alameda renuncia a su cargo el 24 de agosto

Seis días después de la advertencia de FDIC, el 24 de agosto, Sam Trabucco, anuncia su dimisión como codirector de Alameda Research (brazo inversor de FTX). Lo hace en un extraño hilo de Twitter sobre la felicidad. El director de Alamenda informa que Caroline Ellison, con quien había compartido la dirección de Alameda, sería la nueva CEO de la empresa. Trabucco ha estado  vinculado a Alameda tres años y 9 meses, según consta en su perfil de Linkedin Alameda fue fundada por Bankman-Fried en Berkeley (California) en el año 2017.

Trabucco aún mantiene en su perfil de Linkedin que es codirector ejecutivo de Alameda, a la que define como una de las firmas de comercio de criptomonedas más grandes del mundo. También dice que fue al MIT a estudiar matemáticas e informática. Precisamente, fue en esta institución educativa donde conoció a SBF.

Trabucco se desentiende de las decisiones de la compañía

En su hilo de Twitter, Trabucco parece querer desentenderse de las decisiones y acciones de la compañía y explica que en los últimos meses había reducido significativamente su función en Alameda. También afirma que llevaba tiempo sin trabajar en absoluto y sin actuar como director general de la empresa. Pese a la renuncia, Trabucco dice que se quedará como asesor en la compañía.

El pasado 6 de noviembre, el día que el CEO de Binance dijo que liquidaría todos los los FTT en su poder, Trabucco publicó un tuit en el que afirmaba que le parecía loco como la gente creía instantáneamente el 100% de las «noticias» de mierda que ven. Con este tuit, el ex CEO de Alameda intentaba ayudar a su colega Caroline, quien minutos antes había afirmado en Twitter que la compañía tenía 10.000 millones de activos que no estaban reflejados en el documento publicado por Coindesk el 2 de noviembre.

El presidente de FTX US renuncia al cargo el 27 de septiembre

El 27 de septiembre llegaría la segunda dimisión importante para el imperio FTX, integrado por unas 130 empresas, incluida Alameda y FTX.US, según figura en la solicitud de bancarrota solicitada por el exchange.

Elaborado por The Block

Brett Harrison anuncia en su canal de Twitter que renunciaba a su labor como presidente de FTX US. «En los próximos meses transferiré mis responsabilidades y asumiré el papel de de asesor en la empresa», escribió. Harrison, que ostentó la presidencia del exchange durante año y medio,  explicó que ayudaría a Sam y al equipo de FTX a terminar el año con «todo el impulso que caracteriza a FTX».

Configuración de la política criptográfica de EEUU

En su hilo de Twitter, Harrison se muestra satisfecho por haber conocido y trabajado con reguladores y legisladores y haber participado en la configuración de la política criptográfica de EEUU. Tom Emmer, congresista de Minnesota, publicó un tuit hace unos días en el que afirma estar investigando si Gary Gensler, presidente de la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos, estaba ayudando a SBF y FTX a obtener un monopolio regulatorio. Sam donó casi 40 millones de dólares durante el periodo 2021-2022 a partidos políticos de Estados Unidos, según recoge Open Secrets, una plataforma que sigue el rastro del dinero que reciben los políticos.

En sus tuits, Harrison también refleja el orgullo de haber visto crecer a FTX US, que pasó de tener tres empleados multitarea a un equipo de más de 100 personas especializadas en tecnología, desarrollo comercial, legal, cumplimiento, servicio al cliente y operaciones.

Marc Cohodes dice el 11 de octubre que FTX está podrido hasta la médula

Quince días después de la renuncia de Harrison, el 11 de octubre, el vendedor en corto Marc Cohodes, famoso por desvelar el fraude del prestamista de hipotecas NovaStar Financial, que se produjo en el contexto de la crisis inmobiliaria de 2008, calificó a FTX de estafa. Cohodes realizó estas declaraciones en el canal de vídeo de Hedgeye, una compañía de investigación de inversiones y medios financieros online. En su entrevista, Cohodes afirmó que FTX estaba «podrido hasta la médula». El 14 de octubre, Decrypt informa que tanto la división norteamericana del exchange como Bankman-Fried están siendo investigados por los reguladores de Texas por posibles violaciones de valores.

Un valor de $32.000 millones en enero

Durante sus cinco años en la industria cripto, Sam tuvo la habilidad de atraer a grandes firmas de capital y empresas  a su proyecto. Es el caso de Circle, Paxos, Sequoia Capital, Ribbit Capital, Paradigm Capital o Multicoin Capital, quienes hasta hace unos días aparecían en la web del exchange en calidad de socios y colaboradores. El colapso de FTX ha obligado a todas estas compañías a reducir a cero el valor de sus participaciones en en el exchange. Antes del derrumbe estaban valoradas en millones de dólares. Sequoia respaldaba a FTX desde 2021, según información proporcionada por la firma.

El 31 de enero de este año, FTX anunció la recaudación de $400 millones, lo que aumentó su valoración hasta los $32.000 mil millones. La ronda contó con la participación de Temasek, compañía de inversión propiedad del Gobierno de Singapur; Paradigm, Ontario Teachers’ Pension Plan Board, NEA, IVP, SoftBank, Lightspeed Venture Partners, Steadview Capital, Tiger Global e Insight Partners, entre otros. Se trataba de la tercera ronda en seis meses. Durante este brevísimo periodo de tiempo FTX recaudó $1.800 millones.

Sus socios capitalistas

En octubre de 2021 FTX estaba valorado en $25.000 millones y, según cifras proporcionadas por la empresa, las transacciones alcanzaban los $14.000 mil millones diarios. FTX también anunció en esa fecha la puesta en marcha de FTX Ventures, un fondo de riesgo de $2.000 millones, creado para avanzar en la adopción global de blockchain, criptomonedas y Web3.

Extraído de la página de FTX

Los miembros del equipo de Sam

Pese a que el rostro de Sam es el único que aparece en los medios de comunicación, FTX y Alameda también son una creación de Gary Wang, quien desempeñó funciones de director de tecnología en FTX. Tal y como figuraba en la web de FTX, Wang trabajó como ingeniero de software en Google antes de crear Alameda y FTX.

FTX ha suprimido de su web toda la información relativa a la empresa, pero hasta hace dos días en el capítulo dedicado al equipo aparecían los nombres de las seis personas citadas por Observatorio Blockchain. Nishad Singh figuraba como jefe de ingeniería. Antes de unirse a FTX, Singh trabajó como ingeniero de software en Facebook.

Responsable de regulación y póquer

El nombre de Dan Friedberg, responsable de regulación de FTX, aparece estos días en las páginas de publicaciones especializadas en el juego del póquer. Pokernews vincula a Friedberg con el escándalo de Ultimate Bet, acontecido en 2008. Al parecer, los jugadores sufrieron una estafa de 50 millones de dólares.

Can Sun llegó a la compañía en agosto de 2021 y hasta la declaración de bancarrota ejercía como consejero general. Constanza Wang ocupaba el cargo de directora de operaciones en FTX desde marzo de 2019. Tal y como describe en su perfil de Linkedin, se ocupaba del crecimiento global de usuarios, asociaciones, relaciones públicas, marketing, servicios a clientes institucionales y procedimientos operativos.

En la actualidad, las operaciones de FTX están siendo investigadas por la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos y por el Departamento de Justicia. El último tuit de Sam Bankman-Fried es de hace siete horas y es un lacónico «Qué». Esa es la cuestión: ¿Qué pasó en el imperio FTX?

*Foto de portada extraída de la página de FTX

También puedes seguirnos en nuestros canales de Telegram Twitter

Observatorio Blockchain
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola    Ver
Privacidad