Bancos centrales, gobiernos y empresas competirán en 2020 por las criptomonedas

ActualidadHistoriasUltimas noticias

Written by:

Estados, gobiernos, bancos centrales, compañías tecnológicas, empresas y bancos comerciales competirán en 2020 por la creación de una marca de dinero capaz de conquistar los bolsillos y corazones de los usuarios.

Antes de Bitcoin, el nombre de las divisas estaba ligado al de sus respectivas naciones. La aparición de Bitcoin puso  a disposición de los consumidores un sinfín de marcas de dinero, creándose así el gran supermercado del criptodinero del mundo.

En la actualidad, existen más de dos mil criptomonedas, cada una de ellas con unas características específicas. Lo mismo sucede con las monedas estables o stablecoins, como se las conoce en inglés. Más de sesenta monedas estables circulan en la red y, como sucede con las criptomonedas, las hay para todos los gustos.

Bitcoin, la marca más glamurosa

Consensys elaboró este año un detallado informe sobre el estado de las monedas estables en el que describe tres tipos de stablecoins: fiat colaterizado, criptolaterizado y no garantizado. Tether, TrustToken y Dai fueron las pioneras stablecoins.

Pese a que Bitcoin ha sido y es la marca con más glamour del criptodinero, su capacidad de cambiar el estatus quo del dinero aún sigue siendo marginal. El número de personas poseedoras de bitcoin en el mundo ronda los 30 millones. Una cifra insignificante, teniendo en cuenta que la población mundial supera los siete mil millones y medio de personas.

Todo tranquilo hasta Facebook

De ahí que, en estos once años de Bitcoin, todo estuviese aparentemente tranquilo entre quienes dictan las reglas del capital en el mundo. Sin embargo, como se supo más tarde, la industria de las finanzas lleva investigando cómo sobrevivir al tsunami de Satoshi Nakamoto casi desde el lanzamiento del famoso Paper.

También te puede interesar: Banco de Inglaterra propone crear una criptomoneda similar a la de Facebook para sustituir al dólar

El rumbo de los acontecimientos cambió el pasado 22 de junio, el día que Facebook anunció su intención de lanzar la criptomoneda Libra. Sin duda, una fecha para recordar en la página donde se escribe la historia del dinero.

Que Facebook sea merecedora de ocupar un lugar destacado en las efemérides relacionadas con los caudales lo justificó muy bien en su día la presidenta del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, Maxine Waters. La señora Waters subrayó que esta red social, con más de una cuarta parte de la población mundial en sus manos, puede poner en marcha un nuevo sistema financiero. Eso sí, con sede en Suiza.

Como cabía esperar, la reacción de Waters no fue la única. Por primera vez, alguien ajeno a la historia del dinero ponía en peligro el estatus quo de los bancos centrales. Por ello, a sus presidentes, protegidos siempre por los enormes muros de silencio que rodean a estas instituciones, nunca se les había escuchado hablar tanto ni tan claro como ahora.

Banco de Inglaterra

Uno de los primeros en alzar la voz fue el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney. La máxima autoridad de esta entidad financiera propuso la creación de una criptomoneda similar a Libra de Facebook y que fuese capaz de sustituir al dólar estadounidense en las transacciones comerciales.

El osado Carney, que será revelado en el cargo por Andrew Bailey el próximo 16 de marzo, argumentó que la nueva criptomoneda también sería útil para terminar con la maligna negligencia del Sistema Monetario Financiero Internacional (IMFS ).

Igualmente, Carney precisó que la criptodivisa podría servir para crear un sistema alternativo al actual. Capaz de  acoger y dar sentido a la economía global diversa y multipolar que está surgiendo.

Pero mucho antes de que Carney se expresara en tales términos, el Banco de Inglaterra, según informa el World Economic Forum, ya había dejado constancia de que entre sus prioridades de investigación se encontraba el estudio de la emisión de las criptomonedas por un banco central (CBDC o CBCC, por sus siglas en inglés).

Yuan digital

Poco tiempo después de lanzarse el referido informe, el Banco de Inglaterra definió a estas criptomonedas como “un banco central que otorga acceso a su hoja de balance de forma universal, electrónica, las 24 horas del día, los 7 días de la semana, en moneda nacional y con capacidad para acarrear interés.”

Como era de esperar, el eco de Libra también se sintió en China. El país asiático aprovechó el argumento proporcionado por Mark Zuckerberg para anunciar el lanzamiento del yuan digital. Ren Zhengfei, director ejecutivo de la multinacional Huawei, fue más allá y argumentó que no era necesario esperar a la criptomoneda de Facebook. La fuerza de un Estado es mayor que la de una compañía de Internet, argumentó Zhengfei.

Como hemos venido informando desde Observatorio Blockchain, el Banco Popular de China prevé realizar una serie de ensayos con Digital Coin Electronic Pay (DCEP), nombre con el que han bautizado a esta moneda digital centralizada.

SGA, una moneda global para competir con Libra

Más allá de lo que suceda en Oriente, las empresas de Occidente tampoco se quedan quietas. Todas quieren ganar la partida a Facebook y salir al mercado antes que Libra. Hace unos días, las firmas Lightspeed Venture Partners, Mangrove Capital Partners, Vertex Ventures y otras lanzaron la moneda global SGA con la clara intención de competir con Libra.

También te puede interesar: La Libra de Facebook resquebraja el papel de los Estados y de instituciones, como bancos centrales

El proyecto Saga cuenta con destacados asesores. Entre ellos, el Premio Nobel de Economía Myron Scholes, creador del modelo más conocido para la fijación de precios de derivados y opciones. También cuenta con el ex gobernador del Banco de Israel, Jacob Frenkel, y con otras personalidades relevantes de la industria financiera.

Saga, además, aporta una interesante reflexión sobre las distintas formas del dinero. Así, destaca en su web que un token se convierte en moneda cuando los mercados la utilizan como depósito de valor y medio de intercambio. Hasta la fecha, ningún contendiente basado en blockchain ha logrado este objetivo, afirman.

El equipo también subraya que la adopción como moneda depende del cumplimiento de varias condiciones. Entre ellas: volatilidad domesticada, supervisión regulatoria y gobernanza eficiente. SGA, afirman, reúne todas estas características. “Está diseñada para permitir que los ‘ciudadanos globales’ almacenen y muevan valor sin fricción a través de las fronteras”.

Christine Lagarde y las stablecoins

Desde la parte institucional, Christine Lagarde subrayó en su primera comparecencia como presidenta del Banco Central Europeo la necesidad de identificar cuál es el propósito de poner en marcha una moneda digital en el BCE.

Lagarde se preguntó si la intención es reducir costes, eliminar intermediarios o tener un financiamiento inclusivo a toda costa y sin costes. La presidenta del BCE también reconoció que existe una demanda de stablecoins y que deben responder a ella.

Durante su intervención, la nueva presidenta del BCE explicó que la entidad había puesto en marcha un grupo de trabajo en colaboración con los diferentes bancos centrales nacionales de la Unión Europea.

Así, lo constatado es que el enfoque institucional sobre el criptodinero ha cambiado. Aunque, en principio, las criptomonedas nacen como enemigas naturales de los bancos, la tecnología ha resultado muy atractiva para ellos.  De hecho, muchos se han involucrado en iniciativas como los consorcios R3CEV o  Hyperledger Project, encargados de su desarrollo en el ámbito corporativo.

Criptomonedas de bancos centrales (CBCC)

No obstante, los criptoactivos siguen sin contar con el beneplácito de los bancos centrales. Además de que la lógica de la descentralización amenace sus funciones institucionales, consideran que este tipo de dinero rehuye la regulación.

Un estudio encargado hace dos años por el Banco de Pagos Internacionales (BPI) a Morten Bech, del BPI, y a Rodney Garratt, de la Universidad de Santa Bárbara (California), destaca que los bancos centrales podrían crear dos tipos de criptomonedas. Una estaría destinada a los consumidores y otra a los pagos de elevada cuantía.

Las criptomonedas de bancos centrales (CBCC) son, básicamente, tokens criptográficos creados y controlados por algún banco central. La principal diferencia con el resto de criptomonedas es que las de los bancos centrales se crean de manera regulada y centralizada.

Ante el lanzamiento casi diario de criptomonedas, ambos autores plantean si no tendrían que ser los propios bancos centrales los emisores de sus propias monedas. Así, el propósito de su creación, además de permitir a estas instituciones financieras no quedar relegadas del juego iniciado por grandes empresas y estados en la creación de dinero, es optimizar transacciones y pagos.

Por ello, dependiendo de cada territorio, los bancos centrales han tomado diferentes medidas al respecto, aunque todos coinciden en indagar sobre el potencial de su utilidad.

La avanzadilla del Banco Central de Francia

Al día de hoy, aunque ningún banco ha puesto en circulación ninguna de estas criptomonedas, todos guardan en sus cajones proyectos avanzados sobre ellas.

La institución financiera más avanzada en este sentido es la de Francia. Algo que parece lógico en un país que aspira a convertirse en nación blockchain, donde ya es posible comprar bitcoins en más de 5.000 estancos, y donde los niños ya estudian nociones de criptomonedas y bitcoin en Secundaria.

También te puede interesar: Francia introduce el bitcoin y las criptomonedas en la enseñanza secundaria

De hecho, el gobernador del Banco Central de Francia, François Villeroy de Galhau, avanzó este mismo mes que la entidad que gestiona lanzará el próximo año varias iniciativas para desarrollar una moneda digital para las transacciones de cantidades altas.

Un euro digital

Villeroy de Galhau explicó que se trataría de un euro en forma digital cuyos mecanismos de transmisión podrían basarse en “blockchains” o cadenas de bloques. Esta experiencia formará parte del plan puesto en marcha por Lagarde para el estudio de un posible e-euro.

El gobernador del banco de Francia también expresó que una moneda digital de banco central a nivel europeo permitirá afirmar “nuestra soberanía frente a iniciativas privadas como la Libra [de Facebook]”.

Asimismo, Villeroy de Galhau recodó que JP Morgan también había anunciado el lanzamiento de una moneda digital recientemente.

Suecia y la e-Krona

El  Riksbank, banco central de Suecia, que lleva tiempo analizando la posibilidad de lanzar una criptomoneda, anunció recientemente su unión con la consultora Accenture para crear una plataforma piloto para la creación de una moneda digital, la e-krona.

Suecia es uno de los países donde más rápidamente ha disminuido el efectivo en los últimos años. Según informa Reuters, el objetivo de la iniciativa es ampliar la comprensión del banco sobre e las posibilidades tecnológicas para la e-krona.

Primera ICO autorizada en Francia

Pero los avances de Francia en el espacio cripto no terminan ahí. Esta misma semana, la Autoridad de los Mercados Financieros (AMF) aprobó la primera Oferta Inicial de Moneda (ICO). Lo que significa que los ciudadanos franceses pueden participar en la compra de tokens de la citada ICO.

También te puede interesar: Gobernador BdE revela papel de bancos en cripto: custodios, reventa stablecoins y wallets

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, quien también es presidente del Comité de Supervisión Bancaria de Basilea y Gobernador del Banco de España, dijo recientemente que un mundo donde prevalecen las iniciativas de monedas estables del sector privado, como la de la Asociación Libra, los bancos podrían desempeñar papeles diferentes y no excluyentes entre sí. Hernández de Cos pronunció estas palabras en calidad de su cargo en Basilea.

Corda y la iniciativa Eurochain

Tanto España como Francia forman parte de la iniciativa Eurochain, una red europea de investigación de la blockchain entre bancos centrales. Esta red llevó a cabo en diciembre de este año una prueba de concepto para mejorar el anonimato en las CBCC.

Los resultados de dicha prueba fueron positivos, según el Banco Central Europeo. A través de la plataforma blockchain Corda, del consorcio R3CEV, pudieron crear un sistema de pago con criptomoneda propia.

Además, dicha criptomoneda mantiene la privacidad de los usuarios y, al mismo tiempo, permite aplicar regulaciones de KYC y CFT. Como relatamos más arriba, el Banco de Inglaterra, siempre ha mostrado gran interés por conocer el funcionamiento de las blockchains y cómo podrían ayudar a mejorar sus procesos.

Carney, su gobernador, quien ha reconocido que esta tecnología puede ser de gran utilidad para los pagos, también ha afirmado que Bitcoin no cumple con los aspectos tradicionales del concepto de dinero. Para él, el problema de los criptoactivos es su aparente anarquía.

Sin embargo, tras una investigación, el Banco de Inglaterra llegó a la conclusión de que una blockchain descentralizada con cierto grado de supervisión regulatoria, sí podría ser posible.

China

En el caso de China, su relación con las criptomonedas siempre ha sido de amor y odio. Al país asiático se le responsabiliza de varias subidas de precio importantes de Bitcoin y también de varias de sus peores bajadas.

En cuanto a estas últimas, la posición del Banco Central del país asiático y sus restricciones contra las criptomonedas han tenido mucho que ver.

También te puede interesar: DCEP, la cripto de “privacidad manejable” con la que China quiere conquistar el mundo

China, el país de las contradicciones, extiende sobre las criptomonedas muchas de sus incoherencias. El Banco Central de China cuenta con su propio Centro de Investigaciones de Monedas Digitales desde el año 2017 y está a punto de emitir su propia criptomoneda nacional centralizada.

Pero, al mismo tiempo, también ha prohibido las Ofertas Iniciales de Moneda (ICO) y está considerando limitar el suministro eléctrico para la minería de criptomonedas. Asimismo, planea recrudecer las ya de por sí estrictas regulaciones a las que deben enfrentarse los usuarios y empresas del criptomundo en el país.

Japón

Japón siempre ha sido uno de los países más amigables con las criptomonedas. Su banco central empezó a investigar sobre esta tecnología en 2015. En 2017, su gobernador describía los beneficios de las blockchains. Ese mismo año, Japón se convirtió en el primer país en regular las criptomonedas sin restringir su uso.

En 2018, Haruhiko Kuroda, gobernador de la citada institución financiera, subrayó que las criptomonedas no son una amenaza para las monedas tradicionales.

Este año, un portavoz oficial del Banco de Japón llegó a asegurar que en la institución están enamorados de la tecnología que hay detrás de las criptomonedas y que Japón promueve Bitcoin, pero con control.

Al país nipón le gusta la descentralización. En 2018, ya anunció no tener planes para emitir su propia CBCC.  A mediados de este año, Masayoshi Amamiya, vicegobernador del banco de Japón, advirtió que emitir este tipo de monedas puede dañar economías enteras.

Estados Unidos

Como en el caso de Japón o Reino Unido, la Reserva Federal de Estados Unidos lleva investigando acerca de las criptomonedas desde hace años. En 2015, publicó un breve documento titulado “Lo que la Comunidad de Banqueros debe saber sobre Monedas Virtuales”. En él, se refirió tanto a los riesgos como a las oportunidades de este tipo de activos.

También te puede interesar: Emisión de moneda digital de banco central eliminará papel de banca comercial

En 2016, la FED recogía en un estudio más profundo sobre cómo aplicar la tecnología blockchain en pagos, compensación y liquidación. En 2017, la por entonces presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, calificó a Bitcoin como altamente especulativo.

Reserva Federal

Sin embargo, en 2018, Lael Brainard, miembro de la junta de gobernadores de la Reserva Federal, aseguró que las criptomonedas no son una amenaza para la economía estadounidense.

En la actualidad, la FED está sopesando los costes y beneficios que podría suponer la emisión de su propia criptomoneda. De hecho, Jerome Powell, actual presidente de la Reserva Federal, en una carta dirigida a dos congresistas estadounidenses explicaba lo que él pensaba sobre una posible emisión de una moneda digital por el  banco central.

En dicha misiva, Powell indicaba que una moneda digital para uso general plantearía importantes cuestiones legales, de política monetaria, de pagos, de estabilidad financiera, de supervisión y de cuestiones operativas.

No obstante, Powell precisaba que la Reserva Federal continuaría analizando los posibles beneficios y costos de las monedas digitales. Los citados congresistas escribieron a la Reserva Federal sobre la posibilidad de tokenizar el dólar.

Brasil

El Banco Central de Brasil (BACEN) realizó un estudio a finales de 2017 sobre los posibles usos de la tecnología para realizar transacciones y liquidaciones bancarias en tiempo real.

Poco después, la entidad financiera emitió un comunicado donde advertía a los ciudadanos sobre el uso de las criptomonedas.

En agosto de 2019, el BACEN reconoció a las criptomonedas como medios de pago para fines legales y en septiembre anunció que su nuevo sistema de pagos basado en blockchain estará listo para noviembre de 2020. Pero de momento, el BACEN no se ha manifestado sobre la posibilidad de lanzar su propia criptomoneda.

Venezuela y otros países

En Venezuela, pese a ser el primer Gobierno, como le gusta decir a su presidente, que ha incluido las criptomonedas en su política de Estado, el petro sigue sin cotizar en los principales exchanges internacionales.

Mientras tanto, el gobierno de Maduro no cesa de anunciar iniciativas para incentivar el uso del petro. La última, regalar medio petro a jubilados y funcionarios con motivo de las fiestas navideñas. El problema es cómo acceder a él.

También te puede interesar: Presidente iraní propone criptomoneda musulmana para reducir dependencia  del dólar

Lo que parece claro es que casi todos los países están experimentando con la posibilidad de lanzar su propia moneda digital. El presidente iraní, Hassan Rouhani, propuso la semana pasada la creación de una criptomoneda musulmana para reducir la dependencia del dólar estadounidense.

El mandatario iraní realizó esta propuesta en la Cumbre de Kuala Lumpur, una conferencia de tres días en la que también participan líderes de Turquía, Qatar, Malasia, Irán e Indonesia. Rouhani instó a las naciones musulmanas a profundizar en cooperación financiera y comercial para combatir lo que describió como hegemonía económica de Estados Unidos.

Síguenos en nuestro canal de Telegram y Twitter 

One Reply to “Bancos centrales, gobiernos y empresas competirán en 2020 por las criptomonedas”

  1. José Pérez dice:

    Excelente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *