La Libra de Facebook resquebraja el papel de los Estados y de instituciones, como bancos centrales

ActualidadHistoriasUltimas noticias

Written by:

El objetivo de Facebook de “reinventar el dinero y transformar la economía global” con el lanzamiento de su criptomoneda Libra, lleva camino de convertirse en una guerra entre Estados. De momento, las fricciones entre el Estado en la red de Facebook, com más de 6.000 millones de usuarios en todo el mundo; los Estados que integran la Unión Europea, el Estado de la República Popular China y los Estados Unidos parecen haber comenzado.

El pasado mes de julio, pocos días después de hacerse publica la noticia, David Marcus, presidente de Calibra, la filial de Facebook encargada de gestionar la criptodivisa, afirmó ante el Senado norteamericano que no lanzarían Libra hasta solventar todas las dudas regulatorias suscitadas ante el anuncio de su creación. Sin embargo, tras el paréntesis de agosto, la Asociación Libra no ha parado de  dar muestras de una gran actividad.

Recompensas para implicar a la comunidad

Hace dos días, Michael Engle, responsable del ecosistema de desarrolladores en la Asociación Libra, anunció en el blog de la compañía un programa de recompensas de hasta 10.000 dólares para quienes detecten fallos de seguridad. La cantidad mínima ofertada es de 500 dólares. Engle explica en su post que el programa se llevará a cabo en colaboración con HackerOne, una plataforma de coordinación de vulneralidades y recompensas de errores que fue fundada en 2012. HackerOne sumaba hace un año alrededor de 200.000 investigadores, había resuelto 72.000 vulnerabilidades y había pagado 31 millones de dólares en recompensas.

Durante estos días también se ha conocido que Bertrand Pérez, el gerente y responsable de operaciones de la Asociación Libra, la encargada de gestionar la red blockchain de la criptodivisa e integrada por 27 compañías, además de la propia Calibra, había enviado un email a los integrantes de dicha asociación. En el escrito subraya que ha llegado la hora de hablar individual y colectivamente sobre el proyecto, con el fin de impulsarlo antes de que termine el año.

Según informa Bloomberg, Pérez también insta a los miembros de la Asociación Libra a expresar públicamente los objetivos de la criptodivisa cuando se les pregunte. El tono de la misiva de Pérez responde a que casi ninguna de las compañías que acompañan a Facebook en el proyecto de la criptomoneda, entre las que se encuentran Visa, MasterCard o Vodafone, se han manifestado cuando son interrogadas acerca de Libra. Ni siquiera, cuando sus nombres aparecen en las críticas vertidas sobre el proyecto.

Reuters también detalló recientemente que el banco central de Suiza, el Swiss National Bank (SNB), está en estrecha colaboración con los responsables relevantes de Libra. Hay que tener en cuenta que el cuartel general de la Asociación LIbra se encuentra en Ginebra. Todas estas acciones coinciden en el tiempo con la investigación que la Comisión Europea ha abierto a la criptomoneda de Facebook por “potencial comportamiento anticompetitivo” y por el peligro que puede suponer que tenga acceso a la información personal y financiera de las personas al mismo tiempo.

El gran trabajo de la congresista Maxine Waters

Así, la Comisión Europea considera que Libra podría crear restricciones a la competencia en lo relativo a la información que se intercambia y al uso de los datos de los consumidores. El organismo europeo también muestra su intranquilidad  por la posible integración de Libra en WhatsApp, Instagram y Messenger, las tres redes sociales propiedad del gigante tecnológico.

Como han venido informando los diferentes medios de comunicación, la preocupación del organismo comunitario es compartida por el Gobierno de los Estados Unidos. De hecho, la presidenta del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, Maxine Waters, fue la primera en reaccionar ante el anuncio de la creación de Libra. El mismo día que Facebook dio a conocer su intención de lanzar una criptomoneda, la congresista difundió un duro comunicado:

“Facebook tiene datos sobre miles de millones de personas y ha mostrado reiteradamente un desprecio por la protección y el uso cuidadoso de estos datos. También ha expuesto a los estadounidenses a cuentas maliciosas y falsas de malos actores, incluida la inteligencia rusa y los traficantes transnacionales. Facebook también ha sido multado con grandes sumas y permanece bajo una orden de consentimiento de la Comisión Federal de Comercio por engañar a los consumidores y no mantener la privacidad de los datos del consumidor, y también ha sido demandado por el Gobierno por violar las leyes de vivienda justa en su plataforma de publicidad”.

La política también remitió, junto a otros congresistas, el pasado mes de julio, una carta a Mark Zuckerberg, en la que le instaba a cesar de inmediato sus planes de implementar la criptomoneda, hasta que los reguladores y el Congreso tuviesen la oportunidad de tomar medidas.

También te puede interesar: Libra o cuando nos percatamos de que la interactividad de Facebook era productividad para Zuckerberg

En dicha misiva, Waters justificaba su petición aludiendo a que Facebook tiene en sus manos a más de una cuarta parte de la población mundial. La congresista destacaba en su escrito que, con la criptomoneda de Facebook, “existe el riesgo de un nuevo sistema financiero con sede en Suiza, demasiado grande para fallar”. Waters también anunciaba a Zuckerberg una serie de acciones durante el tiempo que durase la moratoria. Entre ellas, audiencias públicas y la exploración de soluciones legislativas.

Contradicciones entre lo dicho y lo escrito

La primera de la audiencias anunciadas por la congresista norteamericana tuvo lugar el pasado mes de julio. Se celebró bajo el título “Examinando la criptomoneda propuesta por Facebook y su impacto en los consumidores, los inversores y el sistema financiero estadounidense” y tuvo como protagonista a David Marcus, director ejecutivo de Calibra. En su intervención, Marcus defendió ante el Senado de Estados Unidos que Libra no tiene intención de competir con otras divisas soberanas o de entrar en el terreno de juego de la política monetaria.

Durante su comparecencia, el responsable de Calibra también ratificó su compromiso de trabajar con la Fed, el Banco Central de Estados Unidos, y con otros bancos centrales para asegurarse de que Libra no competirá con otras divisas. Además, para despejar cualquier suspicacia entre los bancos centrales, Marcus dijo que la política monetaria está reservada a dichas instituciones.

Sin embargo, las palabras de Marcus parecen contradecir las que utiliza la propia Asociación Libra en su web para describir sus objetivos. Libra, además de querer “reinventar el dinero y transformar la economía global“, escribe que su deseo es “ofrecer una moneda sencilla y global, con una infraestructura financiera que empodere a miles de millones de personas, que se acepte de manera generalizada y que sea muy fácil de usar para que las personas la puedan emplear con confianza y comodidad en sus vidas cotidianas

Una moneda global, controlada de manera privada

Estos últimos días también ha trascendido el resultado de la reuniones que la congresista Waters mantuvo en Suiza con los funcionarios del Gobierno del país alpino, que serán los que se encarguen de los asuntos regulatorios en la Asociación Libra. En un comunicado de prensa, la congresista precisó que aunque apreciaba el tiempo que los funcionarios del gobierno suizo se habían tomado, su preocupación sigue siendo permitir que una gran empresa tecnológica cree una moneda global alternativa y controlada de forma privada.

Durante su estancia en Suiza, Waters mantuvo conversaciones con representantes de la Secretaría de Estado de Asuntos Financieros Internacionales (SIF), el Comisionado Federal de Protección de Datos e Información (FDPIC), la Autoridad de Supervisión del Mercado Financiero (FINMA) y legisladores suizos.

A la preocupación mostrada por Estados Unidos y la Unión Europea por los efectos que el lanzamiento de Libra podría tener sobre el la economía global y el status quo de sus instituciones, se suman las declaraciones de representantes del Estado de la República Popular China y la guerra comercial abierta entre el país asiático y Norteamérica y que se iniciaba el año pasado.

Así, días después de que el director ejecutivo de la multinacional china Huawei, Ren Zhengfei, se preguntara en el diario italiano L’economia, por qué esperar a la criptomoneda de Facebook, si China puede emitir tales monedas, dado que la fuerza de un Estado es mayor que la de una compañía de Internet, Mu Changchun, subdirector de la unidad del Banco Popular de China (PPoC), reconoció que su país había intensificado la investigación para completar los trabajos necesarios para diseñar y soportar el yuan digital.

También te puede interesar: Banco de Inglaterra propone crear una criptomoneda que ponga fin a la “negligencia maligna” del Sistema Monetario Internacional

Curiosamente, la reacción del Banco Popular de China coincide con la del Banco Central de Inglaterra, cuyo presidente, Mark Carney,  propuso el pasado fin de semana en la cumbre del Banco de la Reserva Federal de Kansas City la creación de una criptomoneda similar a la Libra de Facebook y capaz de sustituir al dólar estadounidense en las transacciones comerciales. El objetivo, según Carney, sería poner fin a la “negligencia maligna del Sistema Monetario Financiero Internacional (IMFS)”.

Facebook rompe el tradicional silencio de los bancos centrales

Las propuestas de Changchun y Carney no resultan descabelladas, pues como indicaba la congresista norteamericana en su carta a Zuckerberg, Facebook tiene en sus manos a más de una cuarta parte de la población mundial y existe el riesgo de que ponga en marcha un nuevo sistema financiero con sede en Suiza. Hay que recordar que entre las principales atribuciones de los bancos centrales figuran la emisión de dinero legal y el diseño y ejecución de las políticas monetarias.

Por ello, la preocupación de estas centenarias instituciones parece lógica. Por primera vez, alguien ajeno al sistema bancario pone seriamente en riesgo su porvenir. De hecho, Facebook ha conseguido algo inusual: transformar los burocráticos silencios de las vetustas sedes de los bancos centrales en potentes altavoces en contra de Libra.

Las primeras manifestaciones dentro de la Unión Europea surgieron en Reino Unido y Francia. De hecho, en el país galo, se ha formado un grupo de trabajo (G7) para estudiar en qué grado la Libra de Facebook cumple con las regulaciones sobre lavado de dinero y de protección de los consumidores. Por su parte, Carney dejó muy clara su posición de “mente abierta, pero no puerta abierta” a la propuesta de Facebook.

Libra limitaría el poder del BCE y no afectaría a la Reserva Federal

Respecto a la incidencia de Libra sobre el futuro de los bancos centrales, Jens Weidmann, presidente del Deutsche Bundesbank, explicó hace unos días al diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung, que los bancos centrales deben asegurarse de que Libra no menoscabe las regulaciones. Sobre todo, respecto a la protección del consumidor, la prevención del lavado de dinero o la seguridad de las transacciones de pago. Weidmann también apuntó que la competencia anima el negocio y que los bancos deben continuar ofreciendo a los ciudadanos opciones de pago asequibles, rápidas y convenientes, en euros.

También te puede interesar: Los bancos centrales exigen que Facebook cumpla con las exigencias requeridas a las entidades de pago

Sin embargo, un informe Deutsche Bank titulado “Libra: ¿un desafío global para los pagos y los bancos centrales?” concluye que la criptomoneda de Facebook “desafía a muchos actores establecidos en el sistema financiero, incluidos los bancos centrales, las instituciones de crédito y los proveedores de pagos. Facebook puede integrar los servicios de Libra en sus plataformas digitales y beneficiarse de los fuertes efectos de red”.

El informe, firmado por Heike Mai, subraya que:

“La introducción de la competencia monetaria en el espacio minorista tiene el potencial de limitar el poder monetario del Banco Central Europeo, así como el poder de los legisladores y gobiernos europeos para promulgar y hacer cumplir las leyes. Es cuestionable si las leyes europeas sobre protección de datos o impuestos podrían imponerse por completo en una moneda supranacional.

Mai también recuerda en su escrito que todo el modelo de negocio de Facebook se basa esencialmente en capitalizar los datos de sus usuarios

“En lugar de que Europa haga cumplir su propio conjunto de reglas, el poder monetario y el control de los rieles de pago cambiarían a un consorcio de empresas privadas, la mayoría de las cuales tienen su sede en los Estados Unidos. Por lo tanto, Libra podría limitar el poder del BCE, sin afectar necesariamente el poder monetario de la Reserva Federal”.

Síguenos en nuestro canal de Telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *