Por primera vez, las criptomonedas forman parte de la narración de la crisis, con China y Facebook al fondo

ActualidadHistoriasUltimas noticias

Written by:

Suenan tambores de crisis para la economía mundial, pero esta crisis, si finalmente llega a producirse, será diferente de las anteriores. Por primera vez, las criptomonedas entran en juego. Así, a la guerra comercial entre China y Estados Unidos, el Brexit o el anuncio de ayer del Bundesbank reconociendo que Alemania podría entrar en recesión a partir del tercer trimestre, habría que sumar la aparición de las criptomonedas. Sobre todo, las anunciadas pos dos gigantes: Facebook y el Estado de la República Popular China

Michael J. Casey, presidente de la junta asesora de CoinDesk, explica en un artículo publicado en dicho diario que a la economía mundial está llegando una avalancha de stablecoins (monedas estables). Casey sitúa a Asia, “con su vibrante comercio transfronterizo”, en la Zona Cero de la batalla.

En esta situación, a la que Casey califica de “emocionante y aterradora”, resulta paradójico que las criptomonedas, que surgen para escapar de las monedas respaldadas por los estados, sea China, el mayor Estado del mundo, quien anuncia el lanzamiento de su criptomoneda. Y lo hace en pleno enfrentamiento comercial con Estados Unidos y cuando se apunta una recesión económica.

Guerra comercial

Bloomberg publicó la semana pasada unas declaraciones de Mu Changchun, subdirector de la unidad del Banco Popular de China (PPoC), en las que decía que su país había intensificado la investigación para completar los trabajos necesarios para diseñar y soportar el yuan digital. Lo que hace pensar que la moneda está a punto de salir. Intensificación que ha adquirido carácter de urgencia tras el anuncio de Facebook, hecho durante el mes de junio, del inmediato lanzamiento de su criptomoneda Libra.

Unos días antes, el director ejecutivo de Huawei, Ren Zhengfei, se preguntaba en el diario italiano L’economia, por qué esperar a libra, la criptomoneda de Facebook, si China puede emitir tales monedas, dado que la fuerza de un estado es mayor que la de una compañía de Internet. Ayer, Zhengfei reconocía en un comunicado interno que la compañía se encuentra en situación de vida o muerte. Huawei es una de las compañías incluidas en la denominada, Entity List, una herramienta fundamental en las sanciones que el gobierno de Donald Trump está aplicando contra la empresa tecnológica china.

Es como si la guerra comercial entre Estados Unidos y China se trasladase a la esfera de las criptomonedas. Pero parece ser más que eso, ya que por detrás está la creación y gestión de una inmensa comunidad de más de 3.000 millones de consumidores en la red, pagando con una especial criptomoneda estable, respaldada por distintas monedas fiduciarias –caso de Libra- o por un Estado, como es el caso del yuan digital chino.

Mientras, a los representantes de los distintos bancos centrales occidentales, que han mostrado sus reparos ante la criptomoneda de Facebook, parece haberles pillado por sorpresa el movimiento de las autoridades chinas. Como si la lógica fuese distinta, Occidente piensa más cómo defender la soberanía financiera de un actor como Libra y el conglomerado de empresas que la respaldan, con Facebook a la cabeza, y el Estado chino piensa en cómo competir y atacar este nuevo instrumento de pago.

Oportunidad de liderazgo mundial

No obstante, en un primer momento, la reacción de las autoridades chinas fue semejante a la de las occidentales. Así, a principios de julio, Zhou Xiaochuan, exgobernador del PBoC, manifestó que Libra representaba una amenaza para los sistemas de pagos y las monedas nacionales.

Ahora, el lanzamiento de criptomonedas, se está viendo por el Estado chino como una oportunidad para ampliar su liderazgo en la economía mundial. Conseguir, como primer objetivo, que sus potenciales consumidores nacionales en la red no se lancen en los brazos de Libra. Hay que recordar que los ciudadanos chinos pueden hacer transacciones en criptomonedas; pero no obtener moneda fiduciaria con ellas. Por lo tanto, podrían comprar con Libra y entrar en la comunidad económica de Facebook. Por ello, mejor que lo hagan con el yuan digital, o como termine denominándose la criptomoneda estatal china, que con Libra.

Grandes dosis de incertidumbre

El segundo objetivo y teniendo en cuenta el volumen de gigantes del comercio digital como Alibabá, sería convertir su moneda digital en moneda de referencia para los intercambios en la red. Ya no solo en China, sino en todo el mundo. De esta manera y como expuso el subdirector de la unidad del Banco Popular de China, la moneda digital impulsaría la circulación del yuan. Es decir, se apunta directamente a la constitución de la moneda china como moneda de referencia para los pagos internacionales.

Consciente de las especiales características que adquiere una criptomoneda respaldada por una moneda estatal y, por lo tanto, por un Estado, Changchun comentó algunas de las relaciones entre el yuan actual y el yuan digital, como es el hecho de circunscribir la segunda a moneda de pago y, por lo tanto, como sustituto de la M0 o masa monetaria en manos de los ciudadanos, de las monedas y billetes en circulación; pero no de la M2 o la masa monetaria que incluye los depósitos a corto plazo que los ciudadanos tienen en los bancos. Según informa Coindesk,

Todas estas circunstancias nos hacen pensar que se están dando los síntomas para una gran tormenta económica, en la que el potencial protagonismo de las criptomonedas, sustentadas ahora por gigantes como Facebook o el propio Estado chino, inyecta grandes dosis de incertidumbre. Una incertidumbre epistemológica: no solo no se sabe lo que va a pasar, sino que no se puede saber, salvo que tendrá inusitadas dimensiones.

Síguenos en nuestro canal de Telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *