La IA pone en peligro la economía de influencers
La IA pone en peligro la economía de influencers

La IA pone en peligro la economía de influencers

La IA pone en peligro el trabajo de los influencers. Es tan viejo como todos los refranes: “Cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar”. Tan contundente como todos. Aquí intenta condensar un acontecimiento: una influencer modelo creada por inteligencia artificial (IA) y que, según distintos medios de comunicación, obtiene unos ingresos mensuales de 4.000 euros. Por más que la información suena a mensaje viral con el gancho de tal cantidad de dinero, ha de reconocerse que abre una reflexión.

Influencers IA

El nombre de la influencer creada por la agencia barcelonesa The Clueless con IA es Aitana López. Tiene el pelo de color rosa y más de 100.000 seguidores en Instagram. Su cuerpo se convierte en soporte de ropa y complementos, de estilos. Estilos de vida que completa manifestando sus gustos y preferencias. Aitana es producto de una agencia de modelos digitales sita en Barcelona. El reclamo de esta agencia, que toma el nombre de una relativamente famosa película norteamericana basada en una obra de la incombustible Jane Austen , es en inglés y dice: “Are you a brand looking for a model?”. Es una agencia que busca marcas para sus modelos, planteando que son las marcas las que necesitan modelo. 

Por mucho ejercicio físico que se haga para acercarse a un cuerpo ideal, por más sacrificios alimentarios que contenga la dieta, incluso por más que el esfuerzo cosmético que se invierta sobrepase los kilos de botes de cremas y de horas ante el espejo, o por mucho Photoshop en la postproducción, parece que nada podrá superar a la presentación estética de una imagen fabricada por la IA. Pensándolo bien, tiene su lógica. Al final, un modelo o una modelo no es más que una abstracción de la realidad, para mostrarse a los demás. Es un ideal perfecto, que los vivientes reales han de tomar por referencia. Pues qué mejor abstracción que lo que ya es abstracto, imaginario, como una imagen creada por la IA. Es el cuerpo perfecto.

Interrogantes de la IA generativa en los derechos de autor

Soportes de marcas

No creo que sea competencia para las modelos de carne y hueso. Esas que llegan a la perfección desde la imperfección compartida por su humanidad. Pero abre la posibilidad a que marcas con menos posibilidades puedan mostrar sus productos a precios asequibles. En todo caso, lo que la IA pone en peligro es la economía de ese efímero sector de las -y los- influencers que se limitan a ser soportes de las marcas que les pagan. 

La industria de la cosmética preferirá modelos de carne y hueso que imaginariamente muestren en la piel de los y las modelos de lo que son capaces sus productos. La industria de la alimentación, de los efectos de sus bienes sobre cuerpos que se resisten a las tentaciones que llevan a la imperfección.

Medios norteamericanos exigen a empresas de IA pagar por el contenido

Y hasta las grandes marcas de ropa se distinguen entre sí por su capacidad de “hacer suya o suyo” a la o el modelo de renombre. Es como si llegar a la marca de cosmética, alimentaria o de lujo vestimentario fuese el final de un camino teresiano de perfección. Se asume que se parte de la imperfección, pero la combinación de biología, esfuerzo personal y los respectivos productos alcanzan la perfección de la perfección. Un camino de perfección que se propone hacer al consumidor. Paradójicamente, el problema de las modelos influencers fabricadas por IA deriva de su ventaja comparativa: no requieren tal esfuerzo. Son perchas; no trayectorias.

Cómo generar ingresos pasivos con criptomonedas

Convivir trabajos humanos y productos de la IA

Ahora bien, el acontecimiento muestra cómo pueden convivir trabajos humanos y productos de la IA. Ni siquiera puede hablarse de competencia. Se trata de lógicas distintas. Si el producto es el esfuerzo personal, personalizando el esfuerzo, la IA tiene difícil echarte de tu empleo. Ahora bien, si el producto es algo estandarizado, sin personalidad…. Pues eso, pon tus barbas a remojar.

Comparte esto:
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola    Ver
Privacidad