¿Se puede considerar centralización censitaria los 32 Ethereum?


El jueves, día 15, de esta semana que ahora termina, Ethereum dejó atrás la minería y pasó a un mecanismo de consenso en el que las transacciones son validadas con la denominada prueba de participación (PoS), sustituyendo así a la prueba de trabajo (PoW). Transformación que, bajo el título de The Merge, fue anunciada -ya de forma realista- hace alrededor de un mes. A partir de ahora, todo el sistema de Ethereum funcionará con PoS. Las wallets y los tokens de Ethereum han dado automáticamente el salto al nuevo sistema, sin necesidad de intervención por parte de los usuarios. Más allá del cambio técnico, tal vez sea necesario reflexionar sobre la resignificación de Blockchain que intenta.

El éxito de la fusión deja una Ethereum verde y amigable para instituciones y corporaciones

Centralización Ethereum

Desde el punto de vista técnico, la operación ha sido calificada de éxito por sus promotores. Desde luego, se trata de un cambio trascendente en el ecosistema Blockchain. Especialmente teniendo en cuenta que la denominada Web3 se erige fundamentalmente sobre Ethereum. 

¿Es Ethereum un banco central manejado por Ethereum Foundation y ConsenSys?

Uno de los argumentos principales es que la PoW es lenta y gasta bastante energía. Pero en este paso se ha acentuado especialmente el segundo aspecto, el del ahorro de energía. Correspondiendo así a la demanda ideológica de los tiempos y estableciendo una evidente estrategia discursiva, más allá de los asimismo evidenciables resultados prácticos. Situándose del lado del ahorro de energía se señala a su principal contrincante, Bitcoin, como derrochador de energía. Al menos, como poco preocupado por la cuestión.

Es decir, Ethereum consigue erigir un nuevo eje en el sistema de representaciones sociales de Blockchain en general y, está detrás de muchas cosas, las criptomonedas en particular. Tal vez pensando en su salto hacia una mayor expansión del uso de las criptomonedas, manda un mensaje a potenciales usuarios, dividiendo el sistema ideológico entre “criptomonedas buenas” y “criptomonedas malas”. Más allá de que esto sea cierto o no, pues no se trata de verdades sino de discursos, el cambio apunta acusadoramente a las “viejas criptomonedas” y a Bitcoin en especial.

La descentralización del nuevo Ethereum pasa por las nubes de Amazon o Google

Un segundo más rápida

Para los ya usuarios de Ethereum, puede decirse que el salto apenas se ha notado. Y no sólo por el carácter automático del cambio. Ni la cotización del ether, ni la velocidad de las transacciones, ni siquiera el precio del gas han experimentado transformaciones que puedan considerarse radicales. De hecho, puede decirse que la escalabilidad ha quedado en una especie de segundo plano, manteniéndose en el horizonte de las políticas de actualización de Ethereum. Pero, eso sí, estos usuarios pueden ufanarse de ser unos usuarios ecológicamente más limpios. La dimensión instrumental de su práctica en Blockchain ha dado pequeños pasitos con el cambio. Sin embargo, su conciencia y discurso ideológico obtiene una oportunidad de renovación.

Ethereum cumple 7 años inyectando innovación a todo el sistema económico

A partir de ahora, la red de Ethereum será algo más rápida. Se calcula que alrededor de un segundo más rápida. Desde luego no es para tirar cohetes; pero no faltarán quienes multiplicarán este segundo por los millones de operaciones y hablarán de un irreversible paso más en la aceleración de nuestra civilización.

Crear un nodo validador cuesta 32 ETH

Por otro lado, quedan dudas de si se conseguirá que el gas sea más barato. No pocas veces nos hemos encontrado con un precio del gas que prácticamente supera al del contenido de la operación. Ya se sabe que el gas en Ethereum es caro en momentos de gran concentración de operaciones. De aquí que la palabra clave inicialmente era la de escalabilidad. Pero no se esperan variaciones relevantes en su precio en el corto plazo. La escalabilidad se ha quedado, de momento, en necesario medioambientalismo.

PoS, el fin de un lucrativo negocio: la minería de Ethereum facturó $38.000 millones en 6 años

Teniendo en cuenta que Blockchain, además de ser un sistema técnico, arrastra incluso una filosofía moral y política, interesa especialmente conocer cuáles son las consecuencias de este cambio sobre la estructura social y política. Aquí es donde se llevan meses de discusión.

Crear un nodo validador del actual sistema de Ethereum cuesta 32 ether. En el momento en que se redacta esto, alrededor de 50.000 US dólares. Una cantidad que se deposita y que, desde luego, no es nada desdeñable. Es como instaurar el nodo censitario, de igual manera que durante muchos años las democracias burguesas se establecieron sobre el voto censitario (modalidad de sufragio restringido en la cual se reserva el derecho a votar a aquellos ciudadanos que poseen ciertas condiciones de renta o patromonio, según la RAE).

Los bancos entran en la competición por la tarta del staking de Ethereum 2.0

Derecho a decidir sobre el futuro de Ethereum

Obsérvese el siglo XIX europeo, que es precisamente el siglo de las revoluciones. ¿se puede considerar centralización censitaria la realizada por Ethereum? Hay que tener en cuenta que, más allá de cuestiones técnicas, estos nodos validadores adquieren ciertos derechos políticos, como alguna capacidad de decidir sobre el futuro de la blockchain. 

El que The Merge sea considerado un momento histórico, como se ha llegado a calificar, dependerá del futuro. En buena parte, dependerá de que las otras patas de la actualización, como la escalabilidad-velocidad y la reducción del precio del gas, se lleven a cabo. En principio, la sustitución del siempre tiznado signo de la minería por el de la intención medioambiental puede considerarse un cambio positivo. Pero en clave de: “progresa adecuadamente”.

Imagen: From Wikimedia Commons

También puedes seguirnos en nuestros canales de Telegram Twitter

Por Javier Callejo

Catedrático de Sociología en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Licenciaturas en Periodismo y Derecho

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola    Ver
Privacidad