La relación entre DAOs y movimientos extremistas, según Wired
La relación entre DAOs y movimientos extremistas, según Wired

La relación entre DAOs y movimientos extremistas según Wired

No ha sentado nada bien en el ecosistema Blockchain el artículo publicado por el magazine tecnológico Wired en el que se dice que las Organizaciones Autónomas Descentralizadas (DAOs por sus siglas en inglés) serán el refugio de los extremismos ideológicos y políticos. El artículo firmado por Julia Ebner, investigadora procedente del mundo académico sobre los movimientos políticos extremos, señala que neonazis, yihadistas, conspiranoicos y otras manifestaciones de similar cariz antidemocrático, pueden organizarse y llegar a actuar bajo el amparo de las DAOs. Incluso a configurarse como estados paralelos Desde luego, es una nueva visión de esta configuración sociotecnológica, muy distinta de las que se habían desarrollado hasta ahora y que la investigadora no menciona.

Qué es una DAO y cómo funciona

DAOs Wired

La polémica ha surgido en parte por esto, porque se centra en algo muy negativo, que, hoy por hoy, sólo tiene carácter potencial, demandando implícitamente con ello que se impidan y dejen de desarrollarse las DAOs; mientras que los desarrollos ya reales y positivos de esta concreción de la tecnología Blockchain quedan en meras experiencias de divertidos frikis. Pero, sobre todo, es llamativo que una prestigiosa publicación como Wired, repose tales acusaciones sobre las DAOs en un escaso conocimiento del significado de esta tecnología.

La pregunta nuclear es qué mal se puede hacer con las DAOs por parte de estos movimientos extremistas. Hay claramente un posible uso de difusión ideológica. Como llevan a cabo ahora en las distintas redes sociales, con mensajes que carecen de todo atractivo. Con intervenciones repudiables y que son repudiadas por cualquiera que tenga un mínimo sentido cívico-democrático. Pero, a su vez, esta es una de las principales tensiones en la democracia liberal. La de hasta qué punto ha de proteger, con el derecho de libertad de expresión, mensajes, expresiones y movimientos que directamente la atacan. Una tensión con la que lleva conviviendo la democracia más de dos siglos.

Esto es lo que sucedió en 2023 en el sector de las DAO

Atentados terroristas

Desde luego que la emisión de tal tipo de mensajes es, como poco, preocupante, que haya sectores de la sociedad capaces de redactarlos y emitirlos. Pero más preocupante aún es que la sociedad los siga y los escuche. Incluso hablando solo de mensajes ideológicos, su expresión a través de estos medios expuestos masivamente al público, permite incluso vigilar a estos personajes -casi siempre cubiertos de anonimato- por parte de las fuerzas del orden público. Y, lo que tal vez más importante desde una concepción liberal, son mensajes cuya expresión es legal en la mayor parte de los países democráticos.

El otro peligro expuesto en el artículo de Wired, que también compartirían las DAOs con las redes sociales, es el de que pudieran organizarse campañas de difamación, contra las democracias y sus minorías, o acciones similares a través de este instrumento. Como acertadamente apunta Preston J. Byrne desde Coindesk, en un artículo que recoge la polémica, nadie que quiera realmente llevar a cabo un delito lo anuncia públicamente. Más bien tiende a tratarse de exabruptos, difamaciones o lanzamiento de amenazas. Eso sí, amenazas que cualquier pirao puede hacer suyas y llevar a cabo, como ha ocurrido más de una vez. Por ello, cuando las expresiones pueden incitar al odio -y a acciones odiosas- son perseguibles por las autoridades, pues alcanzan el grado de delito en la mayor parte de los países democráticos.

Jordi Baylina: «la sociedad del futuro estará organizada en DAOs»

Carácter jerarquizado

Sin embargo, aquí la pregunta importante es si las DAOs, en cuanto modelo de organización descentralizada, puede acoger o incluso dar forma a tales movimientos extremos. El artículo de Wired no entra en lo que son las DAOs y en cómo su estructura es difícilmente asimilable por movimientos políticos de carácter jerarquizado y poco o nada transparentes.

En principio y de una forma muy básica, una DAO es una unión de personas que buscan que se unan más personas en un horizonte común, sobre la base de un acuerdo previo de cómo se toman las decisiones. Es en esta toma de decisiones, fijada mediante contrato inteligente, donde cobra relevancia el voto. Desde tan simple configuración, se ha llegado a proponer el nacimiento de nuevos estados globales, con su ciudadanía virtual y su moneda.

Democracia DAO

Un modelo de organización donde el voto es central. Así, por ejemplo, Ralph Merkle, inventor del denominado Árbol de Merkle, nos habla de lo que denomina democracia DAO, fundada en una gobernanza con la misma lógica que los mercados de predicción. Una democracia en la que se incentiva económicamente a las personas para que voten las distintas propuestas que se van haciendo desde la política. Las propuestas que son rechazadas pueden mejorarse y volver a ser votadas. Por esa continua vinculación al voto, el esfuerzo de analizar la información y emitir el voto es recompensado económicamente.

Merkle y su propuesta para solucionar la democracia con una DAO

Un vínculo al voto y a la democracia que no parece ser la característica de los movimientos extremistas. Aun cuando tal vez haya que considerar excesiva esa proyección de un software a un estado, lo que aquí se quiere destacar es su modelo de toma de decisiones. La cosa va principalmente de decidir orgánicamente mediante votos y los votos dependen, en buena parte y en función del tipo de DAO, del dinero invertido -en forma de tokens- en la DAO concreta. Es en los contratos inteligentes donde se encuentran las normas de organización de la DAO. Ahora bien, a diferencia de la opacidad que caracteriza a esos grupos extremistas, las normas y las transacciones en las DAOs son transparentes, registrándose en la cadena de bloques.

Las DAOs no solucionan los problemas de la democracia

La comunicación

En todo caso, lo más llamativo es que no se conoce movimiento terrorista que haya utilizado las DAOs. A lo que parece referirse el artículo de Wired es a la comunicación, en redes sociales, que podrían hacer estos movimientos extremos organizados en una potencial DAO.

Ahora bien e independientemente de esto, una cosa es que las comunidades DAOs usen una red social o una aplicación de mensajería para sus comunicaciones y otra, bien distinta, que las DAOs sean peligrosos modelos de organización porque los mensajes que aparecen en sus redes sociales u otras aplicaciones son extremistas.

El núcleo de las DAOs no es la comunicación, sino los contratos inteligentes que se establecen para gobernarse, para establecer cómo se toman las decisiones, así como las obligaciones y derechos de los participantes. Toma de decisiones que requiere de cierto consenso y, a veces, de debates para alcanzar tal consenso. Voto generalizado, debate, discusión, consenso y otros conceptos que no parecen la columna vertebral de los movimientos extremistas citados en el artículo de Wired.

¿Es pensable un Radical Estado Virtual Extremista, creado en una DAO, en un régimen de decisiones democráticas, mediante voto? ¿Un etnoestado blanco digital o califato cibernético, tomando los términos utilizados por Ebner en Wired, con una lógica de decisiones tomadas por consenso entre todos los participantes?

Javier Callejo
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola   
Privacidad