Derivados financieros, instrumentos clave en los mercados globales

Blockchain y la tokenización están empezando a abrirse camino en los derivados financieros, un mercado con un valor de más de 630 billones de dólares, según datos del BIS de 2022. Una cifra que los ha convertido en instrumentos clave en los mercados financieros globales, al ser ampliamente utilizados para gestionar el riesgo, especular y generar rendimientos.

En la actualidad, la llegada del estándar ERC-3643 y la tokenización blockchain ofrecen nuevas oportunidades para mejorar la transparencia, la eficiencia y la liquidez del mercado de derivados financieros, especialmente en el sector de las criptomonedas. Estas innovaciones tienen el potencial de transformar la forma en que se emiten, negocian y liquidan los derivados financieros, allanando el camino para una mayor participación y un mercado más robusto.

¿Qué son los derivados financieros?

Los derivados financieros son instrumentos cuyo valor se deriva de la evolución de los precios de otro activo subyacente, como acciones, bonos, materias primas, tipos de interés, divisas, o índices bursátiles. Estos instrumentos permiten a los inversores y empresas gestionar o especular sobre el riesgo asociado a la fluctuación de precios de dichos activos.

El estándar ERC-3643 revolucionará la industria de la tokenización con regulación

Su funcionamiento se produce a través de contratos entre dos partes, donde se establecen las condiciones para comprar o vender el activo subyacente en una fecha futura, a un precio determinado hoy. Estos contratos pueden ser estandarizados y negociados en mercados organizados, o bien personalizados y negociados en mercados over-the-counter (OTC).

Tipos de derivados financieros

Existen dos tipos principales de derivados financieros: los derivados negociados en mercados organizados, como contratos de futuros y opciones, y los derivados OTC, como los swaps. Esto nos deja con los siguientes tipo de derivados financieros:

  • Futuros: los contratos de futuros obligan a las partes involucradas a comprar o vender el activo subyacente en una fecha futura, a un precio acordado previamente. Estos contratos son estandarizados y negociados en mercados organizados.
  • Opciones: las opciones otorgan a su poseedor el derecho, pero no la obligación, de comprar o vender el activo subyacente a un precio predeterminado en o antes de una fecha específica. Pueden ser de compra (call) o de venta (put).
  • Swaps: los swaps son acuerdos entre dos partes para intercambiar flujos de efectivo en el futuro, basados en ciertas condiciones preestablecidas. Los tipos comunes de swaps incluyen los de tasas de interés y los de divisas.

Tokenización blockchain y el futuro de los derivados financieros

La llegada de la tokenización y la regulación blockchain puede cambiar por completo el sector de los derivados. Todo ello gracias a que la tokenización blockchain puede potenciar significativamente los derivados financieros al mejorar la transparencia, la eficiencia y la liquidez en el mercado.

Los países que están tokenizando el mundo con blockchain

Recordemos que en blockchain ya existen diversos protocolos DeFi dedicados al sector de los derivados. En DeFiLlama podemos ver claramente la evolución de este sector, que ha logrado alcanzar ya los 1,9 mil millones de dólares. Esto sin contar el mercado de sintéticos (activos que replican el comportamiento de otros activos) que también clasifican como derivados y qué sumaría unos mil millones adicionales al sector.

DeFiLlama nos muestra el mercado de derivados existente en DeFi (sin sintéticos) - ObservatorioBlockchain
DeFiLlama muestra el mercado de derivados existente en DeFi (sin sintéticos) – Observatorio Blockchain

ERC-3643 entrando en escena

A esto, se suma un paso importante en el sector cripto: la llegada de los ERC-3643. Este estándar puede hacer que las plataformas DeFi dedicadas a derivados o sintéticos (ej: Synthetix, GMX, Hyperliquid, entre otras) puedan construir sus productos alrededor de este estándar y unir sus propuestas con las puertas que comienzan a abrirse con la llegada de la regulación (MiCA).

Las posibilidades de algo así son enormes. De hecho, algunos protocolos comienzan a moverse en ese sentido. Por ejemplo, Synthetix acaba de anunciar que lanza su nuevo protocolo V3 en la Layer2 de Coinbase, ampliando su alcance en la red Optimism (Base es parte de la red y ecosistema Optimism).

La tokenización regulada de este sector solo traerá grandes beneficios al sector. Especialmente, en cuanto a la transparencia mejorada, la eficiencia operativa y la generación de mercados secundarios que aporten mayor liquidez y confianza a este sector. Puntos que permitirán al sector crecer y demostrar su verdadero potencial, sin temores regulatorios.

Utilidad de los derivados financieros

Los derivados financieros desempeñan un papel crucial en los mercados financieros al proporcionar una serie de utilidades importantes para los participantes: inversores, empresas y entidades financieras.

A continuación, se detallan las principales utilidades de los derivados financieros:

Gestión del riesgo

Una de las utilidades más destacadas de los derivados financieros es su capacidad para gestionar el riesgo. Los derivados permiten a los participantes del mercado protegerse contra movimientos adversos de precios en los activos subyacentes, lo que les proporciona una forma de asegurar sus inversiones o posiciones. Algunos ejemplos concretos de gestión del riesgo con derivados incluyen:

  • Cobertura (Hedging): Los inversores pueden utilizar derivados para protegerse contra el riesgo de pérdida debido a fluctuaciones desfavorables en los precios de los activos subyacentes. Por ejemplo, un productor de materias primas puede utilizar contratos de futuros para asegurar un precio mínimo de venta, protegiéndose así contra caídas en el precio del producto.
  • Gestión de riesgo de tipo de cambio: Las empresas que realizan transacciones internacionales pueden utilizar derivados financieros, como los contratos de futuros de divisas, para protegerse contra la volatilidad de los tipos de cambio y minimizar el riesgo asociado a la fluctuación de las divisas.
  • Protección contra fluctuaciones de tasas de interés: Las entidades financieras y las empresas pueden utilizar derivados para gestionar el riesgo de fluctuaciones en las tasas de interés, lo que les permite fijar costes financieros o ingresos futuros.

Especulación

Además de la gestión del riesgo, los derivados financieros ofrecen la oportunidad de especular sobre la dirección futura de los precios de los activos subyacentes. Gracias a esto, los inversores usan derivados para posicionarse en el mercado y obtener beneficios si sus expectativas sobre la evolución de los precios son correctas. La especulación con derivados puede proporcionar oportunidades de rendimiento significativas, pero también conlleva un mayor grado de riesgo.

Cobertura y arbitraje

Otra utilidad de los derivados financieros es su papel en el arbitraje y la búsqueda de oportunidades de beneficio a partir de las discrepancias de precios entre activos relacionados. De esta manera, los inversores pueden usar derivados para aprovechar las diferencias de precios entre mercados o instrumentos financieros, lo que contribuye a la eficiencia del mercado al reducir las discrepancias de precios.

Estructuración de productos financieros

Los derivados financieros también se utilizan para la creación de productos financieros estructurados que satisfacen necesidades específicas de inversión o gestión del riesgo. Por ejemplo, se pueden diseñar productos que ofrezcan exposición a un activo subyacente con un perfil de riesgo específico, lo que permite a los inversores adaptar sus carteras a sus objetivos individuales.

En resumen, los derivados financieros son instrumentos fundamentales en los mercados globales, utilizados para gestionar el riesgo y especular sobre los precios de los activos subyacentes.

José Maldonado
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola   
Privacidad