La crisis de las criptomonedas frena en seco la alfabetización cripto


La crisis de las criptomonedas ha frenado en seco la alfabetización cripto. La vieja pedagogía decía que la “letra con la sangre entra”. En el mundo financiero, la sangre de las cosas es su precio. Desde luego, en esta semana hemos visto cómo sangraban la mayor parte de las criptomonedas. Prácticamente todas han perdido valor. El consuelo -pequeño y, en todo caso, incomparable- es que la caída de los precios también ha afectado al papel de las Bolsas.

Algunas criptomonedas directamente se han desangrado, como LUNA, la criptomoneda vinculada a la stablecoin algorítmica UST, que, a su vez, se creía en paridad con el dólar… Hasta que la perdió. Una propuesta que se había convertido en modélica, a pesar de su complejidad. Tal vez, debido a su complejidad, pues, a diferencia de otras stablecoin la paridad con el dólar no se generaba a partir de la disponibilidad de un gran cajón con los dólares correspondientes para respaldar la moneda. Su Whitepaper estaba bien construido, generando signos de viabilidad. La vida de UST/LUNA estuvo rodeada de éxito. Tan sólida parecía, que otros proyectos se erigieron sobre su sofisticada tecnología.

La alfabetización de las criptomonedas

Todo el mundo parecía entender de qué se trataba, en una especie de aprendizaje de la oportunidad. Era el momento. Pero, al primer soplo financiero adverso, todo su valor se borró del mapa. Todavía queda por explicar con detalle lo ocurrido. En concreto, cuáles fueron los movimientos que llevaron a este desastre. Por ahora, las especulaciones se imponen a las explicaciones, con lo que ello proyecta de imagen de opacidad sobre todo el mundo de las criptomonedas y la idea de que no se puede aprender, lo que no acaba de enseñarse.

Tokenización de bienes y la necesaria criptoculturización de las clases medias

Sobre todo, cuando tras las especulaciones se encuentran manos oscuras de fondos, como Blackrock, que han obtenido multimillonarias ganancias con las operaciones con esta criptomoneda. ¿Para qué aprender y meterse en el mundo de las criptomonedas si, al final y como ocurre con otros valores, todo depende de las decisiones de grandes actores, como el mencionado fondo? ¿Para qué sirve la cacareada descentralización, se preguntan los pequeños inversores particulares que perdieron su dinero con Terra, los proyectos apoyados en ella o con la bajada de precio de las otras criptomonedas que se vieron arrastradas por la tormenta?

La invasión rusa y el papel de las criptomonedas al servicio de los estados

Un dura lección

Para algunos, los inversores privados que han perdido sus ahorros en esta sangría, la lección es muy dura. Tanto que, más que serles de utilidad, los expulsará de la relación con las criptomonedas. Tal vez sea un aprendizaje para los inversores profesionales o institucionales. También duro. Pero, como se suele decir, son gajes del oficio. Por si fuera poco, se utiliza a los primeros como cabeza de turco para lanzar, ahora, los principios morales que acompañan toda alfabetización. En el caso de la alfabetización de las criptomonedas, el principio es: no inviertas en criptomonedas el dinero que necesitas para vivir. Por lo tanto, no pidas créditos para invertir en criptomoneda, ni pongas el dinero que la hipoteca de tu casa exige, ni tus necesidades básicas durante, al menos, un año.

Las criptomonedas legitiman a Gucci como marca de lujo rupturista

La semana que acaba ha sido un mazazo para la alfabetización cripto. Pero en el proceso de expansión de las criptomonedas en la sociedad, lejos de llamarse al prudente aprendizaje práctico y moral, se llama al enriquecimiento por la vía rápida. Lejos de la ética de la disciplina y la moderación. Es más, lejos de esa ética protestante que, según la concepción de Weber, es la madre del espíritu capitalista. Prevalece el mensaje: para qué trabajar, si las criptomonedas pueden trabajar por ti.

Se necesita tiempo para la alfabetización

Ahora, a toro pasado, es cuando se llama a la prudencia, al requerimiento de informarse antes de invertir. Ahora, cuando del desplome de LUNA no quedan ni las cenizas, los exchanges y los operadores para el trading incluyen mensajes sobre su extrema volatilidad. El lunes, día 9 de mayo, LUNA tenía un precio por encima de los 66 dólares. Hoy, prácticamente cero. Su precio no llega a un centavo. Hace poco más de un mes, a principios de abril, más de 120 dólares.

Las criptomonedas como palanca para la globalización económica 

Hace medio año, en noviembre pasado, bitcoin rozaba un precio de sesenta y siete mil dólares. Hoy, apenas sobrepasa los veintisiete mil. En el mismo período, Ethereum ha pasado de 4.812 USD a poco más de dos mil. Las pérdidas han sido importantes. Muy importantes para los que necesitaban el dinero invertido para vivir. Para los que compraron criptomonedas, como bitcoin o Ethereum hace mucho tiempo, bien saben que su precio actual, a pesar de las bajadas, está muy por encima de cuando las adquirieron. Y es que la función tiempo es básica en la alfabetización. Se necesita tiempo para la alfabetización en cualquier campo y, a la vez, el tiempo es una de las dimensiones a gestionar.

La industria de las criptomonedas no se detiene, pese al caos regulatorio de los países

La alfabetización cripto va más lenta de lo que los operadores que lideran esta industria esperaban. Ahora bien, teniendo en cuenta que bitcoin surgió hace menos de tres lustros y que es sumamente complicado seguir el ritmo de su acelerada evolución, podría decirse que las criptomonedas hoy ocupan un lugar relevante en la agenda pública. Sobre su uso, hay informes, como los de Chainalysis, que destacan el constante crecimiento del mismo, especialmente en países con economías muy débiles, con elevada inflación.

La fiesta de la riqueza

En todo caso, se trata de una alfabetización que camina a saltos, al ritmo de las noticias sobre la cotización de las principales criptomonedas. Cuando la flecha de sus precios apunta a los cielos, la demanda de alfabetización se intensifica. Se quiere saber de qué va y, sobre todo, qué hay que hacer para participar de la fiesta de la riqueza. Se trata, entonces, de una alfabetización muy acelerada, como de cursillito de mínimos y en píldoras.

El Tesoro de Reino Unido lanzará un NFT y regulará las stablecoins como medio de pago

Cuando, como en la semana pasada, el precio de las criptomonedas cae, incluso se hunde, la alfabetización se frena en seco. Los que se sentían interesados sobre el asunto, se apartan. Huyen y les queda el acontecimiento en la memoria. Los que habían invertido un poco de dinero, de ese que no necesitaban para vivir, salen despavoridos de la experiencia. Para ellos, ya ha sido bastante. No quieren saber más y se muestran como ejemplo de un error, como si hubieran cometido un pecado, avisando a los demás. Esta semana traerá consecuencias sobre la extensión del uso de las criptomonedas y su alfabetización por una temporada.

Coinhouse avanza hacia la democratización de las criptomonedas

La guerra Rusia-Ucrania acelera la regulación de las criptomonedas en EEUU y Europa

¿Qué significa la alfabetización cripto? Tras la alfabetización literaria, vino la alfabetización digital y, ahora, la alfabetización cripto. La primera es la más avanzada; pero llevó siglos conseguir los niveles a los que ahora se está. Aún así, no basta con el “saber leer y escribir”, pues, como señala el término analfabetismo funcional, hace falta comprender. La alfabetización digital tiene múltiples niveles. La gran mayoría apenas sabemos lo que nos han querido enseñar las grandes operadoras para fijar su dominio. La alfabetización cripto surge, en parte, para salir de ese dominio de los monopolios de la digitalización. En cierta forma, la alfabetización puede entenderse como una profundización alternativa en la alfabetización digital. Pero lecciones, como la de esta semana que termina, frenan su nacimiento.

También puedes seguirnos en nuestros canales de Telegram Twitter

Por Javier Callejo

Catedrático de Sociología en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Licenciaturas en Periodismo y Derecho

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola    Ver
Privacidad