tokenización

La posibilidad de tokenización de un proyecto, una empresa o un bien tiene consecuencias que aún están por ver. En especial, de cara al gran público, cuando hablamos de bienes tangibles, que ya están “ahí”, a la vista. Existen grandes esperanzas de que este se uno de los puentes preferentes para la criptoculturización de la sociedad.

Hace poco más de un año, Rana Foroohar publicó en el Financial Times uno de los artículos más leídos en la reciente historia del prestigioso diario financiero británico: “The age of wealth accumulation is over”. Su propuesta era clara: el capitalismo pasaba de un ciclo acumulativo de riqueza a un ciclo distributivo. Si se atienden signos como la llamada general a la subida de impuestos y la persecución simbólica que experimenta la propiedad en buena parte del mundo, incluyendo España, parece que el tiempo está dando la razón a la comentarista.

Se trata de un cambio de ciclo al que son especialmente sensibles las clases medias de los países llamados desarrollados. Sus expectativas de movilidad social, se reducen. Pero, sobre todo, su vinculación con la propiedad ahora amenazada es fuerte, ya se trate de bienes inmuebles, de dinero o de bienes intangibles.

Empleos tocados por el futuro tecnológico

Un cambio de ciclo que parece acelerado por, al menos, tres aspectos. Por un lado, el hecho de que La Gran Recesión de 2008 tocó muy de lleno a estas clases medias, a diferencia de crisis anteriores. En segundo lugar, el futuro tecnológico señala directamente empleos que están considerados de clase media. La inteligencia artificial o la robótica se instalan en tareas que, hasta ahora, eran de gestión personalizada y donde la actividad cerebral se imponía a la motora, llevadas a cabo por miembros de la clase media, con la formación adecuada. Por último, la irrupción de la Covid-19.

¿Cómo tienden a reaccionar estas clases medias que se sienten amenazadas? En las prácticas económicas, principalmente con el ahorro, que condensa tanto cierta protección, ante las incertidumbres del futuro, como los grandes problemas de decisión sobre qué hacer con el dinero en estos tiempos. Cuando la propiedad está amenazada, lo lógico es buscar destinos de mayor liquidez y disponibilidad. Ello hace que aumente el ahorro.

Apple, dos billones de dólares

Hay ahorro, incluso en momentos de crisis pandémica. Hay que tener en cuenta que el parón económico derivado de la Covid-19 afecta principalmente a los trabajadores manuales. Buena parte de las clases medias, más formadas, pueden superar los obstáculos a la movilidad con teletrabajo. Otra cuestión es que la propia percepción del aumento de capas de excluidos repercuta en un aumento de los temores generales de la misma clase media. Se tiene dinero, pero no se quiere que sea visto.

También te puede interesar: La tokenización que permite blockchain transformará el mundo

Un indicativo de la existencia de este ahorro es la subida de las bolsas, a pesar de estar ante caídas de la economía bastante superiores a las de 2008. Hay dinero que solo encuentra canalización adecuada en estos mercados financieros. Esto explica, entre otras cosas, la gigantesca valoración que están adquiriendo algunas corporaciones. El ejemplo más llamativo es el de Apple. Primera empresa cuya capitalización bursátil alcanza los dos billones de dólares.

Puede decirse que esta salida del ahorro hacia los mercados bursátiles es una salida de compromiso. Es como dejarlo en un lugar protegido, resguardado. Esta actitud parece imponerse a la de ver en la bolsa un espacio de rentabilidad.

Microfragmentación de la propiedad

En este contexto, la fragmentación –incluso microfragmentación- de la propiedad facilitada por la tokenización de bienes es una oportunidad. Tiene muchas de las características que esta clase media está buscando: aumentar de forma sólida el patrimonio, pero con poca visibilidad externa. Esto, tanto desde el punto de vista social, como fiscal.

Claro está, para ello, se hace necesario un mayor acercamiento de las clases medias a la cultura cripto. Superar la barrera de temores generales y específicos, con respecto a este tipo de activos. Este es el gran reto –y oportunidad- actual de muchos proyectos vinculados a la microfragmentación de bienes: mostrarse dignos de confianza y, sobre todo, trasladar la seguridad de las prácticas en estos mercados. Ello exigirá un esfuerzo de universalizar y hacer más practicable la propia cultura cripto, lo que conllevará una criptoculturización de las clases medias. De ahí que la conexión entre tokenización y bienes se estratégica.

También puedes seguirnos en nuestros canales de Telegram Twitter 

Por Javier Callejo

Catedrático de Sociología en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), especializado en la observación empírica de los comportamientos de consumo y de la recepción mediática. También licenciaturas en Periodismo y Derecho

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • bitcoinBitcoin (BTC) $ 11,700.85
  • ethereumEthereum (ETH) $ 378.78
  • tetherTether (USDT) $ 0.999841
  • rippleXRP (XRP) $ 0.246386
  • bitcoin-cashBitcoin Cash (BCH) $ 249.71
  • binancecoinBinance Coin (BNB) $ 29.99
  • chainlinkChainlink (LINK) $ 10.97
  • cardanoCardano (ADA) $ 0.110231
  • litecoinLitecoin (LTC) $ 48.00
  • eosEOS (EOS) $ 2.58
  • moneroMonero (XMR) $ 127.21
  • stellarStellar (XLM) $ 0.085560
  • tezosTezos (XTZ) $ 2.18
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola    Ver
Privacidad