euro digital stablecoins

La intención de los bancos centrales de poner en marcha monedas digitales se vio impulsada por el lanzamiento de stablecoins privadas por parte de empresas, con Facebook a la cabeza. Ahora, a pocos días del anuncio del Banco Central Europeo de iniciar el camino hacia un euro digital, una de las grandes preguntas es cómo las stablecoins privadas pueden afectar al desarrollo del euro digital.

¿Cuál es la interacción entre CBDCs y stablecoins? Desde el BCE se observa con cierto nerviosismo la evolución de este tipo de monedas digitales y advierten del peligro que podrían acarrear a la estabilidad monetaria y financiera. Obviamente, la regulación puede jugar un papel clave.

En este sentido, conviene destacar que el banco central de China ya ha anunciado medidas para afrontar los riesgos que las stablecoins pueden tener sobre el sistema financiero. Fan Yifei, vicegobernador de esta entidad financiera, ha dicho que monedas estables, como Tether, se están convirtiendo en un potencial riesgo para el sistema financiero. Yifei indicó que las stablecoins de algunas organizaciones comerciales, especialmente las globales, también pueden representar riesgos y desafíos para el sistema de pagos y liquidación.

Euro digital y stablecoins

Joan Tugores, catedrático de Economía en la Universidad de Barcelona, ha indicado a Observatorio Blockchain que, aunque el problema que se plantea parece novedoso – y ciertamente desde muchos puntos de vista lo es-, hay algunas dimensiones que no son inéditas. De hecho, el problema de la convivencia de diferentes tipos de emisores ha estado presente en otras fases de transición a nuevos formatos.

CBDC: el dinero digital de los Estados que trajo la criptomoneda de Facebook

Tugores precisa que «hasta la aparición de las criptomonedas privadas desafiando a las monedas tradicionales vinculadas a los poderes públicos parecía que éstas habían sido la regla. Pero históricamente no es del todo cierto. Los monopolios de emisión por parte de bancos centrales surgieron no hace tanto. Y ahora son las desafiadas autoridades monetarias las que, ante el ascenso de las criptomonedas, no quieren dejar el monopolio de la modernidad a iniciativas privadas y están reaccionando con las famosas CBDC, con iniciativas ya en marcha de forma exponencialmente acelerada».

Inestabilidades

El catedrático de la Universidad de Barcelona añade que la historia tiende a demostrar que las fases de convivencia entre diferentes formatos monetarios, defendidas por algunos como forma de sana competencia generadora de beneficios, a menudo derivan en inestabilidades. Tugores indica que la prevención de estas inestabilidades constituye uno de los principales retos para mantener lo que debería ser una prioridad esencial: el papel como bien público de la estabilidad y seguridad monetarias.

El propio BCE reconoce que son los gigantes tecnológicos globales los que están marcando el ritmo del cambio en la provisión de servicios financieros de varias maneras. En primer lugar, estas grandes tecnológicas buscan eludir las redes de distribución tradicionales. Buscan el control a través de las redes sociales, los mercados en línea y las tecnologías móviles. Es decir, están promoviendo la adopción rápida y a gran escala de los servicios financieros que ofrecen a través de estos medios, tanto a nivel nacional como transfronterizo.

Coinbase lanza cuenta en USDC con 4% de interés anual para competir con bancos

Las grandes tecnológicas y los consumidores

Además, las grandes tecnológicas también buscan expandir el alcance y mejorar la calidad de la intermediación financiera a través del procesamiento a gran escala de datos de los consumidores. Unos datos que obtienen  gracias a sus actividades principales. Este hecho, según el BCE, podría ayudarles a reducir la asimetría de la información, un aspecto clave en la intermediación financiera. El uso indebido de la información personal podría desplazar a los intermediarios tradicionales y reducir la competencia en los mercados financieros, limitando las opciones de los consumidores. Las tecnológicas, con sus stablecoins, lo podrían saber casi todo del usuario.

Competencia entre las stablecoins y el euro digital

Victor Garcia Font, profesor de Blockchain y Criptomonedas en la UOC, señala que ahora mismo gracias a las criptocarteras los usuarios no necesitan instituciones centralizadas que guarden el dinero. Igualmente, existen exchanges como Coinbase que recientemente han lanzado un programa de ahorros en monedas estables cuyos beneficios superan ampliamente los ofertados por las cuentas de ahorros de los bancos tradicionales. El rendimiento anual que ofrece Coinbase es del 4%, mientras que el promedio de una cuenta de ahorro tradicional es del 0,07%. Estos rendimientos tan altos, según García, son posibles porque estas plataformas utilizan ese dinero para hacer staking u ofrecer préstamos con intereses más altos. El profesor de la UOC lanza la duda de si, por ejemplo, un exchange como Binance no podría hacer lo mismo con el euro digital y ofrecer intereses más altos que los bancos.

Japón piensa en una CBDC compatible con otros países para frenar el yuan digital

Stasis Euro

Para Alberto Muñoz Cabanes, profesor de Economía Aplicada y Estadística de la UNED, Vicedecano de estudiantes y experto en criptomonedas,  de momento, la competencia del Euro en forma de stablecoin es marginal. El mayor proyecto es Stasis Euro, con una capitalización por debajo de los 100 millones. Muy lejos de los 62.000 millones de Tether o los 26.000 millones de USD Coin.

No obstante, Gregory Klumov, director ejecutivo y fundador de Stasis Euro, ha señalado que el interés en las monedas estables respaldadas en euros despegó el año pasado. 2020 fue el año en el que más inversores institucionales de finanzas tradicionales ingresaron en el mercado de criptomonedas. «La narrativa anti-dólar del año pasado, después de que Estados Unidos comenzase a gastar dinero como loco, hizo que la atención se centrara en la segunda moneda más grande después del dólar: el euro» dijo Klumov en Coindesk.

Riesgos para el BCE

Muñoz apunta que «si en algún momento la competencia de este dinero privado llegara a ganar cierto peso, tendría importantes riesgos para el BCE, ya que no sería capaz de controlar al 100% su política monetaria. Lo  que podría hacer ineficaces las medidas que pudiera adoptar». En este sentido, es importante destacar las iniciativas de algunas compañías europeas. Como es el caso de Deutsche Telekom, recientemente asociada con la plataforma blockchain Celo para lanzar la stablecoin cEUR, una moneda estable fijada en el euro.

El impacto de las CBDC en los sistemas monetarios y financieros

Desde el BCE advierten que una rápida absorción de las stablecoins por parte de estas grandes tecnológicas, tanto a nivel nacional como a través de las fronteras, podría crear riesgos sistémicos e incluso poner en peligro la soberanía monetaria. Por ejemplo, en Europa, la expansión de las grandes tecnológicas a través de las stablecoins podría hacernos dependientes de tecnologías gobernadas en otros lugares.

El euro digital es un cambio histórico

De hecho, Fabio Panetta, miembro del Comité Ejecutivo del BCE, admite que el lanzamiento del euro digital fue concebido para contrarrestar estas amenazas. «Si la gente quiere pagar digitalmente y no les ofrecemos un medio de pago digital, alguien más lo hará. Además, no se trata solo de pagos. El euro digital es un cambio histórico que no solo cambiará la forma en la que funciona el sistema financiero. Esto cambiará la actitud de los ciudadanos hacia los instrumentos digitales».

Las preguntas clave del euro digital a pocos días de iniciar su camino

Panetta, en una entrevista concedida a Financial Times, enfoca otro de los puntos claves en la competencia entre stablecoins y el euro digital: la regulación. Parte de la base de que todavía no existen las monedas estables. «Para convertirse en monedas estables, una condición necesaria, aunque no suficiente, es que deben ser reguladas y supervisadas». En períodos de tensión financiera, podría haber una expectativa de que el valor de la moneda cambie significativamente y existir el riesgo de que la gente acuda al emisor a retirar su dinero. Este es el mecanismo que conduce a una crisis, afirma Panetta.

¿Son realmente estables las denominadas monedas estables?

En la actualidad, las monedas estables no están supervisadas. No existe un esquema de garantía de depósitos y no existe una provisión de liquidez de emergencia por parte del banco central, debido a que el banco central no puede comprometer dinero público para salvar entidades que no están sujetas a requisitos adecuados. Esto significa que existe una inestabilidad inherente. Por eso siguen siendo monedas inestables, a pesar de la denominación tomada.

Euro digital fuerte y a tiempo para el reinicio de Europa tras el Covid-19

Al igual que Panetta, Eric Rosengren, presidente del Banco de la Reserva Federal de Boston, dijo ante el Foro Oficial de Instituciones Monetarias y Financieras que hay muchas razones para pensar que las monedas estables no son estables. Rosengern se refirió a Tether y señaló que su canasta de activos de reserva se parece mucho a un «fondo principal con mucho riesgo». El presidente del Banco de Boston señaló que una futura crisis financiera podría convertir fácilmente estas monedas en el sector más importante del mercado financiero, a menos que comiencen a regularlas.

Regulación

La propuesta legislativa de la Comisión Europea en el reglamento sobre los mercados de criptoactivos  establece una serie de mecanismos para reducir los riesgos de los consumidores y la estabilidad financiera. El mensaje es que hasta que la regulación no esté vigente, ninguna moneda estable debería comenzar a operar en la zona del euro.

Francia advierte que es urgente que Europa decida sobre emisión de moneda digital

En el apartado regulatorio, durante los últimos meses, las autoridades competentes en la materia de todo el mundo han anunciado medidas defensivas y, en cierta forma, asfixiantes, sobre la circulación de criptomonedas. El caso de China, prohibiendo la minería y cerrando todo tipo de empresas vinculadas con los  criptoactivos, es el principal ejemplo. Pero también los reguladores de Reino Unido, Alemania, Francia o España se han mostrado mucho más severos con las compañías que prestan servicios relacionados con las criptomonedas. En este punto, Javier Callejo, catedrático de Sociología de la UNED, indica la necesidad de establecer un ejercicio de equilibrio entre el impulso a la innovación, contando con la mayor parte de los actores, y la precaución debida por toda autoridad pública.

Stablecoins y euro digital, condenadas a entenderse

Lo que parece claro es que si se desea un ecosistema financiero eficiente, radicado en la competitividad y con la seguridad suficiente para proteger a los usuarios, las stablecoins y el euro digital están condenados a entenderse. Aunque desde el BCE observan con cierto nerviosismo la amenaza de las stablecoins vinculadas a empresas privadas, de momento parece haber sitio para todos. El papel de los reguladores en la relación de todos los actores puede ser clave en el futuro del paradigma monetario europeo.

Imagen de Ryan McGuire en Pixabay

También puedes seguirnos en nuestros canales de Telegram Twitter

Por Guillermo Callejo

Economista. Apasionado de las criptomonedas y sus aplicaciones financieras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • bitcoinBitcoin (BTC) $ 47,361.00
  • ethereumEthereum (ETH) $ 3,236.69
  • cardanoCardano (ADA) $ 2.22
  • tetherTether (USDT) $ 1.00
  • chainlinkChainlink (LINK) $ 25.90
  • litecoinLitecoin (LTC) $ 164.50
  • bitcoin-cashBitcoin Cash (BCH) $ 534.59
  • stellarStellar (XLM) $ 0.294539
  • tezosTezos (XTZ) $ 6.63
  • moneroMonero (XMR) $ 258.38
  • eosEOS (EOS) $ 4.20
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola    Ver
Privacidad