El Estado acelera la tokenización de la sociedad en búsqueda de liquidez
El Estado acelera la tokenización de la sociedad en búsqueda de liquidez

El Estado acelera la tokenización de la sociedad en búsqueda de liquidez

El Estado, tan aparentemente reacio a la tokenización, se está convirtiendo en uno de los aceleradores de la tokenización de la sociedad, debido a su búsqueda de liquidez en el sistema financiero. Desde principios de enero de 2024, se ha multiplicado por seis el valor del mercado de los activos tokenizados del Tesoro Público estadounidense.

TOKENIZACIÓN, EL TREN DE LA ECONOMÍA FINANCIERA

La tokenización es el mecanismo basado en Blockchain por el que muchos bienes de complicada liquidez se hacen más líquidos. Así, hemos hablado aquí de bienes inmobiliarios, obras de arte, relación entre creadores y sus seguidores y un largo etcétera. Ahora la tokenización está entrando en el sistema social destinado a ofrecer liquidez, como es el sistema financiero. Y lo está haciendo con uno de los productos centrales de ese sistema financiero, como son los bonos del Tesoro Público. Productos destinados a generar liquidez para el Estado. Pues bien, la tokenización inyecta liquidez en estos productos destinados, a su vez, a generar esa liquidez del Estado.

Tokenización y Estado

La tokenización del sistema financiero aumenta la liquidez de éste. La liquidez del sistema financiero es su punto clave. Es su criterio de valor. Sigamos con la ecuación. La tokenización aumenta la liquidez del sistema financiero, en una economía en la que este sistema financiero ocupa un lugar hegemónico. Así se ha acuñado un término bastante feo: financiarización de la economía. Con él, se quiere significar que la contribución al PIB, al empleo y los mercados de capitales del sector financiero es creciente, siendo en las economías desarrolladas el principal mecanismo de asignación de recursos. Se trata de unas economías que requieren continuamente liquidez. En las que la liquidez se ha aupado al pódium de los principales valores. Algo que ha terminado configurando una sociedad liquida, como nos recordaba el sociólogo anglopolaco Zygmunt Bauman. La tokenización es un paso más en la configuración de la sociedad líquida.

LA TOKENIZACIÓN ES LA SEGUNDA REVOLUCIÓN DE LA PROPIEDAD

Un contexto macroeconómico de inflación, con oferta de bajos intereses y la constante necesidad del Estado de obtención de recursos, está llevando a que muchos ahorradores se fijen en el Tesoro Público. Se trata de una manera de inversión conservadora, concebida como bastante segura, que, al menos, evita parte de la pérdida del valor del dinero por la inflación.

Mercados secundarios

Es cierto que los mercados vinculados a la deuda pública tienden a ser considerados aburridos, para inversores que carecen de toda ética del riesgo y la inversión, siendo más bien ahorradores que se alejan del riesgo. Pero cuando, como ha ocurrido en Estados Unidos y en otros sitios, el interés anual ofrecido por estos productos alcanza el 5%, dejan de ser tan aburridos. Atraen al inversor no-inversor y a todo tipo de inversores. Un atractivo que abre el potencial de los mercados secundarios, donde la tokenización se ha convertido en una posibilidad con gran potencia.

En un principio, parece paradójico que la tokenización inyecte liquidez en un tipo de productos financieros que ha tendido a ser adquirido por aquellos que seguramente menos liquidez buscan, más allá de tener su dinero seguro. Pero no es paradójico. Es relativamente coherente que la inyección de liquidez, en un sistema que funciona sobre la lógica de la búsqueda de liquidez, se establezca sobre los productos menos líquidos, con más potencial de admitir tal inyección de liquidez.

Eficiencia, transparencia y accesibilidad

Pero el Tesoro Público es algo más que una forma de gestionar la deuda por parte del Estado o un refugio seguro para inversores conservadores. El Tesoro Público es una pieza fundamental en la liquidez del mercado financiero, con un papel vertebral en la estabilidad del sistema financiero. De manera que todo lo que afecte al Tesoro Público termina afectando al conjunto del sistema financiero. Teniendo en cuenta la hegemonía del sistema financiero, termina afectando al conjunto de la sociedad. De hecho, la tokenización, transforma indirectamente en liquidez a una de las partes más sólidas, menos líquidas, de la sociedad, con mayor aversión al riesgo.

ANA BOTÍN: «LA TOKENIZACIÓN DE LAS FINANZAS ESTÁ OCURRIENDO Y SE ACELERARÁ»

Ahora la pregunta es qué puede aportar la tokenización de, por ejemplo, los bonos del Tesoro Público a estos activos en particular y, de rebote y como modelo, al conjunto del sistema financiero. La respuesta, como casi siempre que hablamos de Blockchain, se concentra en tres conceptos: eficiencia, transparencia y accesibilidad.

Tokenización de inversiones públicas

Eficiencia por la reducción de costes asociados a la emisión y distribución tradicional de bonos. Transparencia porque ofrece un registro transparente y seguro de la propiedad de esos activos financieros. Accesibilidad porque los inversores pueden comprar y vender tokens de tales bonos con menos costes e intermediarios, como se ha dicho; a todas horas, estando en oferta y posibilidad de liquidación instantánea en negociaciones abiertas las 24 horas al día, durante los siete días de la semana. Una forma de funcionar que aumenta la liquidez del mercado secundario, donde se inscribe la tokenización. Aumento de liquidez que es, tal como se ha señalado, el punto clave de todo sistema financiero.

La interpretación de este importante y repentino aumento de la tokenización de los productos financieros del Estado puede ir más allá. En el marco de la tokenización de la sociedad, puede pensarse en la tokenización de inversiones públicas, en busca de rendimientos por parte de particulares, mucho más abierta y democrática que la actual forma, y en busca de liquidez por parte del estado inversor.

LA TOKENIZACIÓN COMO NECESIDAD DE LAS ECONOMÍAS DESARROLLADAS

Tokenización del sistema financiero

Póngase el ejemplo de autopistas, puertos o aeropuertos. La cosa puede ir más allá, si pasamos de los rendimientos dinerarios a los rendimientos simbólicos. Piénsese en la tokenización de monumentos públicos, posibilitando que ciudadanos sean propietarios de los mismos. En definitiva, la puerta de la tokenización del Estado puede estar abriéndose. De momento, lo que está abierta es la tokenización del sistema financiero.

Javier Callejo
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola   
Privacidad