Criptoagosto: las criptomonedas ante el fin del verano, la inflación y la recesión


Agosto se termina. Con él, el verano. Para la mayoría, ha sido un mes de descanso. También para las criptomonedas, después del duro criptoinvierno. Eso sí, un descanso especial, tomado como un respiro necesario entre dos momentos intensos, pues el runrún de “lo que se avecina” ha sido constante.

Criptoagosto: elogio del dinero en efectivo

Agosto ha sido un mes que se ha venido anunciando a sí mismo como un breve interludio, como un tiempo de relajación ante un septiembre lleno de oscuros temporales. Las tormentas de estos últimos días parecen ser los heraldos de lo que viene, si hacemos caso a los predictores. El problema de los agoreros en economía es que, en función de su relevancia, hacen predicciones autocumplidas. Es decir, si dicen que algo va a bajar de precio, por ejemplo, todos venden y, claro está, acaba bajando de precio. Algunos, pocos, esperarán esa caída de precio para recomprar o comprar.

La crisis de las criptomonedas frena en seco la alfabetización cripto

Criptomonedas e inflación

En buena parte debido a los malos vaticinios, prácticamente ya todos los mercados están a la baja: los bursátiles, los de materias primas, los de metales preciosos. Incluso los mercados inmobiliarios, azuzados por la posibilidad de un aumento del coste de las hipotecas. También las criptomonedas están a la baja, tras el leve alivio de los días centrales de agosto.

Industria de la protección, crisis de las criptomonedas y crisis de un modelo de Estado

Se anuncia recesión en medio de un fuerte proceso inflacionario. Algo que puede afectar al precio de las criptomonedas. Si nos fijamos en lo que pasó hace un año, bitcoin frenó su recuperación tras el batacazo que sufrió en agosto. Por su parte, ethereum también experimentó un ligero descenso durante el mes de septiembre, del que se recuperó holgadamente en los dos meses siguientes.

Criptoagosto: el estado de las criptomonedas y las criptomonedas del Estado

Transformaciones estructurales

Hay expertos que trazan teorías sobre la estacionalidad de las inversiones. Como si las inversiones se vieran movidas como la ocupación turística, la densidad de tráfico en las carreteras o las fiestas dentro del año. Como si ni siquiera la inversión se hubiera podido desvincular de los ciclos agrarios. Pero, además, lo que se anuncia para septiembre se hace desde la retórica de lo estructural, de grandes cambios. Al menos, nos están anunciando grandes sufrimientos y, con respecto a la energía, la UE habla de eso, de transformaciones estructurales.

Criptoagosto: el enfrentamiento entre Estado y criptomonedas está en la privacidad

La cuestión es que, por un lado, ninguno de los habituales destinos de la inversión parece pasar por su mejor momento. Por otro lado, los depósitos de ahorro y, por lo tanto, de capital disponible no hacen sino crecer, amenazados con perder valor debido a la inflación. ¿Dónde irá ese dinero? ¿Se perderá, como si se quemase? ¿Aparecerán las criptomonedas como refugio de inversión o seguirán una senda descendente? La antropología social nos ha enseñado que la práctica del gran derroche no nos es ajena.

También puedes seguirnos en nuestros canales de Telegram Twitter

Por Javier Callejo

Catedrático de Sociología en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Licenciaturas en Periodismo y Derecho

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola    Ver
Privacidad