Con su criptomoneda, China podrá controlar las economías emergentes

Actualidad

Written by:

China podrá controlar las economías emergentes con su criptomoneda si los viejos marcos de los reguladores occidentales no hacen nada para impedirlo.

El país asiático prevé lanzar en breve su propia criptomoneda vinculada al renminbi de la nación, lo que la convertiría en una de las pocas criptomonedas estables del mundo desarrolladas por un Estado. El objetivo de China es sustituir el renminbi por su criptomoneda.

Este hecho convertiría China en el primer país del mundo en lanzar una criptomoneda. Con las implicaciones que ello conlleva en una nación que supera los mil millones de habitantes.

Este sería el panorama al que se estarían enfrentando las naciones occidentales si son incapaces de seguir el ritmo del gigante asiático. En especial, Estado Unidos, cuya política regulatoria no deja espacio para que proyectos capaces de hacer frente al gigante asiático, como la Libra de Facebook, despeguen finalmente.

Marco regulatorio necesario

Recordemos que este año ha sido especialmente activo en iniciativas encaminadas a obtener un marco regulatorio para las criptomonedas. Sin embargo, ninguna iniciativa ha llegado todavía a buen termino. De hecho, en julio fue presentado un borrador de ley para que fuera discutido en el Senado estadounidense.

Dicho borrador pretende “prohibir que las grandes empresas de servicios públicos sean una institución financiera o estén afiliadas a una persona que sea una institución financiera”.  Una ley de este tipo dificultaría la adopción masiva de las criptomonedas.

Incluso, imposibilitaría proyectos como el de Libra o Telegram Open Network. De ser aprobado, se crearía un peligroso precedente que otras naciones pueden tomar como ejemplo.

La SEC ha depositado su atención en varios proyectos de criptomonedas y stablecoins poniendo en peligro la salud de varias empresas. Quizás el mejor ejemplo de esto es lo ocurrido con Libra de Facebook. Bastó con que la SEC comenzará a observar el proyecto para que rápidamente ordenará junto al Senado estadounidense la paralización del proyecto.

Libra, una stablecoin con paridad al dólar

Una de las razones esgrimidas para ello era que Libra, una stablecoin con paridad al dólar, debía regirse por las leyes financieras actuales. Todo ello, pese a que las leyes actuales no están preparadas para el manejo de las criptomonedas y el nuevo y revolucionario mundo que estas ofrecen.

Ahora la SEC ha puesto su mirada en Telegram y su proyecto Telegram Open Network (TON). Recientemente, este organismo ha pedido a Telegram que paralice su proyecto de criptomoneda. El argumento esgrimido es que “no ha respetado la ley con respecto a la emisión de su ICO privada”.

La SEC considera que los tokens GRAM son valores que no fueron registrados. El comunicado de prensa difundido por la SEC destaca que Telegram faltó con conocimiento de causa a las leyes federales estadounidenses.

Steven Peikin, codirector de la División de Cumplimiento de la SEC, comentó sobre el asunto que habían repetido en varias ocasiones que los emisores no pueden evitar las leyes federales de valores simplemente etiquetando su producto como una criptomoneda o un token digital.

Según Peikin, Telegram pretende obtener los beneficios de una oferta pública sin cumplir con las responsabilidades de divulgación establecidas desde hace tiempo y diseñadas para proteger al público inversionista.

Un marco regulatorio arcaico y anacrónico

Sin embargo, el entramado regulatorio de la SEC cuya principal ley data de 1933, no parece sostenerse mucho en este ultimo caso. De hecho, las acciones de la SEC son vistas con cierto recelo.

En el caso de Telegram, en 2018 la compañía presentó un Formulario D para poder realizar la venta de sus tokens GRAM sin necesidad de registrarlo. Esto es parte de las regulaciones de la SEC y es especialmente importante por dos exenciones que habilitan a Telegram a realizar la venta de forma legal.

Dichas exenciones son la 506 (b), que evita que la compañía generalmente anuncie el valor. Tan solo requiere que el valor  se venda a inversores acreditados y hasta 35 inversores no acreditados que la SEC considera “sofisticados”.

Inversores no acreditados

De esta manera, cada comprador que no sea un inversor acreditado, ya sea solo o con los representantes del comprador, tiene tal conocimiento y experiencia en asuntos financieros y comerciales, que es capaz de evaluar los méritos y riesgos de la posible inversión.

La otra exención, es la 506 (c).  Esta exención indica que el valor califica para la exención solo si se vende exclusivamente a inversores acreditados. Pero a la compañía se le permite anunciar y solicitar la oferta de valor.

También te puede interesar: Esperando a GRAM, el dinero de Telegram que nos meterá de lleno en la criptoeconomía

La venta de token de Telegram fue presentada bajo la exención 506 (c).  Pese a ello la reacción y la demada de la SEC paraliza un proyecto que aún ajustado a legalidad y haciendo uso de exenciones bien definidas, queda en una especie de limbo.

Lo que provoca nerviosismo entre los inversionistas. Este es tan solo un ejemplo de lo desajustada y poco realista que se muestran las regulaciones actuales con respecto al nuevo mundo que representan las criptomonedas y las stablecoins.

De hecho, la misma crítica ha recibido la SEC por parte del Senado, que le ha pedido la creación de una guía sobre criptomonedas y claridad sobre su regulación.

En el texto, los legisladores estadounidense piden a la SEC y a sus representantes que aclararen los criterios utilizados para determinar cuándo las ofertas y ventas de tokens digitales deben considerarse adecuadamente “contratos de inversión” y, por lo tanto, ofertas de valores.

Las criptomonedas, riesgo u oportunidad

El poder de la SEC en el sistema económico mundial es incuestionable. Los Estados Unidos, en su papel de mayor economía del mundo, tienen una poderosa presencia en todo el globo. De hecho, la mayoría de las empresas relacionadas con servicios blockchain se encuentran establecidas en la nación norteamericana.

Como consecuencia, el hecho de que el principal regulador financiero no tenga claro cómo regular sus actividades representa una amenaza para dichas empresas.

Pero si a ello sumamos, que en un reciente documento, los países del G7 consideran “una amenaza para la estabilidad financiera mundial”  las stablecoins, el panorama aún es más desalentador.

Ciertamente, la necesidad de regular los espacios criptográficos abriría las puertas para una mayor estabilidad y cobertura mundial de los actuales y nuevos proyectos. También habría unas reglas de juego mucho más claras para todos los actores del ecosistema.

En cualquier caso, si los países occidentales no hacen nada para remediarlo, está claro que China con su  criptomoneda podría hacerse fuerte en las economías emergentes.

Síguenos en nuestro canal de Telegram y Twitter 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *