Los juegos blockchain están como Netflix antes del ancho de banda
Los juegos blockchain están como Netflix antes del ancho de banda

Los juegos blockchain están como Netflix antes del ancho de banda

Colleen Sullivan, responsable del departamento cripto del fondo de inversión Brevan Howard y una de las personas que dirigió hace un año la ronda de inversión de $40 millones para Horizon Blockchain Games, resaltó hace unos días las actuales limitaciones técnicas de las blockchain públicas para satisfacer las demandas de los grandes juegos-games. Especialmente de esos juegos que concitan en un mismo instante a millares de usuarios. Esos juegos que, como ocurre con los países de buena salud financiera, están en la categoría AAA del ranking. Lo hizo en un panel de la Mainnet Conference de Nueva York. Sullivan situó la relación entre blockchain y games en un camino que apenas acaba de empezar. 

¿Qué son los NFT? 5 casos de uso más allá del arte

Puede decirse que la convergencia entre blockchain y games es el resultado de una especie de amor a primera vista. Rápidamente los productores y diseñadores de games vieron la gran oportunidad que suponía la adopción de blockchain. Al fin y al cabo, se trata de introducir transacciones de valor en el proceso del juego, en las adquisiciones -con registro de propiedad-de elementos del juego o de consumibles, como los skins; así como la introducción de recompensas por los logros que se conseguían en el desarrollo del juego.

Juegos blockchain

Se trata de una especie de como anillo al dedo. Como si los games hubieran estado esperando a blockchain. Así, especialmente durante 2021 y cuando estábamos bajo la sombra de la pandemia, la mayor parte de ellos se lanzaron a blockchain. Prácticamente todos los diseños de proyectos de grandes y medianos juegos empezaron a integrar la posibilidades de transacciones, con la tecnología blockchain como base.

Walmart nos prepara para comprar el pan en videojuegos

Por otro lado, blockchain ve en los juegos una especie de gran escenario en el que toman cuerpo digital buena parte de sus aportaciones técnicas, desde las criptomonedas a los NFTs. De hecho, estos últimos, parecen haberse dado cuenta que su idioma dominante es el del juego, más que el del arte. Es más, para hablar como arte requieren, una vez pasadas las grandes inversiones especuladoras en NFTs, hacerlo con el lenguaje del juego.

Juego y NFTs

La relación entre arte y juego data de muy antiguo. Arte y juego han estado histórica y antropológicamente unidos. Es más, la experiencia estética, objeto de múltiples discusiones filosóficas a lo largo del tiempo, ha estado reivindicada desde su fusión con el juego. El propio Nietzsche, en El nacimiento de la tragedia, sitúa el gozoso y juguetón espíritu dionisíaco -dejando a un lado el formal y racional espíritu apolíneo- en los orígenes de la tragedia ática.

El metaverso construido en blockchain no está muerto

Muchas marcas se han dado cuenta de que, para el desarrollo de sus NFTs, la mejor estrategia es la del juego. De hecho, es más fácil entender el éxito de algunas colecciones de NFTs, como la de los Bored Ape, desde la lógica del juego, que desde la experiencia estética. Pueden llegar a ser graciosos; pero ¿arte?. En todo caso, el conjunto del arte digital, el arte intangible, tiene un amplio recorrido en su integración de Dioniso, de ese espíritu dionisiaco. Pero eso es otra historia.

Ancho de banda de internet

En todo caso, el matrimonio entre blockchain y games parece sólido. Sobre todo, si se mira su momento actual como una fase inicial, con un muy amplio margen de desarrollo. Es ahí donde se enmarca la intervención neoyorkina de Sullivan. Apuntó el problema: la mayor parte de las blockchain públicas apenas pueden soportar más de 2.000 transacciones por segundo, generadas por los usuarios. Esto puede ser suficiente para buena parte de los games. Pero no para los grandes games. Esa cantidad apenas supone una fracción de los gamers que pueden estar usando el juego simultáneamente.

El esperado videojuego español de ciencia ficción Outer Ring ya está disponible

Hecha la advertencia sobre el estado de la cuestión, Sullivan se mostró optimista con el futuro. Subrayó que se trata de una fase parecida a la que se experimentó con el ancho de banda de internet. En 1995, siguiendo sus palabras, apenas había posibilidades técnicas para el seguimiento de Netflix. Pero, cuando el siglo XXI sólo había dado unos pequeños pasos, ya era posible que cientos de miles de usuarios en todo el mundo estuvieran disfrutando del mismo producto simultáneamente. Sobre la relación de los games y blockchain, concluyó: “I have no doubt we’ll get there”.

También puedes seguirnos en nuestros canales de Telegram X

Javier Callejo
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola    Ver
Privacidad