Qué son las SocialFi

Las SocialFi son redes sociales descentralizadas fruto de la fusión de tecnología blockchain, Web3, DeFi y NFT, que permiten monetizar y dar valor a nuestras interacciones sociales. Toman su nombre de las finanzas descentralizadas (DeFi) y la unión de todas las tecnologías que las conforman nos coloca frente al nacimiento de un nuevo sector en la industria cripto: el de las redes sociales descentralizadas. Un sector que se verá impulsado por los metaversos descentralizados construidos en blockchain. El motivo no es otro que la economía cripto es como un gran rompecabezas donde todas la piezas encajan, gracias a que la tecnología subyacente es la misma: blolckchain. Redes como Steemit, Hive, DTube o PeakD, son algunos ejemplos de redes sociales descentralizadas.

¿Qué son las SocialFi?

Los NFT como puente de los consumidores hacia la Web3

Podría decirse que las SocialFi permiten que los amigos se conecten y aprendan más sobre el espacio cripto. Los usuarios de las SocialFi pueden desbloquear una nueva forma de interactuar con la comunidad. Pueden hacerlo con los nuevos proyectos blockchain que están explorando los metaversos creados al combinar redes sociales y finanzas. SocialFi facilita a los recién llegados la oportunidad de ingresar en un espacio que de otro modo sería intimidante, al poder hacerlo a través de una comunidad que aboga proyectos relacionados con blockchain.

Las redes sociales son utilizadas por miles de millones de personas en todo el mundo para comunicarse, informarse y mucho más, lo que las convierte en herramientas muy poderosas. Como cualquier otra herramienta, pueden tener una utilidad enorme o convertirse en el epicentro de grandes problemas, como sucede con las fake news. Pero el problema más grave es que las empresas que están detrás de ellas lo controlan todo.

Qué es la Web 3 y cómo Blockchain está devolviendo la propiedad de internet a sus usuarios

TikTok recopila datos biométricos de nuestro rostro y voz

Solo hay que recordar los problemas de Facebook con la privacidad y el escándalo de Cambridge Analytica. De hecho, cuando la Unión Europea ha dicho a Facebook que tienen que respetar la GPDR (Reglamento General de Protección de Datos Europeo), Meta ha amenazado con cerrar los servicios de Facebook, WhatsApp e Instagram en Europa. Ante tal amenaza, Francia y Alemania han dicho a Meta que se puede vivir sin Facebook. El caso de TikTok respecto a la privacidad no es menos preocupante. Esta red social, por ejemplo, es capaz de recopilar los datos biométricos de nuestro rostro y nuestra voz para usos nada claros, por parte de la empresa y sus socios. A esto hay que sumar los datos recogidos de la SIM, uso de la red, dispositivo usado, direcciones o datos de GPS. TikTok controla hasta la dinámica de escritura. Es decir, las pulsaciones de todo lo que escribimos. Como es lógico, en este contexto de vigilancia absoluta, las redes sociales denominadas SocialFi cobran especial relevancia.

¿Por qué Jack Dorsey y Elon Musk niegan la existencia de Web3?

Los principales proyectos SocialFi que existen en la actualidad se han desarrollado mayormente sobre redes de primera y segunda generación (redes PoW, como Ethereum. O PoS, como el caso de EOS o Steem). Debido a ello hay limitaciones de velocidad y escalabilidad, pero la solución comienza a vislumbrarse en el horizonte. Solana, por ejemplo, tiene uno de los mayores ecosistemas de dApps construidas para el SocialFi.

Artrade, plataforma SocialFi

Un buen ejemplo es Artrade, una plataforma SocialFi que une las experiencias de redes sociales con el mundo de los NFT y el arte. Alexis Ohanian, cofundador de la red social Reddit, es una de las principales fuentes de financiación de Artrade. Ohanian ha destinado 100 millones de dólares al desarrollo de estas y otras plataforma, para que las startups puedan aprovechar el poder de Solana.

El objetivo de Artrade es convertirse en una red social interconectable con las redes sociales de la Web2, como Twitter o Instagram, y permitir a los usuarios la creación y compraventa de NFTs en la red Solana. Todas estas interacciones permitirán la construcción de lazos sociales (seguidores, chats y demás) entre quienes utilizan Artrade.

En solo tres meses, la dApp de Artrade ha conseguido atrapar más de 10.000 usuarios. A medida que Solana se convierte en un hub de desarrollo cada vez más relevante en el mundo de los NFT y los metaversos, los números de Artrade siguen creciendo. El motivo no es otro que todo lo que la dApp puede ofrecer.

Redes sociales y Web3

Artrade es solo una de las muchas aplicaciones centradas en vincular las viejas redes sociales con los instrumentos financieros de la Web3. De hecho, redes como Solana y Binance Smart Chain están transformándose en el hogar de aplicaciones de este tipo. Lo cierto es que el sector de las SocialFi está empezando a experimentar un enorme crecimiento. Otro ejemplo es Dust, una aplicación de mensajería e interacción social que ofrece a sus usuarios mensajería instantánea impulsada por tecnología blockchain, con seguridad peer-to-peer y respetando la privacidad en todo momento.

Las predicciones de los semidioses del sistema Blockchain para 2022

Dust, mensajería social segura sobre blockchain

El principal motivo que ha impulsado el nacimiento de las SocialFi es la enorme centralización que padecen las redes sociales. Una realidad  que pone en peligro nuestra privacidad en todo momento. Pero no solo las redes blockchain presentan soluciones únicas a este problema. Las redes federadas también nos ofrecen un mayor control sobre nuestra privacidad y nuestros datos. En las redes sociales de la Web2, que son las que utilizan la mayoría de las personas en la actualidad, todo está controlado por una compañía.

Redes sociales federadas

Las redes sociales federadas están formadas por clientes que se comunican usando un protocolo a distintos hubs. Estos hubs luego pueden conectarse con otros y formar así redes más grandes. Cada hub, en realidad, son servidores que pueden ser instalados por uno mismo o por terceros, lo que permite una mayor libertad y control sobre los datos. Redes como StatusNet (GNUSocial), Diaspora, Mastodon, PeerTube o PixelFed son solo algunos ejemplos de este tipo de redes sociales federadas.

Las marcas están construyendo al metaconsumidor del metaverso

Las redes sociales que utilizan tecnología blockchain siguen un esquema de funcionamiento totalmente descentralizado. En ellas,  el acceso a nuestros datos está bajo nuestro control en todo momento. Ninguna autoridad central puede acceder a los mismos sin nuestro permiso. Son la mejor opción para nuestra privacidad.

El negocio de los datos

¿Por qué no se usan estas tecnologías federadas o descentralizadas en la redes sociales? La respuesta está en que el negocio de los datos es muy jugoso. La capitalización de los «mercados de datos» supera los 160.000 millones de dólares. En el futuro cercano,  dicha cantidad se puede casi duplicar. De hecho, muchos de estos mercados están dentro de las propias redes sociales. Un buen ejemplo de esto es Twitter, que compró el mercado de datos GNIP. Por tanto, sus herramientas y clientes ahora son de Twitter.

Redes sociales y su mercado de datos

 

Por ello, al ser nosotros, los usuarios, quienes fabricamos los datos, las redes sociales nos brindan «acceso gratis» a nuestros puestos de trabajo en ellas. Es la única manera que tienen de vender nuestros datos al mejor postor. Muchos especialistas indican que las opciones federadas o descentralizadas son insuficientes, frágiles e incluso, impracticables. La realidad es que las redes federadas o descentralizadas no son frágiles y mucho menos impracticables. Fundamentalmente, porque Internet, que sostiene el funcionamiento de toda esta tecnología, funciona de manera federada desde sus inicios, lo que demuestra el potencial de la descentralización para redes seguras y de amplio acceso para todos.

También puedes seguirnos en nuestros canales de Telegram Twitter

Por José Maldonado

Activista y bloguero de tecnología, software libre y blockchain. Liberal y pro-anarquista.

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola    Ver
Privacidad