Jack Dorsey Musk web3

“Sí lo es, sí lo es” o “No lo es, no lo es”, como en el spot publicitario de unos conocidos grandes almacenes españoles, puede ser el soniquete que sirva de fondo en las próximas fechas sobre todo lo que lleve las etiquetas blockchain o metaverso. El debate lo lleva avivando Jack Dorsey desde hace unos meses en las redes sociales y otros medios.

El cofundador de Twitter y ejecutivo de la empresa de pago por móviles Square (ahora Block), mantiene básicamente que, salvo la blockhain de bitcoin, el resto de propuestas de blockchain no son descentralizadas, como se tienden a presentar, sino centralizadas. A su vez, esta perspectiva le ha llevado a negar la existencia de la Web3, en cuanto supuesta internet descentralizada o más descentralizada, siendo los matices importantes. Al debate, negando también la Web3, se ha sumado el inevitable Elon Musk.

NFT, Web3, metaverso, DAO y POAP, las cinco palabras cripto de 2021

Jack Dorsey, Elon Musk y Web3

La discusión lanzada va especialmente contra quienes en mayor medida han abanderado el concepto de web3 como representación de una nueva internet descentralizada. En concreto, contra el mayor grupo empresarial inversor de riesgo en este campo, como es el formado por Marc Andreessen y Benjamin Abraham Horowitz. De hecho, el debate ha cobrado fuerza dramática no tanto por los conceptos en juego, que son importante, como por los nombres de los actores que se han subido al escenario. Por cierto, actores muy inclinados a la intervención en el espacio público, ya sea en blogs, libros o redes sociales.

Qué es la Web 3 y cómo Blockchain está devolviendo la propiedad de internet a sus usuarios

Detrás de la tensión entre centralización y descentralización está, claro está, el poder. La cuestión es quién gobierna la red. La mayoría es bastante consciente de quiénes gobiernan actualmente el internet que conocemos. Casi podemos decir de carrerilla los nombres de las cinco grandes empresas que lo dominan. Una concentración de poder apoyada en una centralización de la red. Con la etiqueta de Web3 se apunta a la posibilidad de un internet con un poder más repartido y, en cierta forma, más democrático. Lo que señalan gentes que saben mucho de esto, como Dorsey o Musk, es que esta supuesta nueva internet está dominada por las empresas de capital riesgo. El tuit de Dorsey a sus seguidores era claro: “You don’t own ‘web3’” (21 de diciembre de 2021), con una advertencia final que venía a decir a sus seguidores algo así como: conoce antes dónde te metes.

El concepto de descentralización

Hay varios elementos previos que cabe destacar en el debate. El primero de ellos es que el concepto de descentralización ha resurgido de la mano de Blockchain, incluso recogiendo ecos de la ideología anarquista de sus orígenes. De aquí que se haya dado cierta -y legítima- identificación entre Blockchain y descentralización. El segundo es que la descentralización de internet aparece como un deseo y un ideal para mucha gente, que siente como el actual internet está ahogado por la centralización. Tercero, en la actualidad, el concepto descentralización atraviesa las aplicaciones y juegos (Dapps), las finanzas (DeFi) o la industria energética. Y a partir de aquí es donde viene la pregunta: ¿hasta qué punto son descentralizadas? ¿cuál es el grado de descentralización que pueden aguantar para ser práctica y económicamente funcionales?

Los NFT como identidad digital en la economía del metaverso

El concepto de descentralización nos conduce a la filosofía política, lo que no está mal. Tal vez, en lo que pueden considerarse sus extremos puros, se trata de ideales, pues seguramente ni en la centralización absoluta, ni en la descentralización absoluta, se pueda operar. La primera parece que tiende a conducir a una especie de estado esclerótico, rígido. La segunda a una especie de caos inoperativo. Ha de recordarse, como se lo recuerdan algunos al propio Dorsey, que incluso bitcoin tuvo un arranque no descentralizado. Entre medias, una gran variedad de formas de organizarse entre la centralización y la descentralización. Según la perspectiva de la que se parta, para unos un determinado tipo de organización en la red será descentralizado (“sí lo es”); mientras que, para otros, no lo será (“no lo es”).

La economía real de los metaversos y los NFT como moneda

Cuarta Revolución Industrial

Lo cierto es que el concepto de descentralización se ha situado en el centro de la denominada cuarta revolución industrial. Las tres precedentes han supuesto continuas vueltas en la tuerca de la centralización. Tal vez, por ello, las demandas y deseos de descentralización no han hecho sino ir en aumento entre la gente. Desde hace aproximadamente medio siglo, se tiene la sensación generalizada de un exceso de centralización, aun cuando aparece con las notas del concepto próximo de concentración, del poder económico y político. De aquí el atractivo que tiene el concepto de descentralización. De aquí que unos, como Dorsey, adviertan con respecto al uso del mismo.

Foto de Pixabay

También puedes seguirnos en nuestros canales de Telegram Twitter

Por Javier Callejo

Catedrático de Sociología en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Licenciaturas en Periodismo y Derecho

  • bitcoinBitcoin (BTC) $ 38,237.00
  • ethereumEthereum (ETH) $ 2,637.25
  • tetherTether (USDT) $ 1.00
  • cardanoCardano (ADA) $ 1.12
  • litecoinLitecoin (LTC) $ 112.25
  • chainlinkChainlink (LINK) $ 16.38
  • bitcoin-cashBitcoin Cash (BCH) $ 305.62
  • stellarStellar (XLM) $ 0.204277
  • moneroMonero (XMR) $ 153.93
  • tezosTezos (XTZ) $ 3.08
  • eosEOS (EOS) $ 2.31
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola    Ver
Privacidad