La irrupción de Telefónica en Bit2Me, criptomonedas y Web3 obliga al Gobierno de España

Tamara Falcó, en la semana que la ha encumbrado a protagonizar el espacio público español, habló del Metaverso. Poco después apuntilló que no sabía qué era tal cuestión; pero que le sonaba bien. Hay que entender que la denominación sugirió connotaciones cool a la hija de Isabel Preysler. Evocaciones líricas para alguien que se empeña en generar una imagen que está al otro lado de lo cool.

Telefónica y Bit2Me

Pues bien, en esta misma semana, Telefónica ha comprado un fuerte paquete de acciones de Bit2me, el exchange español de criptomonedas de referencia. También ha participado en el capital de Helium, creadora de una red inalámbrica descentralizada impulsada por su token HNT, que cotiza a casi 5 dólares al cierre de esta edición.

Cómo dar los primeros pasos hacia Web3, el internet de blockchain

Además, ha manifestado su gran interés por implicarse en el desarrollo del Metaverso, lo que ha concretado con la adquisición de la compañía española Imascono. De momento, la operadora de origen español no ha dicho que no sabía de lo que estaba hablando, ni que no tenía ni idea de lo que estaba haciendo. Seguramente porque sabe muy bien lo que está haciendo.

De momento, gracias a la asociación con Bit2me y el pacto de desembolsar entre 20 y 30 millones de euros, según La Información, ya es posible adquirir teléfonos y otros aparatos tecnológicos con criptomonedas. El límite máximo de la transacción está puesto en los 500 euros. El mínimo, en 200 euros. Para ello, la compañía de teléfonos ha habilitado un marketplace, al que ha denominado Tu.com. El ámbito en el que se mueve el acuerdo, el de la compra de bienes en una de las grandes compañías de servicios, y la propia existencia de límites cuantitativos para incluir las transacciones, nos dan claras pistas del carácter experimental que tiene este paso. De sus resultados, pueden depender muchas cosas.

Mastercard quiere convertir los NFTs en opción de pago de la Web3

Metaverso y Web3 

Telefónica se mueve en la ambivalencia en este terreno. Por un lado, la presión material y simbólica para estar en las primeras fases de los procesos de innovación tecnológica y social. No puede permitirse quedarse atrás. Y con respecto al Metaverso y la Web3 se estaba quedando un poco rezagada. Es más, la experiencia previa cercana tenía lugar esta última primavera. La “Teoría de la evolución culinaria” de Ferran Adrià, no resultó precisamente un éxito. Se trataba de unos dibujos realizados por el cocinero, que se encontraban asociados a NFTs. Sin proyección de utilidad alguna más allá del seguimiento del personaje o su potencial valor estético, pues ni los NFTs, ni los dibujos originales podían comerse, ni daban acceso a potenciales privilegios o preferencias en el campo en el que se ha hecho famoso Adrià, que es el de la comida.

Vogue recrea un mundo virtual para conectar con la audiencia Web3

Unas ganas de situarse en el ecosistema cripto, para las que Telefónica cuenta posiblemente con una presión en sentido contrario. Se trata del carácter sospechoso con que el Gobierno mira constantemene a las criptomonedas. El que una de las grandes compañías del país haya empezado a, al menos, admitir pagos en criptomonedas no deja de ser una normalización de su uso y, en definitiva, una fuente de su legitimización. La decisión constituye una especie de reto al Ejecutivo. Una forma de decir: “ahora te toca a ti mover ficha”. Pero haciéndolo con prudencia: bienes, como teléfonos, y entre cantidades limitadas.

¿Por qué los medios de comunicación también venderán sus contenidos en formato NFT?

Podemos imaginarnos lo que habría supuesto que se posibilitara el pago de las facturas del carísimo servicio telefónico español con criptomonedas, directamente pagadas desde una wallet. Pues no, de momento, Telefónica sólo admitirá criptomonedas por venta de aparatos y, además, lo que recibirá serán euros, pues será la pasarela de pagos, Bit2me, la que convertirá las criptomonedas en euros. Es decir, Telefónica se queda con los “duros” en forma de euro; pero no se quedará, ni gestionará, ninguna criptomoneda.

Doce claves para el periodismo, medios y agencias de comunicación ante el reto de la Web3

Telefónica y el Metaverso

Otra cosa es cómo reciban esta oportunidad los usuarios de criptomonedas. Dados los tradicionales vínculos entre Telefónica y el Gobierno, la necesidad de identificarse con inclusión de la dirección de la vivienda de residencia, puede echar para atrás a los poseedores de criptomonedas, más dados a la cultura del anonimato. Hay que recordar que tales vínculos, más allá del origen estatal de la compañía telefónica, se ven continuamente alimentados con la disponibilidad que ha tenido la empresa para acoger –incluso recoger- a antiguos miembros de los distintos gobiernos y familiares de estos. Además, recientemente, el Gobierno de Pedro Sánchez reforzó la posición de la “acción de oro” ante posibles ofertas extranjeras de compra de la compañía.

El photocall para avatares influencers, lo mejor de la Fashion Week del Metaverso

El acuerdo con Imascono, empresa especializada en Metaverso, tiene un carácter más global. Menos instrumental que el llevado a cabo con Bi2me. Al igual que el acuerdo anterior firmado por Telefónica con Meta, su horizonte es el de la exploración de las posibilidades del Metaverso. Es una especie de “estar ahí” en el desarrollo del Metaverso, extendiendo la gran sombra de la compañía en su configuración. Al menos, en el diseño de imágenes. Pero el Metaverso es más que imágenes bonitas. Y eso ya lo sabe Telefónica, que es saber mucho más de lo que simula saber Tamara Falcó del Metaverso. Al fin y al cabo, en el Metaverso todo son simulaciones. Si nuestra sociedad es del orden del simulacro, el Metaverso es su lenguaje.

Puedes seguirnos en nuestros canales de Telegram Twitter 

Por Javier Callejo

Catedrático de Sociología en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Licenciaturas en Periodismo y Derecho

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola    Ver
Privacidad