Aragon recurre a la corte tradicional suiza para litigar, en lugar de a su Aragon Court

ActualidadEmpresasUltimas noticias

Written by:

Aragon, un proyecto que permite la creación de organizaciones descentralizadas (DAO), ha recurrido a una corte tradicional para resolver sus conflictos, en lugar de hacerlo en su propia corte descentralizada. Dichos conflictos tienen que ver con problemas derivados de sus iniciativas por descentralizar la gobernanza de su propia organización. Cuya misión principal es la construcción de D-APPs para la gobernanza organizacional.

El proyecto Aragon, una iniciativa de Luis Cuende y Jorge Izquierdo, recaudó en 2017 alrededor de 25M $ en una ICO. Nunca ha querido ser calificada de startup. A sus creadores les gusta que se identifique como un movimiento de “Lucha Por La Libertad”. Su idea es que Aragon ayude a resolver uno de los principales problemas de la sociedad: la Gobernanza organizacional descentralizada.

En su corta existencia, Aragon ha demostrado una gran capacidad para desarrollar aplicaciones sobre Ethereum. Sus contratos inteligentes, además de no haber sufrido ningún ataque, como el que tuvo The DAO en 2016, han colocado en el mercado un producto mínimo viable. Al día de hoy se han creado 1.500 organizaciones, con alrededor de 28.000 usuarios activos. Entre todas manejan un capital superior a los 10.000 millones de dólares.

Gobernanza descentralizada

El año 2018 fue un año super excitante para el ecosistema de Aragon y su lucha por la gobernanza descentralizada.  Fue el año en el que la organización se abrió a la comunidad. Una comunidad integrada, principalmente, por desarrolladores y poseedores del token ANT. De esta manera, Aragon marcaba el camino hacia la descentralización.

Un camino que consistía en la distribución del poder de decidir. El objetivo era que su comunidad pudiese participar en la toma de decisiones, incluyendo las asignaciones financieras. Es decir, cualquier miembro de la comunidad de Aragon podría participar en los foros virtuales y hacer una propuesta que definiría los siguientes pasos a tomar. Las decisiones se tomarían por la Aragon Association, la entidad sin fines de lucro que serviría de interfaz entre las jurisdicciones tradicionales (Suiza) y la naciente jurisdicción digital sobre Ethereum, llamada la Aragon Network. Así, las decisiones finales siempre recaerían en los poseedores de los tokens ANT. De esta manera se le daría la funcionalidad de voto al token ofrecido en la propuesta inicial, que le ha servido para capitalizarse, tal y como ha sucedido.

La llegada de Autark

El siguiente gran y arriesgado, pero muy respetado paso, ha sido descentralizar el desarrollo de Aragon. Primero, a través del Programa Nest, donde hacían concesiones de budget a equipos de trabajo por desarrollar determinadas funciones. Después con el Programa Flock, donde se exigía a los equipos de trabajo mayor compromiso con la Aragon Network.

De esta manera y bajo el liderazgo de Yalda Mousavinia, la organización Autark tomo un papel relevante. Se convirtió en el segundo equipo de desarrollo, tras Aragon One, una organización con ánimo de lucro. En Aragon One, Luis y Jorge ocupaban los puestos de CEO y CTO, respectivamente. Además de ser los principales board members de la Asociación Aragon, cuyo liderazgo ejecutivo recaía sobre Stefano Bernardi, reconocido emprendedor e inversor italiano. La Aragon Network lucía más o menos de la siguiente manera a mediados de 2019:

Créditos a Louis Giraux

De manera muy resumida, Aragon One seguiría encargado del stack de desarrollo de la infrastructura. Donde se incluye también la Aragon Court.  La Corte de Aragon es un sistema para manejar disputas subjetivas que requieren el juicio de actores humanos, ya que no todo puede ser decidido de manera determinística bajo los contratos Aragon DAO.

Decisiones en poder de los poseedores de tokens

En este sentido, Autark se enfocaría en la aplicación de Open Enterprise, orientada para proveer a Aragon DAO herramientas a medida para la gestión de una organización. Sobre todo, en términos de división de tareas y asignación de capital de manera más clasificada.

Tanto Autark, como otros “Flock teams”, como Aragon Black o el mismo Aragon One, estarían dispuestos a trabajar para la Aragon Network. Eso sí, siempre que el proceso de Propuestas de Gobernanza de entonces, cuya decisión recaía en los poseedores de ANT, lo permitiese. Un funcionamiento similar a los socios accionistas de una empresa, que pueden votar.

La estrategia de descentralización tan respetada por la comunidad empezó a mostrar señales de cambio a finales de octubre. Un momento que coincide con retirada de Stefano del liderazgo de la Asociación y del spotlight de la Aragon Network.  Bernardi  justifica su salida diciendo que La Aragon Association necesita el liderazgo de sus fundadores. Y así lo escribe en su post. Y así es como Luis toma el relevo de Bernardi.

El problema de los votos

Pocos meses después, en una iniciativa firmada por Luis, Jorge y John Light (miembro del equipo desde poco tiempo después de la ICO) se introduce la Propuesta de Gobernanza AGP-155. Una propuesta encaminada a disolver el proceso de gobernanza donde la comunidad tenía la última palabra. La propuesta fue aprobada por mayoría absoluta, pero en una votación ejecutada por apenas el 2% de los tokens.

Estas cuestiones han provocado que los fundadores se sintiesen con la legitimidad para que la Aragon Association tome las riendas de las decisiones competentes al uso de recursos del Projecto Aragon. El objetivo es ahorrarse las ineficiencias de un experimento fallido de gobernanza descentralizada. El experimento ha puesto de relieve que la participación a través de votos de la comunidad para la toma de decisiones ofrece más problemas que soluciones.

De hecho, proyectos como Colony.io, ya ha puesto de manifiesto que la votación no es lo mejor forma de gobernar una organización distribuida. En palabras de su fundador, Jack Du Rose, ellos tratan de evitar los votos siempre que sea posible. Utilizando la medida, como último recurso. “Cuando hay que votar, tratamos de reducir la cantidad de sesgo cognitivo que pueda afectar en la efectividad de la decisión”, explica Jack.

Disolución del programa Flock y bloqueo de fondos para Autark

La primera decisión de la nueva pseudo-plenipotenciaria Aragon Association (una nueva Aragon Network DAO gobernada por un consejo selecto) fue la disolución del programa Flock. Los motivos esgrimidos son la gran ineficiencia mostrada para el proceso. Es decir, que el dinero gastado en pagar y coordinar muchos equipos de desarrollo no producía el beneficio esperado. Tampoco garantizaba una continua y creciente utilización entre los usuarios.

Así, los fondos con los que Autark contaba para seguir con meses de desarrollo fueron bloqueados. De los 1.6M USD que fueron aprobados en 2019 han dejado de percibir 800.000 USD. Autark explicó en un comunicado que Aragón había emprendido acciones legales contra ellos para no pagarles el dinero aprobado por la comunidad. Iniciándose así una guerra de comunicados entre Aragon y Autark y de reacciones en Twitter.

Griff Green, miembro del Consejo de Gobierno de la Aragon Network DAO y community manager en la primera The DAO, escribió que esperaba que Aragon Project recapacite, retire la acción legal y encuentre un árbitro imparcial que les ayude a mediar. “Auto-regulación es un valor importante en el ambiente DAO”, dice.  Griff, quien también es fundador de The Commons Stack, organización de I+D en Diseño de Sistemas Socioeconómicos para la gobernanza del pro-común, afirma en un tweet

La paradoja de Aragon como DAO

Ameen Soleimani, fundador de MolochDAO, un fondo de inversión descentralizado que otorga concesiones en cryptomonedas para el desarrollo de Ethereum, afirma que Aragon no es una DAO. El presupuesto fue aprobado por la comunidad, luego Luis y Jorge lo cancelaron y la comunidad no tuvo voz. Imagino que esto está bien para los patrocinadores capitalistas, que nunca les importó la comunidad en un principio. El dinero prometido debe ser pagado, concluye el también CEO de Spankchain.

En su último hilo de Twitter, Luis comenta que ellos rompieron múltiples causas y que esa fue la causa de que la concesión fuese interrumpida. También relata que llevan meses amenazándoles con denuncias.

La Aragon Association, como hemos dicho arriba, está domiciliada en Suiza. Autark es una entidad legal en EEUU. Los acuerdos entre ambas se subscriben a la ley Suiza. La Aragon Network es una DAO que será lanzada pronto.

Marcas de tiempo de los hechos

Por su parte, Autark destaca en un hilo de Twitter que desconoce si la Aragon Court hará un juicio parcial, pero creen que será la manera de otorgar transparencia a la comunidad. “Con todos los hechos y marcas de tiempo de los eventos. Luego la gente entenderá la importancia de ésta divulgación”.

Es importante recordar que cuando el conflicto llegue a la corte Suiza, la “información confidencial” será pública de todas maneras. Además, si alguna de las partes no está de acuerdo con el mandato de la Aragon Court, también puede ser escalado a la Aragon Court. Al menos, es una oportunidad para usar, por primera vez, la tecnología de la corte financiada por los poseedores de tokens ANT.

Una oportunidad para validar Aragon Court

Sin duda, el conflicto es natural en toda organización. De hecho, de eso va la gobernanza, de prevenir y de solucionar conflictos que puedan emerger en ellas. No obstante, en términos tecnológicos, la resolución de conflictos parece estar aún estamos en pañales. Ni los contratos inteligentes son tan inteligentes como para evitar riñas, ni las cortes descentralizadas de Aragon parecen estar preparadas para acciones como las que se muestran en este artículo. Un conflicto que, en principio, parece no competir a la Jurisdicción de la Aragon Network. La jurisdicción Suiza resolverá el caso por unos tribunales parecidos a los que vemos en series como “La Ley” y “El Orden”.

No podrá resolverse por una comunidad de jueces digitales, deseosos de empezar a ser jueces descentralizados de un asunto. Un conflicto que podría haberse resuelto en casa. Validándose o no, el uso del producto estrella de Aragon en 2020: Aragon Court.

También puedes seguirnos en nuestros canales de Telegram y Twitter 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *