Las criptomonedas como recurso para afrontar el capitalismo de la deuda
Las criptomonedas como recurso para afrontar el capitalismo de la deuda

Las criptomonedas como recurso para afrontar el capitalismo de la deuda

El nacimiento de las criptomonedas, con bitcoin como protagonista, tuvo lugar en un contexto económico y social concreto. Un contexto en el que se apreciaba cómo los Estados jugaban con el valor de nuestro dinero y, en cierta forma, con nuestras vidas. Lo hacían poniendo en marcha la máquina de generar billetes, utilizando una tradicional, gráfica y concreta imagen. Con bitcoin, se observó que había formas más racionales de concebir el dinero. Más racionales que la práctica de recurrir a esa máquina de billetes o la deuda, cada vez que se encontraban las arcas vacías.

Las criptomonedas se están convirtiendo en símbolo generacional

Criptomonedas y capitalismo

La bomba de la deuda de los Estados de los países está ahí. Una bomba cuya explosión es cuestión de tiempo. El economista alemán Wolfgang Streeck lo sintetizó en el título de su libro de mayor éxito: Buying Time. Con la deuda, el capitalismo está ganando tiempo. La incertidumbre está menos situada en el propio hecho de la explosión, que en la ubicación de su momento y, sobre todo, sus consecuencias. El proceso inflacionario actual tiene, en buena parte, su causa en el aumento de la deuda pública experimentada por los estados para enfrentarse a los efectos económicos de la pandemia de la covid.

El mundo está viviendo económica, financiera y medioambientalmente por encima de sus posibilidades. Bien es cierto que unos países más que otros.

El Estado español vive ya a crédito desde el pasado 30 de noviembre. Todo lo que gaste el Estado español a partir de esta fecha genera déficit y deuda. Si sólo contase con los recursos generados, hoy estarían cerrados hospitales, escuelas y la amplia extensión estatal en los distintos ámbitos cotidianos. ¡Menos mal que existe la posibilidad de la deuda! Pero, entonces, la pregunta es hasta cuándo.

Los jóvenes de Francia invierten en criptomonedas y NFT

Capitalismo de la deuda y criptomonedas

El capitalismo de la deuda no es al que apuntaba el sociólogo Max Weber en los textos que constituyeron La ética protestante y el espíritu del capitalismo. El capitalismo basado en la deuda no estaba en ese espíritu. Entre otras cosas, porque era un espíritu que miraba de frente al futuro. Tal vez es esto lo que ha cambiado, al capitalismo le cuesta cada vez más mirar hacia el futuro. Sobre todo, cuando en ese futuro se encuentra una sucesión de “letras que van a ir venciendo”.

El capitalismo del futuro, cabalgando sobre la ética protestante, choca con el capitalismo de la deuda soberana. Mejor que chocar, habría que decir que se entreteje y, en cierta forma, sucumbe a él. Los inversores alimentan en buena parte esa deuda.

Tal vez lo más llamativo es cómo la sociedad, concretada en la expresión de los ciudadanos al votar, dejan a un lado el problema de la deuda pública. A finales de 2022, cada español debía 31.277 euros. Casi dos veces y media la renta anual media en esa misma fecha (INE: Encuesta Condiciones de Vida). Una cifra que es superior a la renta anual de nueve de cada diez españoles. 

Los jóvenes lideran la compra y tenencia de criptomonedas en España

Asistencialismo vital

A finales de este año 2023, esa cifra adeudada por cada español será sustancialmente mayor. Pero no se vive como un problema de futuro para esta sociedad. No. En las conversaciones cotidianas, tiende a aparecer como un problema ajeno. De otros, del Estado. Mientras todo siga aparentemente igual en el presente ¿para qué preocuparse? Mientras los hospitales sigan funcionando, las escuelas abriendo sus puertas cada mañana, los funcionarios cobrando su salario y los beneficiarios de subsidios, prestaciones, ayudas y otras transferencias recibiendo sus ingresos ¿para qué preocuparse?

Bancos más importantes del mundo ofrecen bitcoin/criptomonedas

Bueno, sí que preocupa a algunos. En especial, los que más necesitan tener expectativas de futuro, como son los jóvenes. Los que se resisten a concebir un no-futuro arraigado en el asistencialismo vital, porque son vitalistas. Así, no extraña que España sea el tercer país en posesión de criptomonedas de Europa Occidental. Según los resultados de la ECF (Encuesta de Competencias Financieras de 2021), realizada por el Banco de España, el 5,22% de los españoles mayores de 18 años ha adquirido criptomonedas y el 4,81% las seguía teniendo.

El conocimiento de este producto financiero alcanza al 84% de la población. La razón principal es ahorrar, frente a otros productos financieros que, con la inflación, parecen producir más desahorro, que ahorro.

Javier Callejo
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola   
Privacidad