¿Por qué es tan difícil que los consumidores entiendan cripto? 
¿Por qué es tan difícil que los consumidores entiendan cripto? 

Criptoagosto: ¿por qué es tan difícil que los consumidores entiendan cripto? 

En el informe «The Chainalysis Crypto Mith Busting», al que hacíamos aquí referencia el domingo pasado, el mito número 22 era: los principios de lo cripto son muy difíciles de entender para los consumidores. Si se considera un mito como una narración con la que operamos, en nuestros compartimentos, puede aceptarse como tal. Ahora bien, si con el término mito se quiere decir que se trata de una afirmación sin referencia en la realidad, entonces no cabría admitirlo como mito.

Los 33 mitos que deslegitiman el mundo cripto

Cuando se habla a alguien de las criptomonedas, cuando no ha tenido nunca ninguna, y se encuentra muy distante del ecosistema cripto, es la manifestación de ignorancia sobre el asunto lo que utiliza. Una confesión de lego que sirve al interpelado como parapeto de defensa. Es un no lo entiendo, que se emite porque se espera que sea completamente comprendido por el interpelante, y, a la vez, un no lo quiero entender o no me interesa entender sobre el asunto. Así, el no saber se convierte en una especie de ignorancia activa.

Consumidores

La cuestión está en que se espera que tal respuesta sea comprendida. Es decir, que, a su vez, se admita que no es fácil entender los principios de lo cripto. Si contestaran cosas como, por ejemplo, “eso es cosa de criminales para blanquear dinero” o, incluso, “se trata de una estafa” o argumentos así, seguramente podríamos tener instrumentos para contra-argumentar. Si ya nos dicen que se trata de un esquema de Ponzi, se abre la puerta para un interesante debate. Se supone que quien lo ha dicho tiene algún conocimiento de esos principios de lo cripto. Pero quien dice que no lo entiende, se sitúa en el umbral de la creencia. Es un no creo en eso de lo cripto y las criptomonedas.

Tokenización y estilo de vida de las nuevas clases medias globales

Algo parecido sucedió cuando, en Europa, se empezaron a usar los billetes -las notas, como todavía resuena en algún idioma- en lugar de las monedas de metal. Yéndonos bastante más atrás en la historia, cuando surgieron estas monedas de metal -el dinero- en las economías de trueque. Entonces, los escépticos dirían cosas como: “si quieres la piel del búfalo que he cazado, me tienes que dar una lanza, un hacha y varias piezas de esa fruta… ¡A mí déjame de dar esas cosas, que no me sirven para nada! Es ignorancia activa, de la que se hace creencia, fundamentada en desconfianza. La confianza a los consumidores se extiende con roce. Es decir, con el uso.

Y, para que se extienda el uso, hace falta confianza. ¿Círculo vicioso? En cierta forma, sí; pero que se va rompiendo poco a poco. La Historia nos lo dirá. De momento, se hace muy difícil superar la respuesta de no entender los principios de lo cripto.

También puedes seguirnos en nuestros canales de Telegram y X

Javier Callejo
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola   
Privacidad