La IA pone en cuestión el concepto de fotografía y de fotógrafo
La IA pone en cuestión el concepto de fotografía y de fotógrafo

La IA pone en cuestión el concepto de fotografía y de fotógrafo

La fotografía «The Electrician», firmada por el fotógrafo alemán Boris Eldagsen, ganó el primer premio en la categoría de Creatividad en la edición de los Sony World Photography Awards. Esto en sí puede considerarse una noticia. Ciertamente no muy relevante fuera del campo profesional de los fotógrafos. Sin embargo, tiene su importancia porque ataca directamente al propio concepto de fotografía. Se trata de una imagen elaborada con el uso de IA.

IA fotografía

Se trata de una fotografía que evoca el estilo fotográfico de los años 40 del pasado siglo XX. ¿Un pasado que existió? Aquí surgen las dudas. Un pasado que, tal vez como todos, se ha recreado. Pero la cosa no queda aquí.

La introducción de IA en Linkedin permitirá tener amigos bot

La relevancia de la noticia está, en primer lugar, en que se trata de un producto de la IA. Es decir, de una imagen que no ha sido tomada por una cámara. Una fotografía, si es que puede seguir llamándose así, no tomada por una cámara, supera, en la evaluación hecha por un juzgado experto, a las fotografías tomadas por una cámara. 

La relevancia también está en que Eldagsen ha renunciado al premio. Precisamente por ser una fotografía no tomada con una cámara. Reconoce que competía en desiguales condiciones con respecto al resto de concursantes. El conflicto y la reflexión están servidos.

La IA pone en cuestión el concepto de fotografía y de fotógrafo

¿Hasta qué punto una fotografía no tomada por una cámara es una fotografía? ¿Se generarán concursos y premios de fotografía para fotografías producidas por IA? ¿Cuál es el papel del fotógrafo en fotografías que no toma, en el sentido que solemos dar al término “tomar una fotografía”? En su blog, Eldagsen subraya que ha puesto su experiencia, su “saber fotográfico”, para la co-elaboración de la imagen. Así, se presenta como co-autor.

Lo que dice ChatGPT de su competidor TikTok es muy humano

La IA pone en cuestión el concepto de fotografía y de fotógrafo. Nos empuja a cuestionarnos qué es una fotografía. Con ello se retoman debates que ya surgieron en el mismo momento en que el uso de la fotografía empezó a salir de un minoritario círculo encerrado en un laboratorio. Se debatía sobre su capacidad de producir realidad y, por supuesto, engaños. Se entendía que cabía un trabajo de manipulación entre lo que recogía la máquina, la impresión en una placa, y el resultado final en papel. Un debate en el que se profundizó. Primero, al ritmo de refinamiento de las técnicas de revelado en los laboratorios. Después, especialmente, con la fotografía digital y la capacidad de actuar sobre ella.

Primer suicidio inducido por inteligencia artificial: algo que temer

Revolución cultural

En los primeros momentos de la fotografía, todavía en estado naciente, ya estaba el debate entre realistas, hiperrealistas e incluso los que hablaban de simulación. Se era consciente de que se asistía a una revolución cultural en ciernes. Sus efectos pueden considerarse inmediatos. Primero, en la pintura. No digamos ya tras conocerse los usos políticos de la fotografía.

Aplicaciones que suman IA y Blockchain para las empresas

El maestro Joan Fontcuberta nos habla, en sus distintas exposiciones de esto. De la capacidad de producir realidad por la fotografía. De la transformación cultural que se encuentra tras tal posibilidad. Es lo que se siente en estos días, el estar presenciando en directo una profunda revolución cultural. Con la IA como protagonista.

También puedes seguirnos en nuestros canales de Telegram Twitter

Comparte esto:
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola    Ver
Privacidad