La felicidad de la IA según Bustinces
La felicidad de la IA según Bustinces

La felicidad de la IA según Bustinces

El domingo pasado, en el que parece que estábamos concentrados en las elecciones europeas, Humberto Bustinces, catedrático de Ciencia de la Computación e Inteligencia Artificial en la Universidad de Navarra nos habló de la relación entre felicidad e inteligencia artificial (IA). Bustinces es uno de los científicos más influyentes en materia de inteligencia artificial (IA). De hecho, tuvo mucho que ver en la configuración del Reglamento Europeo sobre la IA. Un Reglamento en el que se pone el foco en los sistemas de alto riesgo. ¿Un Reglamento para un Mundo Feliz? ¿A lo que nos prometen los candidatos en campaña electoral, como la que acabó el domingo? ¿Cómo la que dibujó Aldous Huxley en su novela?

IA Bustinces

Este experto que indaga en cómo conectar nuestras mentes, humanas, con los objetos y las máquinas, sin tener que implantar un chip en el cerebro, nos habló desde el suplemento del diario El Mundo. De momento, el objeto que mejor conecta mentes, al menos mentes y personas entre sí, es el medio de comunicación. Pero, como el desarrollo de la IA ya ha superado el test de Turing, ese por el que no se puede diferenciar la respuesta y comportamiento de una máquina, de las respuestas de una persona, lo que posiblemente conecten los medios de comunicación en el futuro próximo sea eso: personas con máquinas.

APPLE INTEGRARÁ CHATGPT EN SUS DISPOSITIVOS Y ELON MUSK PROTESTA

De hecho, en su afán de entrenarse y alimentarse de todo tipo de información, hay que reconocer que los más fieles lectores de los medios de comunicación escritos son las máquinas de IA. Redacciones formadas por IA, que se alimentarán de lo que unas máquinas de IA emitirán, informarán a audiencias formadas por IA. ¿Dónde está el manoseado fact checking? No parece precisamente un mundo feliz. Pero vayamos a lo importante, lo que nos dijo Bustinces, que tampoco puso mucha felicidad en el funcionamiento de la IA.

Como en casi todo lo importante de nuestro tiempo, el principal límite que actualmente tiene el desarrollo de la IA es medioambiental. El funcionamiento de la IA gasta mucha energía y requiere agua para refrigerarse, pues las máquinas se calientan mucho con tanta conexión que necesitan. Si a nosotros, cuando pensamos, se nos calienta la cabeza ¡qué no se les va a calentar a estar supercabezas!. Si no fuese por este límite, la sociedad de la IA ya estaría aquí plenamente implantada. Aun así, el experto expresa su asombro por el acelerado desarrollo de la IA en los últimos años.

La felicidad de la IA

¿Y la felicidad? Humberto Bustinces es taxativo. La IA, por sí misma, no nos hará más felices. Pero, al liberarnos de tareas aburridas y repetitivas, nos dejará tiempo para poder ser más felices. Ahora bien, seguramente lo que signifique la felicidad en tiempos de la sociedad de la IA no es lo mismo que significa ahora, en la sociedad de la preIA. Preguntada ChatGPT sobre qué es la felicidad, no responde. Bueno, sí responde. Pero lo hace de esa manera tan frustrante, en forma de ejercicio escolar. Sobre todo, frustrante hablando de la felicidad. Si se preguntase, por ejemplo, por la jaula de Faraday, incluso agradeceríamos una respuesta de este tipo.

BLOCKCHAIN Y LA GOBERNANZA DE DATOS EN LA IA DE ALTO RIESGO

Al preguntar a ChatGPT sobre qué es la felicidad, nos responde: “es una experiencia multifacética que abarca emociones positivas, satisfacción con la vida, ausencia de sufrimiento, realización personal y puede estar influenciada por factores culturales y filosóficos. Cada individuo puede tener su propia definición y camino hacia la felicidad, basados en sus valores, experiencias y circunstancias personales”. ¡Gracias OpenAI! Seguramente habrá que acudir a una versión más desarrollada para obtener una respuesta más feliz.

Comparte esto:
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola    Ver
Privacidad