Los miedos de la sociedad a la IA estaban antes de la pandemia 
Los miedos de la sociedad a la IA estaban antes de la pandemia 

El miedo de la sociedad a la IA ya estaba antes de la pandemia 

Son muchas las huellas del miedo de la sociedad hacia la IA. Unas huellas que están presentes desde hace algunos años. Antes de que ChatGPT pusiera la IA en el centro de la esfera pública. Incluso, antes de que llegase la pandemia, que parece ser el acontecimiento que ha abierto la caja de todos los miedos. Como si se hubiera dado un paso especialmente decisivo hacia el apocalipsis. Un camino hacia el apocalipsis que tiene como mojones principales de los últimos años: cambio climático, pandemia, guerra en Europa y, ahora, IA. 

La responsabilidad de la IA en el caso del abogado que confío en ella

IA miedo

Pero el ahora de la IA no es tal. Ya venía de antes. El otro día, mi colega en Observatorio Blockchain, Sebastián Soto, reflejaba los resultados de una reciente encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas. El trabajo de campo se había llevado a cabo durante el pasado mes de mayo. Resultados que podían interpretarse, no sin bastante riesgo, como que una mayoría de españoles conectaban la IA con peligro. Pero esa relación con la IA de la sociedad española no es de ahora. Al menos, es lo que dice mi experiencia de investigador social empírico.

La unión urgente de blockchain e IA para garantizar la información

Era febrero de 2020. Cuando el virus de la Covid-19 ya recorría el mundo; pero todavía no se había declarado la pandemia. En pleno trabajo de campo de un estudio relacionado con el futuro. Pues bien, en tal contexto, un pequeño grupo de amas de casa valencianas, no ocupadas, de clases populares, manifestaba lo siguiente: “Luego está lo de la Inteligencia Artificial. Cada vez, eso está ganando mucho terreno y… vamos, la física cuántica ya dice que… en fin, al final el hombre desaparece porque, al final, la inteligencia automáticamente es que se la quedan las máquinas. Y en cuanto las máquinas asuman… ellas mismas se arreglan y siguen funcionando, el hombre es que ya no tiene razón de ser. Es una opinión muy negativista”.

La introducción de IA en Linkedin permitirá tener amigos bot

La IA en las preocupaciones del futuro

Se trataba de las respuestas iniciales al ser cuestionadas sobre el futuro. Sobre cómo veían el futuro, los próximos quince o veinte años. La IA aparece en el centro de sus preocupaciones sobre el futuro. En principio, se asimila a algo que nos invade (“está ganando mucho terreno”); pero que lleva a la desaparición del hombre. Es muy interesante esa imagen de una máquina que se va quedando con la inteligencia humana. Poco a poco y, por supuesto, de forma tan automática, como imparable. Eso hasta que las máquinas puedan funcionar sin intervención humana alguna. Entonces se desharán de los hombres, porque han dejado de tener razón de ser.

El peligro de dejar a la sociedad fuera de los planes de estudio de la IA

Las imágenes son muy potentes. Representan un miedo arraigado. Posiblemente alimentado por tramas derivadas de la ciencia ficción. Pero están ahí. En un grupo de mujeres con una edad alrededor de la cuarentena. Hay un caldo social, nutrido de abundantes dosis de ficción e irracionalidad, en el que encuentran suelo abonado los mensajes apocalípticos sobre la IA. Tal vez convenga un esfuerzo de explicar que la IA ya está entre nosotros funcionando. Cumpliendo importantes y cotidianos servicios. Y que no tiene nada que ver con una especie de mix entre Drácula y Frankenstein, en la que el primero nos chupa la inteligencia y el segundo se la pone atornillada a su cabeza. ¿O sí?

También puedes seguirnos en nuestros canales de Telegram Twitter

Javier Callejo
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola    Ver
Privacidad