El problema de la SEC con las criptomonedas es de supervivencia
El problema de la SEC con las criptomonedas es de supervivencia

El problema de la SEC con las criptomonedas se llama supervivencia

Durante esta semana, la estadounidense SEC (Securities and Exchange Commission) ha llevado a cabo un furibundo ataque a dos de los principales operadores de criptomonedas. Ha acusado con distintos cargos al exchange más grande del mundo, Binance, con trece cargos, y a Coinbase, el mayor exchange norteamericano. Aunque la gravedad de las acusaciones es bastante distinta, tomando un carácter más que preocupante en el caso Binance, no cabe duda de que tienen algo en común.

SEC criptomonedas

Ambos movimientos o, tal vez mejor dicho, este gran movimiento de ataque de la SEC responde al hecho de que esta institución se ha tomado su relación con las criptomonedas como una guerra. Una especie de las criptomonedas o yo. Leyendo los tuits-notas de prensa de la institución en los que hace públicas sendas demandas, puede percibirse que la SEC mira a las criptomonedas como se mira a un enemigo. Una especie de enemigo personal, pudiéndose interpretar el ataque como un movimiento de supervivencia de la institución.

Relevantes diferencias entre Binance y Coinbase en las acusaciones de la SEC

Más allá de las oscuras prácticas de Binance y su CEO, Zhao, que la SEC pone de manifiesto, despliega un potente argumento: lejos de la descentralización, sobre la que se erige buena parte del discurso de la industria cripto, este operador actúa de una manera fuertemente centralizada. Todo parece pasar por su CEO, Changpeng Zhao, y la red de empresas propiedad de éste. Es un aviso: ¡Cuidado con el discurso de la descentralización! 

Los cargos contra Coinbase tienen más un carácter administrativo. Su materialidad consiste en falta de transparencia, por falta de registro y asunción de los controles de la propia SEC. Lo que está diciendo la SEC es que no me reconoces como poder. Entonces, caerá sobre ti toda mi poderosa artillería. Ahora bien, no lo hace como un movimiento en defensa propia, sino como operador institucional en la industria de la protección: para proteger a los clientes e inversores. Clientes e inversores a los que se supone inocentes víctimas de abusos. Aunque ellos no eran conscientes de tales abusos.

Contaminación del resto de exchanges

No es casual que el ataque a Coinbase se realice tan solo un día después del ataque a Binance. Así sitúa a ambos en el mismo paquete de “las criptomonedas” e intenta que los gravísimos cargos contra Binance contaminen a Coinbase y, de paso, al conjunto de los exchanges. Asimilando Binance y Coinbase a FTX, se difunde la idea de que el propio caso FTX y sus malas praxis no es una extraña y maligna excepción. Al contrario, se está diciendo que representa a todos los operadores cripto. De aquí la lógica que tiene la respuesta de Coinbase, ofreciéndose en un tuit como ariete del movimiento cripto en la guerra contra las viejas instituciones. 

Los cargos de la SEC contra Binance tiñen de rojo las cripto y la cara de CZ

Tal vez la frase que en mayor medida desnuda las motivaciones de la SEC sea la pronunciada por su presidente Gary Gensler. Lo hace en una entrevista, hecha pública después del anuncio de las demandas: “no necesitamos más monedas digitales”.

No cabe duda de que la SEC tiene un problema con las criptomonedas. Un problema que le toca muy en el fondo, que ve crecer según se extienden las propias criptomonedas: ¿cuál es el papel de estas instituciones, surgidas para el control de las finanzas tradicionales, en el mundo de las nuevas finanzas, en general, y de las DeFI, en particular? Se ven desplazadas. Sin contenido. De aquí que argumenten: a) hasta ahora, la función de control de instituciones como la SEC ha tenido un papel importante; b) las operaciones de los nuevos productos financieros digitales son iguales que los productos financieros tradicionales; luego, c) los nuevos productos financieros y sus operadores han de subordinarse a los controles de la SEC; y no, al contrario, la SEC y sus regulaciones a los nuevos productos y operadores financieros digitales. 

Poder legislativo

Una guerra contra las criptomonedas en la que la SEC necesitará la alianza de los otros poderes del Estado norteamericano. El ataque es un acto del poder ejecutivo, ciertamente fuerte en el modelo presidencialista estadounidense. Pero necesita ahora de la alianza del poder legislativo y, especialmente en el desarrollo de los casos, del poder judicial. Alianza que, al menos en el primero de los poderes, no tiene ni mucho menos garantizada.

La SEC demanda a Coinbase por ofrecer servicios de bolsa sin licencia

Entre las más interesantes consecuencias en el cortoplazo de los ataques a la SEC está ubicada en la evolución de la cotización de las criptomonedas. Tras los mismos, cabría esperar un desplome generalizado y durante varios días del conjunto del ecosistema cripto.

Sin embargo y de momento, pues aquí hay que seguir diciendo el “de momento”, la media del descenso de las trece criptomonedas explícitamente nombradas en el escrito de acusación de la SEC contra Coinbase, es de unos catorce puntos porcentuales desde que se publicó tal escrito, estando ya en una semana bajista.

BNB, la más perjudicada

Una de las más perjudicadas, como era previsible, es la propia criptomoneda de Binance (BNB), habiendo perdido el 22% de su precio en estos últimos siete días. Bitcoin ha perdido unos cinco puntos porcentuales en su precio, durante los últimos siete días. Ethereum, un par de puntos más. Caídas que se produjeron durante las primeras olas de los anuncios. Después se estabilizaron los valores. Algo relativamente llamativo en un sistema de cotización tan volátil como el de las criptomonedas. Sobre todo, si se tienen en cuenta episodios pasados de su historia, cuando el estornudo de una, llevaba a la pulmonía del conjunto. De momento, síntomas de constipado.

También puedes seguirnos en nuestros canales de Telegram Twitter

Javier Callejo
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola   
Privacidad