Aleatoriedad y su uso en blockchain y los metaversos

En este post te vamos a contar por qué la aleatoriedad es clave para el futuro de blockchain y la construcción de los metaversos.  Cuando hablamos de blockchain o cadenas de bloques, nuestra mente imagina una cadena metálica compuesta por varios eslabones. En esta fotografía es fácil imaginar los eslabones como bloques de datos que hacen posible que blockchain sea un  sistema ordenado de datos que pueden ser comprobados en cualquier momento. Es decir, un sistema ordenado matemáticamente, comprobable y verificable de manera formal. Sin embargo, debajo de todo ese orden, la realidad computacional es distinta: la existencia de la aleatoriedad y el caos son aún más fundamentales. Sin la aleatoriedad y el caos, la tecnología blockchain no existiría y es fácil entender por qué la criptografía necesita de ellos.

Aleatoriedad, blockchain y metaversos

Números aleatorios y criptografía, la base de la blockchain

Cuando hablamos de números aleatorios, muchos recordamos cuando en nuestra niñez jugábamos a «adivinar el número» que había pensado nuestro compañero. Pero, en informática, esto es mucho más elaborado. Esto sucede porque en los ordenadores  utilizamos potentes algoritmos y formulaciones matemáticas para crear mecanismos de generación de «números pseudoaleatorios». Números que, sin ser realmente aleatorios, porque siguen una fórmula, lo aparentan hasta niveles cada vez más perfeccionados.  Una forma muy sencilla de «ver en primera persona» el funcionamiento de un generador pseudoaleatorio puede ser la web de Random.org.

Polygon, el protocolo compatible con Ethereum que triunfa en metaversos, NFTs y DeFi

Si acudimos a ella y pedimos un número decimal (con 128 bytes por ejemplo), podríamos generar cientos de millones de veces un número y jamás obtendríamos los números de la siguiente captura.

Te contamos el papel que desempeñan los NFT en la construcción de los metaversos

Este es un ejemplo sencillo que nos abre la puerta a la criptografía. Un espacio, donde este tipo de números son básicos para el buen funcionamiento de esta tipología de tecnologías. De hecho, gracias a los generadores pseudoaletorios, nuestra criptografía actual es tan segura y hace segura nuestras comunicaciones por Internet y, por supuesto, las criptomonedas.

Por esta razón, Satoshi Nakamoto eligió la criptografía asimétrica ECDSA y la curva secp256k1 para la criptomoneda bitcoin. ECDSA es el sistema que permite asegurar las firmas públicas y privadas que permiten controlar nuestros bitcoins. Lo mismo sucede en otras criptos, como ethereum, donde se utiliza ECDSA y EdDSA, entre otras redes..

La evolución de la aleatoriedad sobre blockchain

Así desde su descubrimiento e implementación, la aleatoriedad ha sido especialmente útil para nosotros, pero ahora estamos dando un paso más allá. ¿Qué pasaría si usamos la blockchain como origen mismo de aleatoriedad para nuestro futuro? Si bien la idea parece una locura, es algo que llevamos haciendo desde hace algún tiempo.

Un buen ejemplo de esto lo vemos en Polkadot, donde su sistema de Proof of Stake funciona como un conjunto de pruebas verificables llamadas VRF o Función Aleatoria Verificable. Se trata de una operación matemática que toma una entrada y produce un número aleatorio, junto con una prueba de autenticidad de que este número aleatorio fue generado por un remitente. La prueba puede ser verificada por cualquier aspirante para asegurarse de que la generación del número aleatorio es válida.

Operación: Salvar al soldado Ethereum en la batalla por las aplicaciones de la Web3

Esta función usa datos aleatorios que se generan dentro de la misma blockchain de Polkadot para generar nuevos datos aleatorios que retroalimentan el mecanismo. Así, poco a poco, el sistema de aleatoriedad de Polkadot se va fortaleciendo y haciéndose más seguro. El sistema, por supuesto, también se usa en otras blockchains o sistemas. Como en ChainLink, para sus oráculos. Cardano, para su consenso. Algorand o el mismo Ethereum 2.0.

Una funcionalidad sin limites

¿Por qué la supercomputadora de Meta deberá competir con Bitcoin y Ethereum en el metaverso?

La utilidad de este sistema es inmensa y apenas estamos rasgando su superficie. Por ejemplo, Oraichain usa su blockchain para ejecutar un sistema VRF de pruebas criptográficas aleatorias verificables que asegura sus smart contracts. De esta manera, sus dAapps dedicadas a Inteligencia Artificial, Deep Learning y Machine Learning son aseguradas en todo momento por la red y sus recursos. La misma red se reasegura con cada nueva iteración. De hecho, gracias a trabajos como Orichain, en el futuro será común ver la IA entremezclada con las finanzas descentralizadas (DeFi).

Otro buen ejemplo es CryptoMines, una plataforma de Play2Earn sci-fi construida sobre Binance Smart Chain. Dicha plataformas usa las VRF de ChainLink para asegurarse la generación de NFTs verdaderamente únicos y aleatorios en su juego. De esta manera, el sistema puede verificarse en todo momento y comprobar que la generación de los NFT no está arreglada de ninguna forma.

NFT, Web3, metaverso, DAO y POAP, las cinco palabras cripto de 2021

De hecho, esta utilidad también puede ser especialmente útil dentro de los metaversos. Por ello, proyectos como OVR y NASH Metaverse ya usan VRF de ChainLink en sus respectivos desarrollos. Incluso, la red Cosmos (IBC), usa un sistema parecido dentro de su CosmWasm, para generar sistemas seguros que permitan su despliegue en Cosmos y que sean interoperables con otras redes, sin que ello genere fricciones innecesarias.

La conclusión es que la tecnología blockchain seguirá avanzando y que conceptos como IA y metaversos seguirán uniéndose de cara al futuro y ofreciéndonos nuevas perspectivas para estas tecnologías.

 

También puedes seguirnos en nuestros canales de Telegram y Twitter

Por José Maldonado

Activista y bloguero de tecnología, software libre y blockchain. Liberal y pro-anarquista.

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola    Ver
Privacidad