Supercomputadora Meta Bitcoin Ethereum

La supercomputadora anunciada por Meta deberá competir con Bitcoin y Ethereum, ya que las redes que posibilitan ambas blockchains son supercomputadoras descentralizadas y distribuidas alrededor del mundo. De ahí, la unión entre supercomputadoras y criptomonedas.

Supercomputadora Meta, Bitcoin y Ethereum

Hace algún tiempo, hablamos en Observatorio Blockchain de Golem, un proyecto de computación distribuida y verificable. Golem ha creado una plataforma de intercambio de computación entre pares en la cadena de bloques Ethereum, que se conoce como el «Airbnb de los ordenadores». Así, los propietarios de aplicaciones y los usuarios individuales pueden alquilar los recursos informáticos de otros usuarios y pagar directamente en criptomoneda.

Eddy Azar, Growth Hacker de Golem, afirma que la plataforma tiene el potencial de reducir los costes y aumentar la velocidad en asuntos relacionados con la investigación científica, el aprendizaje automático o el renderizado de gráficos. Al mismo tiempo, posibilita que cualquier persona con un ordenador medio pueda compartir recursos y obtener ingresos secundarios.

Tras enviar las tareas a la red Golem, los solicitantes son emparejados con los proveedores en función de los precios, la reputación y el rendimiento de las máquinas registradas en el libro mayor. Los recursos se envían al proveedor para su procesamiento y se devuelven una vez completada la tarea. El proveedor recibe el pago si los resultados superan las pruebas de verificación. La reputación de un usuario se construye sobre la base de su éxito en la realización de tareas y pagos.

Los desarrolladores pueden utilizar el código abierto de Golem y la API de tareas para crear programas que utilicen la red y ponerlos en el registro de aplicaciones de Golem. También pueden ponerlos a disposición de otros para que puedan ser utilizados  y, si el desarrollador lo desea, pagar por ellos.

La comunidad pensando en la comunidad

Este tipo de soluciones van a ser fundamentales para la creación de metaversos comunitarios más integrados y con elementos de IA y Realidad Aumentada (RA) mejor desarrollados. Construcciones como Golem descentralizan el poder de computo y añaden seguridad a nuestros datos privados, algo que proyectos como el de Meta no pueden garantizar. Solo hay que hacer un poco de memoria para recordar los inmensos problemas de seguridad que Facebook arrastra desde su creación.

En cualquier caso, la comunidad siempre piensa en la comunidad. Por ello, brindan soluciones propias a los problemas que pueda tener y eso es positivo. Tener acceso a la IA y a la supercomputación de datos será vital para el boom de los metaversos que está por venir.

Lo que está claro es que las supercomputadoras y la inteligencia artificial (IA) se están convirtiendo en dos grandes herramientas para la creación de metaversos, al ofrecer herramientas para lograr experiencias únicas. Meta anunció hace unos días la creación de un supercomputador dedicado a tareas de inteligencia artificial y aprendizaje automático. Uno de los objetivos de esta máquina es crear un conjunto de funciones para su metaverso. Entre ellas, la traducción de idiomas en tiempo real entre las personas que habitan el  metaverso. O funciones de realidad aumentada para facilitar una mejor interacción y reconocimiento de nuestro entorno real con el metaverso y sus funcionalidades.

Supercomputador de Meta

Meta ha llamado AI Research SuperCluster (RSC) a este supercomputador y aunque aún está en construcción se ha presentado en sociedad como uno de los mayores dedicados a IA. Desde Meta nos han dejado saber algunas de sus especificaciones y podemos decir que es un completo Behemot. Cuenta con casi 250 Petabytes de almacenamiento, 6080 NVIDIA A100 y 200 Gb/s de InfinityBand por GPU. Unas características que le hacen 20 veces más potente que el actual supercomputador IA que Meta tiene en su poder.

El esfuerzo de Meta está en consonancia con la política de desarrollo viene impulsando desde 2013 y que ha ido afianzándose en la industria. La IA es el futuro. Desde algoritmos para mejorar nuestro software y ayudarnos a crear medicinas, hasta hacer más eficiente nuestro hardware o posibilitar la conducción autónoma. La IA lleva presente desde hace muchos años. Por ello, lo normal es que la IA tome espacios en los metaversos, para ayudarnos complementar nuestra experiencia en los mismos.

Supercomputadora y blockchain

Fugaku, la supercomputadora más potente del mundo

Cuando hablamos de supercomputadoras estamos refiriéndonos a gigantescas instalaciones construidas para brindarnos acceso a una potencia de cálculo computacional sin igual. A diferencia de las computadoras tradicionales, las supercomputadoras utilizan más de una unidad central de procesamiento (CPU), tienen mucha más memoria y poder de procesamiento.

Para hacernos una idea, un computador básico en nuestras casas tendría una CPU con 4 núcleos, unos 8 GB de RAM y 500 GB de almacenamiento. La supercomputadora más potente del mundo, Fugaku, tiene 7.630.848 núcleos de CPU, 4,85 PB de Memoria RAM y un sistema de almacenamiento de datos de 3 capas extensibles. Obviamente, estos equipos requieren de técnicos especializados e instalaciones adecuadamente refrigeradas para que todo esté en orden.

El principal uso de estos equipos tiene que ver con la investigación de Inteligencia Artificial, investigación e ingeniería de materiales, estudios geotectónicos, estudio de virus y sintetización de proteínas. Incluso, simulaciones casi reales de cualquier problema computable. Las supercomputadoras son muy útiles en nuestro mundo. Prueba de ello es la manera en que han ido mejorando a lo largo del tiempo.

También puedes seguirnos en nuestros canales de Telegram Twitter

Por José Maldonado

Activista y bloguero de tecnología, software libre y blockchain. Liberal y pro-anarquista.

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola    Ver
Privacidad