Las encuestas sobre ciencia y tecnología no preguntan por Blockchain 
Las encuestas sobre ciencia y tecnología no preguntan por Blockchain 

Las encuestas sobre ciencia y tecnología no preguntan por Blockchain 

Blockchain no tiene quien le encueste, cuando se trata de saber sobre la percepción social de la ciencia y la tecnología, parafraseando al coronel de Gabriel García Márquez. Ninguna de las encuestas recientes llevadas a cabo por relevantes instituciones españolas o europeas, que tienen por finalidad conocer la percepción social que se tiene de la ciencia y la tecnología, incluyen a Blockchain o las criptomonedas entre sus cuestiones.

La tokenización es la segunda revolución de la propiedad 

Tecnología blockchain

Parece que no es suficiente que el fundador del Foro Económico de Davos, Klaus Schwab, incluyese la tecnología Blockchain en el núcleo de la Cuarta Revolución Industrial, en 2011, para que la misma tenga el privilegio de formar parte de las tecnologías sobre las que se pregunta a la gente. Una tecnología que ha seguido en Davos, donde se ha celebrado el periódico Foro Económico esta semana, a través de la tokenización. Entra en Davos; pero no en las encuestas.

Cómo la tokenización ganadera puede ayudar a jóvenes ganaderos

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) no ha preguntado por ella directamente en ningún momento. No lo hace ni siquiera de manera indirecta, cuando en el denominado “Innovarómetro”, de 2018, pregunta por la importancia que puede tener la innovación en sectores como el de fuentes de energía, transporte, medio ambiente, alimentación, etc. se olvida del financiero, donde seguramente la tecnología Blockchain está teniendo mayor relevancia.

Tampoco pregunta por Blockchain el instituto demoscópico oficial cuando, en sus “Encuestas de Tendencias Sociales” de 2022 y 2023, cuestiona a los entrevistados sobre si se van a desarrollar -mucho, bastante, regular, poco o nada- tecnologías. Están: robots, biotecnología, microelectrónica, ingeniería genética, nuevas fuentes de energía, tecnologías del ocio y el esparcimiento (como los videojuegos), nuevas tecnologías del hogar, los transportes. Pero no está Blockchain.

Tampoco está la tecnología blockchain en los Barómetros

Manteniéndonos sólo en los estudios más recientes, tampoco está en el “Barómetro” de mayo de 2023, especialmente focalizado en la percepción social de la tecnología. Este estudio número 3.406 pregunta por el grado de interés en avances científicos y tecnológicos, pues así los denomina, como: robótica, ingeniería genética, biotecnología, exploración del espacio, etc. Tampoco está Blockchain. Ausente también, en este estudio, en los avances tecnológicos y científicos que pueden beneficiar a la sociedad. La única apertura en la que puede verse muy indirectamente una aproximación se encuentra en el primero de los estudios nombrados, el “Innovarómetro” de 2018, cuando se cuestiona sobre si está de acuerdo en que desaparecerá el dinero físico. Relación, como se ha dicho, bastante indirecta.

Tokenización, el tren de la economía financiera

Si nos fijamos en las encuestas promovidas por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) pasa algo parecido. Esta institución lleva a cabo periódicas y muy interesantes encuestas sobre la percepción de los españoles de la ciencia y la tecnología. Su objetivo es ahondar en el conocimiento de la cultura científica y tecnológica de los españoles. Pues bien, además de recoger la relación de la sociedad con la ciencia en general, pregunta por algunos campos científicos y tecnológicos concretos. Están: la inteligencia artificial, las vacunas, la robotización, los aerogeneradores, etc. Pero no, no está Blockchain.

Sí está en la encuesta de Banco de España

Puede pensarse que tal ausencia se debe a que se parte de un a priori: la sociedad no tiene ni idea de lo que es Blockchain. Por ello, no se pregunta si tiene idea o no la tiene. Se pregunta por lo que se cree que puede “sonar” a la gente. Esta puede ser una interpretación; pero si nos vamos a los resultados de la “Encuesta de Competencias Financieras” de 2022, patrocinada por el Banco de España, nos encontramos con resultados que niegan tal prejuicio predemoscópico. Se pregunta por las criptomonedas.

Los jóvenes lideran la compra y tenencia de criptomonedas en España

Pues bien, un 84% de los encuestados, entre 18 y 79 años, han oído hablar de ellas. Porcentaje que asciende al 93% entre los jóvenes. Pero es que, además, el 5% del conjunto de esa población dice haberlas adquirido. Tal vez Blockchain no se conozca tanto; pero, desde luego, sí que se conocen las criptomonedas. A lo peor quienes no saben nada de Blockchain son los que diseñan cuestionarios.

Debido a la relevancia que la Unión Europea está dando a Blockchain y la tokenización, reglamento MiCA mediante, y la digitalización monetaria, con el proyecto del euro digital, podría esperarse mayor presencia en las encuestas oficiales de esta institución, los Eurobarómetros. Pues tampoco. En el Eurobarómetro 95.2, de 2021 y último focalizado en la percepción social de la ciencia y la tecnología, se cuestiona sobre los efectos positivos o negativos atribuidos a nuevas tecnologías como: energía solar, energía eólica, biotecnología e ingeniería genética, nanotecnología o inteligencia artificial, entre otras. No está Blockchain.

Tampoco está la tecnología blockchain en el Eurobarómetro

El rastro de Blockchain o las criptomonedas es inencontrable también en Eurobarómetros anteriores. En el 73.1 (2010), donde aparecen otras nuevas tecnologías; pero aquí es admisible, dado lo reciente de su nacimiento, que la referencia a Blockchain esté ausente. Pero este Eurobarómetro de 2010 es interesante por otras razones, como el esfuerzo que, en algunas preguntas, se pone en definir por lo que se pregunta. Hay largas definiciones, con un fuerte sentido divulgativo, de lo que es aquello por lo que se pregunta.

Tokenización y estilo de vida de las nuevas clases medias globales

Un ejemplo, el de los alimentos modificados genéticamente: “Hablemos ahora de los alimentos modificados genéticamente (MG) obtenidos de platas o micro organismos modificados por la alteración de sus genes. Por ejemplo, se pueden modificar los genes de una planta para hacerla resistente a una enfermedad concreta, para mejorar su calidad alimentaria o para que crezca más rápidamente”. Ahorro al lector los ejemplos, de más larga extensión, de la nanotecnología, la biotecnología, los biocombustibles, la clonación animal o las enfermedades comunes de la manzana. Realmente los entrevistados terminaban el cuestionario muy formados o dormidos.

En descargo de los responsables de los Eurobarómetros, hay que señalar que las criptomonedas han sido protagonistas de sus cuestionarios. Pero no en el marco de los estudios demoscópicos sobre ciencia y tecnología, sino, como ocurre en el caso español, en los de alfabetización financiera. Así, el Eurobarómetro Flash número 509, sobre “Servicios de Retail y Productos Financieros” de 2022, pregunta sobre la tenencia de criptovalores.

Javier Callejo
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola   
Privacidad