Decepción BlueSky: un clon de X que no respeta tu privacidad
Decepción BlueSky: un clon de X que no respeta tu privacidad

Decepción BlueSky: un clon de X que no respeta tu privacidad y te censura

Hemos probado BlueSky y nos ha decepcionado: es un clon de X/Twitter, no respeta la privacidad y la promesa de la descentralización no existe. Cuando abandonó X, entonces Twitter, Jack Dorsey, creador y CEO durante muchos años de la antigua red del pajarito,  anunció que quería embarcarse en un proyecto que permitiese “liberar, democratizar y descentralizar” las redes sociales. Esto fue algo que repitió varias veces a lo largo del desarrollo de BlueSky y AT Protocol. Sin embargo, el resultado es otro.

BlueSky privacidad

Dorsey inició la aventura de Bluesky, que, por cierto, se llama igual que los electrodomésticos de marca blanca que vende la multinacional de distribución francesa Carrefour, con el desarrollo del conocido AT Protocol. Este proyecto iba a permitir generar las bases fundacionales de BlueSky, permitiendo, al mismo tiempo, que otros proyectos pudieran usar esta tecnología para desarrollar sus propias redes sociales interoperables.

¿Qué es Bluesky? El Twitter para crear el estándar de las redes sociales Web3

Dorsey destaca mucho en BlueSky su enfoque en la privacidad y la libertad de expresión. Sin embargo, cabe recordar que fue  durante su mandato al frente de Twitter cuando se dieron las peores situaciones de tracking de usuarios y censura. En su comparecencia en el Congreso de Estados Unidos, Dorsey dijo que “estaba recibiendo una paliza por su lenta actuación”. Una lenta actuación para censurar lo que molestaba al Congreso, dominado por los demócratas. Más tarde, ni siquiera Donald Trump, presidente de Estados Unidos se salvó de la censura. En aquella época también hubo otros casos destacados de censura.

Flujo de dinero de grandes tecnológicas

Muchas personas interpretaron la censura impuesta por Dorsey como un acto necesario y hasta llegó a considerarse un «mesías de la libertad de expresión». Lo cierto es que las políticas impuestas por Dorsey hicieron que la compañía nunca fuese rentable. Durante años, la compañía se mantuvo viva gracias al constante flujo de dinero de diversas tecnológicas, como Google o Microsoft, que tenían acceso a los datos de los usuarios recolectados por Twitter. La red social de más de 500 millones de usuarios y con alcance global logró sobrevivir gracias a los subsidios empresariales.

Rastreadores e hipocresía

Ahora con BlueSky es un poco más de lo mismo, solo que con otro nombre. Además de que su interfaz es casi un calco de X/Twitter, tenemos rastreadores (están usando Segment, Google y Sentry) por doquier. A todo esto hay que añadir la existencia  de un etiquetador de mensajes automático para moderación. Se trata de una herramienta que al final hace un shadow banning (cuando tus publicaciones no se muestran en un sitio) sutil desde el inicio. Sin duda, etiquetar a las personas en función de lo que dicen, no es la mejor manera de proteger la libertad de expresión. Sobre todo, en una red social que ha hecho bandera del derecho a expresarse libremente.

Historia de OCEAN, el pool de minería de Jack Dorsey y Luke Dashjr

No es broma, BlueSky reproduce todos los elementos perversos del peor Twitter de Dorsey. Con el peligro añadido de que sobre Bluesky hay menos ojos. Esto no significa que X sea mejor o que Elon Musk sea el salvador de la libertad de expresión en Internet. La diferencia es que en X ya conocemos los fallos y cómo afrontarlos. La llegada de las Notas de la Comunidad a X han servido para desintoxicar, aunque de manera muy insuficiente, a esta red social de noticias falsas y manipulación. En BlueSky no existe nada de esto. Solo te queda confiar en alguien que utiliza la censura para ganar dinero.

Descentralización inexistente

Dorsey tiene un historial de censura que va más allá de Twitter o BlueSky. Por ejemplo, en el grupo minero OCEAN, donde Dorsey se ha unido al desarrollador de Bitcoin Core, Luke Dashjr, se censuran las transacciones de bitcoin que consideran ilegales, como los BRC-20 o los Ordinals. Incluso, aunque saben que dichas operaciones han pagado comisiones y que están respetando el consenso de la red, Dashjr y Dorsey estiman que deben ser censuradas.

Twitter inicia camino hacia la descentralización de redes sociales con blockchain

BlueSky tampoco es una red “descentralizada”. Ciertamente, AT Protocol, que es la base de BlueSky es software libre y su repositorio de Github tiene todo el código que hace posible el funcionamiento de BlueSky. Pero eso es AT Protocol. El resto de  BlueSky es tan privativo como el código de Microsoft Windows. De hecho, si buscamos un poco podemos darnos cuenta que al entrar e interactuar con la aplicación, estamos hablando, al menos, con tres servidores distintos. Si tres servidores es  descentralización, los bancos también son descentralizados: tienen más servidores y sucursales.

Esto es lo que decía Dorsey en 2019: 

Cuando Dorsey anunció la idea de crear Bluesky, reconoció que cuando se fundó Twitter, mucha gente vio el potencial que tenía para convertirse en estándar del internet descentralizado. Sin embargo, poco a poco, el equipo directivo de la red social, en el que Dorsey se incluye, fue centralizando la red cada vez más. Dorsey hablaba entonces de la necesidad de transformar las redes sociales para devolver el poder al usuario.

Dorsey dio 4 razones principales para la necesaria transformación de las redes sociales:

1) Se enfrentan a desafíos completamente nuevos que las soluciones centralizadas no pueden cumplir.

2) El valor de las redes sociales se está alejando de la creación y eliminación de contenido y se está depositando en los algoritmos de recomendación que dirigen la atención.

3) Los incentivos existentes en las redes sociales hacen que la atención se centre en contenidos que generan controversia e indignación, en lugar de contenidos que informen de verdad.

4) Aparición de nuevas tecnologías que permiten solucionar estos problemas. En este caso, la tecnología blockchain ofrece una serie de soluciones descentralizadas para el alojamiento, la gobernanza e incluso la monetización abierta y duradera.

La privacidad nació muerta

Muchos pensamos que BlueSky usaría tecnología blockchain. Sin embargo, no hay blockchain por ningún lado. Así la promesa de la descentralización se quiebra en millones de pedazos.

BlueSky tampoco respeta tu privacidad. Según sus Políticas de Privacidad, los datos son grabados por BlueSky, pudiendo ser utilizados para venderlos y utilizarlos para funciones de marketing y más cosas. Incluso, pueden migrar la información globalmente, algo que el Reglamento General de Protección de Datos de Europa (RGPD) impide. Habrá que estar atentos a lo qie dice Bruselas de todo esto.

La Identidad y las Credenciales Digitales

Quizá te preguntes si utilizan criptografía. Pues sí, la emplean bastante. Hacen uso de la misma librería con la que se desarrollan proyectos como MetaMask. Pero solo para cifrar datos de comunicación en un esquema donde los servidores tienen acceso a nuestros datos. Esto significa que la privacidad en BlueSky nació muerta. 

Las opciones no son mejores

Con todo lo descrito queda claro que BlueSky es más de lo mismo que tenemos ahora: una red social que te espía, recolecta tus datos, los vende, te censura y busca condicionar tu pensamiento hacia lo que sus “creadores” consideran bueno.

En Mastodon, otro competidor conocido, las cosas son como en el Salvaje Oeste Americano. Cada servidor/comunidad va por la libre, respetas las reglas o te vas. A veces, ni siquiera puedes entrar o salir con tus datos, porque al administrador de la comunidad o servidor, simplemente le desagradas o porque directamente te ve como mercancía. Incluso, ha habido casos de estafas directas de los administradores de comunidades Mastodon, así que debes prepararte para cualquier cosa.

¿Qué implica un ETF de Ethereum y cómo podría potenciar el ecosistema DeFi?

Otras opciones como Nostr, son muy buenas. Realmente privadas, tus datos no se venden, descentralizadas, con libertad de expresión, pero para el común de los mortales son un dolor de cabeza mantenerlas seguras. Catorce años con criptografía avanzada a nuestro alcance, gracias a Bitcoin, pero mucha gente aún se estresa por controlar de forma segura una simple clave ECDSA. Este es su mayor problema, pero la opción existe.

Replantearse el futuro

De momento, no hay opciones realmente viables que unan lo mejor de cada una de estas redes en un solo lugar. Esta es la realidad de nuestro mundo digital, pero se agradecen y aplauden las buenas opciones. Nostr se lleva el sitial de honor en este caso. De BlueSky ya lo hemos dicho todo. Quizá, en lugar de llamarse BlueSky, debería denominarse DarkSky y en lugar de darse a conocer como una red pro-privacidad, debería promocionarse como «mercado de datos abierto a empresas y gobiernos».

Comparte esto:
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola    Ver
Privacidad