JPMorgan abre la veda a la colaboración entre banca y exchanges de criptomonedas

ActualidadEmpresasUltimas noticias

Written by:

JPMorgan, una de las empresas financieras más antiguas del mundo, ha sucumbido al encanto de los exchanges y ya ofrece sus servicios a Coinbase y Gemini. De manera abreviada, podría decirse que los exchanges son los bancos de las criptomonedas. Asimismo, los nombres de Coinbase y Gemini forman parte de la élite de las casas de cambio de criptomonedas en Estados Unidos.

Coinbase, que cuenta con capital del banco español BBVA, fue presentada por la entidad financiera española en 2015, cuando anunció que había invertido en ella, como la compañía que se se había propuesto domesticar Bitcoin. Gemini fue fundada por los gemelos Tyler y Cameron Winklevoss, famosos en todo el mundo por litigar con Mark Zuckerberg, a quien acusaron de apropiarse de la idea de Facebook.

Al parecer, una fuente anónima de la institución financiera informó a Wall Street Journal que JPMorgan se encargará de manejar las transacciones en dólares de los usuarios residentes en los Estados Unidos. Procesará transferencias bancarias, depósitos y retiros de dinero a través de la red de la Cámara de Compensación Automatizada (ACH). La parte cripto, de momento, seguirá siendo responsabilidad de las respectivas casas de cambio.

Legitimar la industria de las criptomonedas

El hecho de que un líder financiero global como JPMorgan haya aceptado en su cartera de clientes a exchanges como Coinbase y Gemini, además de legitimar la industria de las criptomonedas, abre un abanico de oportunidades para el resto de entidades financieras del mundo. El movimiento de JPMorgan subraya también el interés de la industria tradicional financiera por la criptoeconomía. Los dirigentes de muchas de estas entidades financieras, aburridos de esperar como el cadáver de Bitcoin pasaba por sus vetustas puertas, han decidido unirse a él.

Es el caso de la propia JPMorgan, que durante un tiempo se mostró como feroz oponente de las criptomonedas, especialmente de Bitcoin. Jamie Dimon, director ejecutivo de la institución, expresó en reiteradas ocasiones que el principal criptoactivo es una burbuja mayor que la histórica burbuja de los tulipanes. Dimon indicó en varios ocasiones que los inversores estaban locos por confiar en Bitcoin.

Del odio a Bitcoin, al JPM Coin y a una red de pagos en blockchain

Sin embargo, los hechos han demostrado como Dimon ha tenido que tragarse sus propias palabras. De momento, la entidad cuenta con una criptomoneda propia, JPM Coin, diseñada para realizar pagos instantáneos entre cuentas institucionales. También ha puesto en marcha Interbank Information Networ (IIN), una red de pagos desarrollada por Quorum, una variante privada de la blockchain de Ethereum construida por la propia JPM. IIN, de la que forman parte una red de 397 bancos, permite el intercambio de información en tiempo real en la verificación de pagos.

También te puede interesar: Tendencias 2020: regreso al futuro con explosión de criptomonedas

Reuters informó en febrero de una posible fusión entre Quorum y ConsenSys, la compañía de desarrollo de Ethereum. ConsenSys, fundada en 2017 por Joe Lubin, uno de los cofundadores de Ethereum, ha prescindido durante los últimos meses de gran parte de sus empleados.

Bitcoin, el origen de todo

Lo que parece claro es que a JPM, surgida en 1799 de la fusión del Chase Manhattan Corporation y la J.P. Morgan & Co, le gusta pisar seguro. Tanto Gemini cómo Coinbase cumplen con todas las regulaciones y permisos en Estados Unidos. Gemini recibió recientemente la certificación SOC 1 tipo 1, que asegura que la empresa está operando de forma segura y protegiendo los datos de los clientes.

Aunque la decisión de JPM no involucra de lleno al banco en el comercio de criptomonedas, al operar solo con las transacciones en dólares, lanza un mensaje inequívoco al mundo: la revolución que Bitcoin ha supuesto para el sistema financiero. Las pruebas están ahí. China y su yuan digital, los bancos centrales desarrollando su propia moneda digital (CBDC), países que experimentan con stablecoins o gigantes tecnológicos fabricando sus propias critpomonedas.

Las monedas digitales de banco central no son criptomonedas, ni tampoco el yuan digital chino lo es. Tampoco, la LIbra de Facebook. Pero todas son hijas de Bitcoin. La reinvención del dinero y la nueva manera en que nos relacionamos con él es fruto de Bitcoin. La prueba es la unión de la marca JPMorgan con la de los exchanges Coinbase y Gemini.

También puedes seguirnos en nuestros canales de Telegram y Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *