El Stanford Blockchain Club y la resurrección de bitcoin
El Stanford Blockchain Club y la resurrección de bitcoin

El Stanford Blockchain Club y la resurrección de bitcoin

El Stanford Blockchain Club está experimentando un inesperado renacimiento en las últimas semanas gracias a Bitcoin. La cantidad de personas que acuden al mismo crece. Tal vez lo que está ocurriendo en otras asociaciones y comunidades Blockchain. Algo que puede interpretarse como un efecto del aumento del precio de las criptomonedas en general y de btcoin en particular. Pero este club Blockchain es especial.

BITCOIN ES UN ELEFANTE EN LA HABITACIÓN DE LA ECONOMÍA POLÍTICA

La Universidad de Standford, como todas las universidades norteamericanas, está atravesada de múltiples clubs y asociaciones, protagonizados por sus estudiantes. Una de ellas es el Stanford Blockchain Club. En prácticamente todas las universidades norteamericanas y británicas existen clubs semejantes que, de manera autónoma, o en colaboración con organizaciones como, por ejemplo, la Blockchain Education Network (BEN), organizan reuniones, cursos, formación de desarrolladores o hackatones.

Bitcoin Stanford Blockchain Club

Como ocurre con otras asociaciones y clubs de este tipo, su vida está llena de altibajos, de profundas decaídas que dejan la asociación en estado latente y de súbitos renacimientos, debidos a diversas causas. Su energía depende, en buena medida, de la energía que inyecten en ella los estudiantes. Pero puede considerarse que el caso del Stanford Blockchain Club tiene algo de particular, teniendo en cuenta que en la Universidad de Stanford son bastantes sensibles a todo lo que tiene que ver con las criptomonedas, ya que los padres de Sam Bankman-Fried enseñaron en esta institución universitaria y aún hoy en día, Caroline Ellison, una de las antiguas CEO de la empresa Alameda Research, en el centro de las prácticas sospechosas de fraudulentas de FTX, es alumna de esta universidad.

EL NEGACIONISMO DE BITCOIN, UN EJERCICIO DE HIPERREALISMO DEL BCE

Los centros de enseñanza anglosajones están repletos de asociaciones de las más diversas cuestiones. Es una forma de socializar en la producción de ese tejido social que tanto admiraba Alexis de Tocqueville en su De la democracia en América, de 1835. Un tejido que, más de siglo y medio después, el sociólogo Robert D. Puntnam observó un tanto debilitado en su Bowling Alone (traducido como Solo en la bolera). ¿Quién no recuerda la entrañable película El club de los poetas muertos?.

Inversiones en bitcoin

Después de tales antecedentes, parecía que las criptomonedas en particular y Blockchain en general lo tenían difícil en Stanford. Era una especie de “club de los bitcoiners muertos”. La sola supervivencia de este club en tal contexto ya puede considerarse una noticia. Pero es que, además, ha revivido empujado directa e indirectamente por la cotización de bitcoin. Directamente porque se ha beneficiado de esa subida en la cotización.

Kole Lee, miembro del Stanford Blockchain Club, fue quien propuso que parte del fondo existente en la Universidad de Stanford (Blyth Fund) fuese invertido en bitcoin, tras la aprobación del ETF. En principio él propuso un 10% del mismo; pero la compra se quedó en alrededor de un 7%. De hecho, no estamos hablando de grandes cantidades, siendo un fondo que era gestionado en buena parte por los propios estudiantes universitarios, teniendo bastante capacidad de decisión sobre el destino del dinero. Pero la gestión de estos fondos, que parecen ser habituales en las universidades norteamericanas, se convirtió en acontecimiento cuando Kole Lee, perteneciente al equipo de gestión del fondo, celebró las ganancias de esta inversión, tras la subida de la cotización de Bitcoin, en las redes sociales.

ESPAÑOLES SIN ESTUDIOS, LOS QUE MÁS CRIPTOMONEDAS DICEN TENER, SEGÚN FUNCAS

En dos meses, había conseguido un beneficio del 7% con esta inversión. Y es que muchos suponían que ese fondo se nutría de donaciones y dotaciones para el mejor funcionamiento de la universidad y, en todo caso, para ayudas a los estudiantes con dificultades económicas. Después se aclaró que no era del todo así. En todo caso, lo que al principio era una expresión de júbilo se ha convertido en una especie de pesadilla para Lee y el conjunto del staff universitario relacionado con la gestión del fondo. Lee ha tenido que dar mil y una explicaciones. ¿Qué hubiera pasado si hubiera perdido dinero en la inversión?.

Bitcoin y la atención

Entre las explicaciones dadas por Lee, ha hecho hincapié en algo que, por naturalizado por la costumbre oscilatoria de las criptomonedas, nos parece obvio y que, sin embargo, nos puede estar diciendo muchas cosas. Dijo que existe una correlación entre el precio de bitcoin y la cantidad de gente en el Stanford Blockchain Club. Afirmación que, a su vez, nos dice sobre el funcionamiento de la atención. Fijamos nuestra atención en las cosas que se mueven y, sobre todo, pueden ofrecernos una oportunidad. En la sociedad de las oportunidades, del Kairós, de las cosas que surgen, no queremos perder la oportunidad. Al menos, queremos saber qué pasa.

TOKENIZACIÓN, EL TREN DE LA ECONOMÍA FINANCIERA

Ocurre lo mismo con las búsquedas en internet o con el seguimiento de los medios de comunicación especializados. Cuando las páginas de los diarios tradicionales están protagonizadas por la subida de precios de bitcoin, suben las búsquedas y el seguimiento, como una especie de ola expansiva, que llega hasta Stanford. La atención se multiplica. Y es que nos movemos por el interés.

Ahora bien, tales movimientos de la atención apuntados por Kole Lee nos señalan cuál es la clave para que el uso de las criptomonedas se extienda en la sociedad. Cuando las expectativas de ganar superan a la sombra de los temores.

Javier Callejo
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola   
Privacidad