FBI aún sigue buscando víctimas de Bitconnect Coin

ActualidadUltimas noticias

Written by:

Más de un año ha pasado desde el cierre de Bitconnect y aún el FBI está buscando víctimas potenciales que invirtieron en esta criptomoneda. Bitconnect Coin (BCC) fue lanzada por primera vez a través de una oferta inicial de monedas orquestada por Bitconnect en noviembre de 2016.

Durante la mayor parte de la existencia de BCC, el único lugar para comprar, comerciar o vender la criptomoneda era el intercambio privado Bitconnect. A mediados de diciembre de 2017, BCC contaba con una capitalización de mercado de más de 2,500 millones de dólares. Los desarrolladores de Bitconnect garantizaban a los inversores hasta un 10 por ciento de retorno total mensual de su inversión. Todo gracias a un un sistema de inversión escalonado basado en la suma del depósito inicial del inversor.

Pero el sueño duró poco. En enero de 2018, todo se derrumbó cual castillo de naipes, luego de que dos reguladores de valores de Estado Unidos, emitieran cartas públicas advirtiendo a los inversores de la naturaleza del tipo Ponzi de Bitconnect. Esto llevó a Bitconnect a cerrar completamente su intercambio con BCC. Lo que llevo a la eliminación del mercado de la criptomoneda y a perdidas millonarias a sus inversores.

También te puede interesar: El valor de blockchain en el mercado de la salud superará los 3.000 millones de dólares 2026, según Credence Resarch

El colapso de una criptomoneda

Bitconnect ya había sido duramente criticada desde sus inicios por muchas figuras del criptomundo. Especialmente fue criticada por su agresiva promoción usando influencers de Youtube y Twitter. Adicionalmente criticaban que su esquema era poco claro, y hacía creer a quienes invertían que eran o serían ricos rápidamente.

Y tenían razón en sus críticas. El ocaso de Bitconnect comenzó en noviembre de 2017, cuando las autoridades de Reino Unido, emitieron un aviso a la empresa para probar su legitimidad. Sin embargo, esto no calmo las dudas de las autoridades estadounidenses quienes tomaron acción el 3 de enero de 2018. En ese momento, la Junta de Valores del Estado de Texas (Texas State Securities Board) emitió una orden de cese y desista a la compañía. En la misma le acusaba de manejar un esquema Ponzi, citando fallas en la transparencia de las ganancias de los usuarios y declaraciones engañosas.

A la petición del estado de Texas se le unió luego la del Secretario de la División de Valores del Estado de Carolina del Norte (North Carolina Secretary of State Securities Division). Quienes advirtieron que Bitconnect no estaba registrada para la venta de valores en su estado.

Tras la perdida de confianza en la plataforma, el 17 de enero de 2018, Bitconnect cerró sus actividades. Inmediatamente los precios de BCC cayeron un 92% pero Bitconnect anunció que reembolsaría sus préstamos. Sin embargo, el sitio web de Bitconnect X (asociado con Bitconnect) permaneció abierto y operativo. Este apenas comenzaba su ICO y permitía a los usuarios comprar monedas de BCCX con sus monedas de BCC.

Pese a los claros signos de manipulación, Bitconnect lanzó un comunicado oficial donde dejaban ver las “verdaderas razones” detrás del colapso. Entre ellas destacaron:

  1. Una mala recepción y manejo de noticias por parte de la prensa. Una clara y frenética “lluvia de mentiras” que daño la reputación y fortaleza de la criptomoneda.
  2. La orden de cesa y desista del Gobierno estadounidense, que alejo y causo temor en los inversores.
  3. La realización de un ataque DDoS que derribo la plataforma y causo aún más temor en los inversionistas.

Conclusiones

Las criptomonedas son sin lugar a duda una invención revolucionaria a nivel económico. Nos permiten un grado de libertad sin precedentes en el mundo, pero también hay peligros. Estafas como las de Bitconnect son algo de lo que hay que cuidarse mucho. Por ello nuestra recomendación es siempre investigar antes de hacer alguna inversión. Investigar y conocer sobre como trabajan y cuan confiables son las plataformas debes ser nuestro primer paso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *