El futuro de la filantropía está en blockchain: el resultado de las donaciones se verá en el móvil

ActualidadHistoriasSin categoríaUltimas noticias

Written by:

En diez años, la combinación de blockchain, Inteligencia Artificial (IA) e Internet de las Cosas (IoT) cambiará drásticamente el sector de la filantropía. En la actualidad, la cadena de bloques ya permite aportaciones económicas sin intermediarios y otorga transparencia en las donaciones. De acuerdo con la organización benéfica Charities Aid Foundation, todo el entramado en torno a las donaciones estará gobernado por una Organización Autónoma Descentralizada (DAO) construida sobre una blockchain. Así, cada filántropo podrá escoger la causa a la que desea transmitir fondos, proponer proyectos o supervisar el resultado de su donación desde su teléfono móvil.

Aunque la tecnología blockchain y las criptomonedas suelen ir asociadas con el sector de la inversión, ambas ya están siendo utilizadas para aumentar la eficiencia y los ingresos en actividades económicas vinculadas a otros sectores, como el turismo, la energía o la agricultura. Pero más allá de los usos industriales propiamente dichos, blockchain se ha revelado como instrumento muy eficaz para ayudar a los más necesitados, mejorando los métodos de pago y aportando mayor transparencia a las donaciones.

Eliminación de intermediarios

De hecho, uno de los principales beneficios que las tecnologías blockchain aportan a las ONGs es la reducción de costes y burocracia gracias a la desintermediación. En la actualidad, las donaciones están gestionadas por intermediarios, como los bancos, encargados de procesar los fondos. A través de una blockchain descentralizada, las terceras partes desaparecen y las tarifas destinadas a pagar los  servicios por realizar determinados servicios podrían incluirse como donación.

La cadena de bloques permite la automatización de procesos mediante contratos inteligentes configurados con instrucciones específicas para los donantes. Además, blockchain facilita la creación de plataformas para que el donante puede elegir a qué beneficiarios quiere otorgar su ayuda de manera directa, sin que los fondos tengan que pasar primero por alguna organización.

A diferencia de lo que sucede en la actualidad con el dinero que llega a las organizaciones a través de las donaciones, los fondos que entran en una cadena de bloques transparente y descentralizada, como es es el caso de Bitcoin o Ethereum, pueden ser vistos y rastreados por cualquier persona que pueda acceder a internet y a un explorador de bloques. De esa forma, se asegura una distribución probada y justa para todos los involucrados.

Donar poder computacional

La utilización de la cadena de bloques en el ámbito de la filantropía, además de aportar transparencia al uso que se da al dinero donado y al tiempo que las personas dedican al voluntariado, también permite donar poder computacional a través de los mineros web y los mineros descargables.

Así, los mineros web permiten que mediante un pequeño código invisible para el usuario de las páginas web se minen silenciosamente criptomonedas mientras el usuario mantenga la página abierta. Habitualmente suele ser Monero  De esta manera puede donarse poder computacional para crear fondos que ayuden a ciertas causas. Los mineros descargables son responsabiliad directa del usuario, que puede instalarlos en su dispositivo para cumplir la misma función que los mineros web.

Muchas de las ventajas que aporta blockchain están siendo ya aprovechadas por varias firmas en el ecosistema. Una de las pioneras es la organización BitGive, creada en 2013 con el objetivo de promover y permitir las donaciones en bitcoin a cualquier entidad. En la actualidad, cuenta con su propia plataforma blockchain para rastrear fondos, denominada GiveTrack, y con proyectos en Etiopía, Ucrania, Argentina y Venezuela.

Asimismo, las grandes empresas del criptomundo suelen promover iniciativas sociales o cuentan con sus propias divisiones filantrópicas, como sucede con las grandes casas de cambio Binance y Coinbase. En el caso de Binance, cuenta con la blockchain Charity Foundation, que permite las donaciones con criptomonedas y un completo rastreo de los fondos sobre blockchain a distintos proyectos en todo el mundo. Brian Armstrong, CEO de Coinbase, ha creado GiveCrypto, una organización sin ánimo de lucro que distribuye criptomonedas a personas que viven en la pobreza.

Ver el recorrido de los fondos

También existen compañías que han diseñado productos con blockchain específicamente para asegurar la transparencia y trazabilidad de los fondos recaudados, sea dinero fiat o criptomonedas. Entre ellas, se encuentra la plataforma de identidad descentralizada AID:Tech, que muestra a los donantes todo el recorrido de sus fondos. Desde que entregan el dinero hasta que llega a los beneficiarios, quienes reciben a una tarjeta de identificación única o voucher con un código QR para reclamar lo donado en el supuesto de que no les llegue. Otro ejemplo es la plataforma Alice, una plataforma construida sobre Ethereum que aporta transparencia a la financiación social y que permite donaciones con moneda fiduciaria.

En cuanto a las donaciones de poder computacional, las más representativas son  Charity Mine, que funciona con un minero web, y Cudo Donate, una aplicación móvil y de escritorio. Los fondos minados por ambas se destinan a diferentes causas caritativas.

Las cifras sustraídas ascienden a 1,1 trillones de dólares

La transparencia y trazabilidad que aporta blockchain a las causas sociales soluciona uno de los grandes problemas que desde hace tiempo padece el mundo de las donaciones. La firma de servicios financieros UBS sostiene que la falta de transparencia es uno de los  obstáculos principales para las grandes donaciones. De acuerdo con estimaciones de la plataforma de identidad digital descentralizada AID:Tech, las cifras robadas ascendería a 1,1 trillones de dólares.

Si bien es cierto que la tecnología blockchain y las criptomonedas podrían solucionar los problemas relacionados con las transparencia relacionados con las donaciones, su adopción no está siendo demasiado rápida. Por ejemplo, según el Informe Global de Tecnología en ONG, solo el uno por ciento de estas organizaciones aceptan bitcoin como método de pago. Y en cuanto a la utilización de la blockchain, esta parece aún un tanto intimidante para pequeñas ONG. Fuera del ecosistema, sólo grandes firmas como Unicef, Alibaba o IBM se han atrevido a explorar este potencial.

IBM y las soluciones blockchain para el sector social

IBM debutó en sector de la filantropía a través de ComGo, una plataforma construida sobre su blockchain que fue presentada hace un par años en Madrid como una empresa especializada en soluciones blockchain para el sector social. Sus directivos explicaron durante el acto de presentación que el objetivo de ComGo es utilizar la tecnología de la cadena de bloques para incrementar la confianza y la participación ciudadana en retos sociales.

La primera experiencia la llevaron a cabo a través de la organización it-willbe.org, una ONG fundada por Arancha Martínez, que opera dentro de ComGo, y centrada en la ayuda de 200 niños que viven en los alrededores de la estación de tren de Surat, al sur de Bombay. Hace unos meses, ComGo anunció que contaría con la participación de ocho ONGs con presencia en España. Se trata de la Fundación Recoverque cuenta con una red de voluntarios en diversos lugares de África que trabajan en el desarrollo y la gestión de hospitales sin ánimo de lucro. Farmacéuticos Sin FronterasCáritasFundación ExitOrden de MaltaHomeless EntrepreneurKUBUKAy la  citada It-willbe.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *