dinero tecnología blockchain

La tecnología blockchain y las criptomonedas han transformado por completo nuestra percepción y conceptualización del dinero. Pero esto también ha causado mucha confusión, especialmente en aquellos recién llegados al mundo cripto. Conceptos como criptomoneda, token, NFT o CBDC suelen ser términos confusos para las personas que comienzan a tener contacto con los mismos.

Por esta razón, en Observatorio Blockchain vamos a intentar explicar de manera sencilla el significado de algunos de estos conceptos relacionados con las nuevas formas de dinero y valor. Son ideas que conviene tener en cuenta, debido al creciente interés y uso de la tecnología blockchain en todo el mundo.

Dinero y tecnología blockchain

Cuando hablamos de una criptomoneda, estamos refiriéndonos a un activo o dinero digital que funciona gracias a la tecnología blockchain. Blockchain basa su funcionamiento en una serie de tecnologías previas y muy relevantes, como la  criptografía y el peer-to-peer (P2P).

La criptografía es el corazón de las criptomonedas y su uso es vital para las mismas. Pero al mismo tiempo, la criptografía es el corazón de Internet, ya que distintos protocolos de la red de redes lo implementan desde su base. Gracias a la criptografía podemos usar Internet de forma privada y segura. La otra tecnología fundamental en blockchain es peer-to-peer o P2P. Aplicaciones como Whatsapp utilizan este tipo de redes para su funcionamiento.

Las empresas de stablecoins, pendientes del informe de la FED de Estados Unidos

Las criptomonedas

Ahora bien, las criptomonedas llevan todo esto a un nuevo nivel. Anteriormente, cuando pensábamos en dinero, nos imaginábamos un banco o PayPal. Ambos son modelos de dinero centralizado, donde confiamos nuestro dinero a un tercero y dependemos de su «buena voluntad» para poder usarlo. Si la «buena voluntad» desaparece, comienzan los problemas. Por ejemplo, si el banco decide imprimir dinero a mansalva aparece la inflación, lo que nos hace más pobres. Pero también puede retener nuestro dinero por una bancarrota o, simplemente, porque no quiere dejarnos usar sus servicios.

Las criptomonedas tienen la ventaja de eliminar todos estos problemas. Las criptomonedas son dinero, un dinero descentralizado donde cada persona tiene el control absoluto del mismo. Un dinero donde nadie te puede decir como usarlo, ni tampoco puede evitar que lo uses. Un tipo de dinero que puedes enviar al fin del mundo. Y lo más importante: es un dinero seguro y privado. Una criptomoneda es dinero con un potencial enorme. El límite para su capacidad de uso reside en nuestra imaginación

Bitcoin, la primera criptomoneda

La primera criptomoneda es Bitcoin. El 31 de octubre de 2008, Satoshi Nakamoto presentó su conocido trabajo «Bitcoin: A Peer-to-Peer Electronic Cash System» y con él se inició la historia de Bitcoin. Sin embargo, Bitcoin no se hizo realidad  hasta el 3 de enero de 2009. Ese día, Nakamoto comenzó la historia de la primera blockchain del mundo, creando el bloque génesis de Bitcoin. La fecha ha quedado grabada de forma única en la blockchain de Bitcoin con el siguiente mensaje:

«The Times 03/Jan/2009 Chancellor on brink of second bailout for banks»

Dinero, token y criptomonedas, el primer mensaje en blockchain cambio todo

Poco más tarde, comenzó a gestarse lo que hoy conocemos como ecosistema de criptomonedas: Bitcoin Cash (BCH), Litecoin (LTC), Ethereum (ETH) y muchas otras más forman parte de él. Una criptomoneda puede ser el equivalente a monedas fíat, como el dólar y el euro. Está aclaración es fundamental para comprender los conceptos que vamos a desarrollar a continuación.

Los tokens expanden el potencial de las criptos

Las criptomonedas abrieron el camino a los tokens. Cuando hablamos de tokens en criptomonedas, generalmente, nos referimos a lo siguiente: un token en blockchain alude a una «pseudo-criptomoneda», que se crea para representar un nuevo sistema de valor dentro de una blockchain ya existente. Dicho token tiene su propio espacio de contabilidad, que opera de forma lateral a la criptomoneda que funciona sobre la blockchain donde se despliega el token.

Este concepto guarda relación con los tokens que existen en el mundo financiero y económico tradicional desde hace tiempo. Un ejemplo de token tradicional (anclado al dinero fíat) serían las fichas de un casino. Esas fichas de casino pueden ser obtenidas cuando gastas fíat para adquirirlas y solo puedes usarlas en el casino al que has entrado. Pero fuera de los límites del casino no tienen ningún valor. El valor de esa fichas viene porque el casino tiene una contabilidad interna entre el dinero fiat, que entra (euros, por ejemplo), y las fichas entregadas, que tienen su valor anclado al dinero que has ingresado.

Tokens y blockchains

En contraste, un token en blockchain solo puede ser adquirido usando la criptomoneda de la blockchain sobre la que se ejecuta (el equivalente al casino) y fuera de esa blockchain, el token no tiene ningún valor, ni uso, porque su contabilidad solo es factible dentro de la blockchain en la que ha sido creado.

Ejemplos claros de este tipo de sistemas lo podemos ver en blockchains como Etheruem. En Ethereum, la criptomoneda es el ETH (la criptomoneda que te permite acceder y usar los recursos de su red blockchain). El token UNI es solo una «pseudo-criptomoneda» que usa la blockchain de Etheruem para su funcionamiento. De hecho, para movilizar UNI por la blockchain de Ethereum, no basta con tener UNI. Se necesitan ETH para pagar las comisiones. Es decir, es necesaria la criptomoneda de la blockchain.

Ethereum, la plataforma elegida para los tokens y su nueva forma de representación del dinero

Ahorro de recursos

Ahora bien ¿Por qué crear un token cuando sabemos que son una «pseudo-criptomoneda»? ¿No sería mejor crear una nueva criptomoneda y blockchain? Pues bien, la verdad es que el nivel de utilidad de los tokens es enorme. En primer lugar, permiten  crear proyectos con su propio historial de operaciones y su propia economía. Es precisamente esta capacidad la que ha posibilitado proyectos como Uniswap o Yearn Finance. Estos proyectos prestan servicios únicos  a sus usuarios y sus tokens son los que permiten acceder a los mismos.

Otro aspecto positivo de los tokens es que nos ahorran recursos. Crear una blockchain conlleva infraestructuras para construir redes P2P potentes y seguras. Esto es algo complejo y que muchos proyectos no pueden alcanzar. Por lo que utilizar los recursos de redes ya creadas y bien establecidas es mucho mejor. Así, el token UNI reutiliza la infraestructura de la red Ethereum, permitiendo usar todo su potencial, pero al mismo tiempo, disfrutar de amplia aceptación. Y, sobre todo, de su altísimo nivel de seguridad para evitar ataques.

Finalmente, los tokens permiten acelerar el desarrollo de los proyectos, porque sus desarrolladores solo se centran en agregar nuevas funciones alrededor de dicho token. Sin embargo, los desarrolladores de la blockchain se dedican a mejorar su  infraestructura. Básicamente, los desarrolladores dividen su trabajo y se retroalimentan, lo que hace más fácil desarrollar la tecnología.

¿Qué es SOS, el token que OpenDAO regala a los usuarios de Opensea?

Tokens no Fugibles (NFT)

Una derivación de los tokens son los conocidos Tokens No Fungibles (NFT). Un token no fungible es un token criptográfico que tiene la capacidad de ser un token único e irrepetible. Este tipo de tokens no puede ser dividido, pero puede ser utilizado para representar objetos del mundo real o digital, junto a sus características propias. También puede ser usado para representar la propiedad del mismo, mientras mantiene todo ello dentro de una representación en una blockchain, por medio de un smart contract. Objetos de arte, música, vídeo, cualquier cosa física o digital que pueda ser susceptible de transformarse en un coleccionable, puede ser transformado en un NFT, donde el original siempre podrá ser verificado como el autentico. Incluso,  aunque se creen miles de copia sobre esa u otra blockchain.

Los NFT son en la actualidad uno de los conceptos más famosos dentro del ecosistema cripto, pese a que no es una tecnología nueva. De hecho, los NFT llevan años desarrollándose dentro del mundo cripto. Uno de los primeros espacios fue la blockchain de Bitcoin. Uno de los NFT más famosos y antiguos en Bitcoin es Rare Pepes, que comenzó a ocupar espacios en Bitcoin en septiembre de 2016. Concretamente, en el bloque 428919. En la actualidad, los NFT son un mercado mil millonario con una amplia capacidad de expansión, especialmente porque son vitales para la creación de los metaversos. Algo que, sin duda,  impulsará su adopción y valor económico.

Stablecoins y CBDCs

Finalmente estamos ante dos conceptos que son en la práctica idénticos. Las stablecoins o tokens estables usan la tecnología blockchain para representar una moneda fíat dentro del ecosistema de tokens y criptomonedas y son manejados, en su mayoría,  por empresas o asociaciones privadas.

Ejemplo de este tipo de tokens son los conocidos USDT, de la empresa Tether. O USDC, de la compañía Circle. Ambas son stablecoins ancladas al dólar y cada token de estas stablecoins representa y representará siempre 1 dólar americano. Como estas stablecoins existen otras muchas. Algunas, centralizadas, como las ya mencionadas, y otras descentralizadas, como es el caso de DAI, una stablecoin descentralizada y anclada al dólar americano (1 DAI = 1 Dolar). También existen stablecoins para monedas fíat tan aceptadas como el euro (STASIS EUR), el Dólar de Singapur (XSGD), la Rupia (IRDT) o el Franco Suizo (XCHF). O stablecoins ancladas al valor de materias primas, como el caso del oro (Digix Gold).

CBDC, una nueva forma de dinero digital

Pero los Estados también quieren su participación en este tipo de tecnología y para ello han creado las CBDC o Central Bank Digital Currency. Las monedas digitales de Banco Central son una forma de dinero fiat digital, que es emitido por el banco central de una país y, por tanto, tiene valor de curso legal en dicha nación. Generalmente, las CBDC usan la tecnología blockchain o de libro distribuido (DLT) para asegurar su correcto funcionamiento. Todo ello, sin abandonar la centralización, que es ejercida por el banco central de la nación que implementa dicha CBDC.

James Tobin, precursor

Es decir, las CBDCs no son criptomonedas, pero hacen uso de su tecnología y derivados, permitiendo un funcionamiento seguro, más flexible y un manejo e intercambio con menor fricción. La idea detrás de las CBDC no es nada nueva. La primera mención de una CBDC fue realizada por James Tobin en su paper “Financial innovation and deregulation in perspective”, en 1985. Desde entonces, la idea de crear CBDCs siempre estuvo en el aire, olvidada por la sensación de control que los bancos tenían con el modelo tradicional del dinero.

También puedes seguirnos en nuestros canales de Telegram Twitter

Por José Maldonado

Activista y bloguero de tecnología, software libre y blockchain. Liberal y pro-anarquista.

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola    Ver
Privacidad