¿Está en peligro la descentralización que Bitcoin trajo a las finanzas?

ActualidadHistoriasUltimas noticias

Written by:

Reflexionar acerca de cómo está evolucionando la descentralización que Bitcoin trajo a las finanzas resulta más oportuno que nunca. Sobre todo, cuando el proceso de transformación digital en el que estamos inmersos, acelerado por el COVID19, está llegando al denominado dinero fiduciario. Hasta tal punto, que el Gobierno de España ha planteado la eliminación gradual del dinero en efectivo. Una propuesta, posible técnicamente, pero enfrentada a la política monetaria de la Unión Europea y al papel de los bancos centrales, como emisores de billetes y monedas.

Quizá no sea el momento adecuado o esté definiéndose el modelo de gobernanza, pues existen varios agentes económicos interesados en un proceso de digitalización del dinero. El dinero digital funciona desde hace más de 25 años. De hecho, el protocolo SWIFT, que establece un estándar común para las transacciones financieras, así como un sistema de procesamiento de datos compartidos, fue creado en 1973.

El dinero surgió para representar el valor en los intercambios de bienes servicios y su correspondiente registro contable. Tenemos que remontarnos a 1982, cuando David Chaum presentó en la conferencia CRYPTO un paper que hacia referencia a un protocolo de dinero digital. Concretamente, un sistema de medios de pagos digitales basados en criptografía, a través del concepto de firma ciega.

El orgien de los pagos digitales

Digicash Inc surgió en 1990 de la mano de del propio Chaum. Nació para crear servicios de dinero digital y de ahí, surgió ecash, un sistema criptográfico de pagos digitales. También conviene resaltar la colaboración de Eric Hughes y Nick Szabo. Fue en la conferencia WWW94 en la ciudad suiza de Ginebra, donde se realizó una demostración sobre ecash, para la ejecución de pagos entre computadoras.

También te puede interesar: Ethereum, camino de convertirse en el banco central de blockchain

El auge de internet ha demostrado la dependencia del comercio en la red de las instituciones financieras. Dichas instituciones sirven como terceros confiables para el procesamiento de pagos electrónicos. El comercio online también puso de relieve el problema del doble gasto: la misma moneda digital puede ser gastada en numerosas ocasiones y que el archivo digital que la representa pueda ser duplicado. Los terceros de confianza, de uso obligatorio, generan gastos asociados a las transacciones. De ahí, que el pago de bienes y servicios lleve una cuota añadida de costes financieros, que no aporta valor a la transacción.

Este planteamiento fue el que sirvió de base para que en 2008 surgiese en una lista de correo de cypherpunks (criptógrafos) reflexiones acerca de este asunto. La solución al problema fue el paper bajo el nombre: “Bitcoin: un Sistema de Efectivo Electrónico Usuario-a-Usuario”, firmado por Satoshi Nakamoto.

La confianza, en la red de usuarios

El protocolo Bitcoin propone una estructura descentralizada de red basada en nodos, que valida las operaciones de transacciones de datos (dinero). La propia red, que garantiza las claves criptográficas a través de cálculos computacionales, recibe un incentivo por este trabajo (Proof of Work). Dicho incentivo es la criptomoneda bitcoin. La propuesta de Bitcoin en las finanzas es trasladar la confianza del tercero a la propia red de usuarios, a través de la tecnología. De esta manera, al eliminar el tercero de confianza, se evitan las entidades financieras en las operaciones de pagos digitales. Toda una revolución.

También te puede interesar: Grandes bancos y fintechs eligen Ethereum para transformar la industria financiera

Esta revolución surgió para evitar el mal uso de la política monetaria por parte de los bancos centrales (emisión de dinero). También para eliminar el efecto especulativo sobre el ahorro de las inversiones de productos financieros (hipotecas, fondos de inversión, acciones o bonos, derivados) y los costes derivados de tener dinero custodiado por entidades. La obligación de utilizar sus protocolos era otro asunto a erradicar.

Sin embargo, la realidad está demostrando que las antiguas y malas prácticas siguen presentes en el nuevo dinero digital. El motivo principal hay que buscarlo en la principal característica del dinero: PODER.

Así, podría establecerse un paralelismo entre las figuras revolucionarias de los nodos en Bitcoin y los intereses generados por las finanzas tradicionales. En Bitcoin, existen los nodos mineros, que son los que realizan las transacciones y generan el incentivo (bitcoin). Esta figura la ocuparían los Bancos Centrales, que son quienes tienen la autoridad para crear dinero.

En Bitcoin, las reglas están escritas (code is law). La figura del funcionamiento de los nodos, tomando el control de la comunidad de nodos, la ocuparían los Estados y la Política, a través de la Regulación. Los Nodos Rely facilitan la transmisión y redistribución de los datos, verificando con una copia de la Blockchain. Esta figura la ocuparían las entidades del internet corporativo.

DeFi, un negocio suculento

Los Nodos Ligeros ó soft wallets de Bitcoin son los puntos de acceso a la Blockchain. Su equivalente en las finanzas tradicionales serían las entidades financieras. En Bitcoin también existen bitcoin y otras criptomonedas para intercambiar bienes y servicios. Bitcoin, además de convertirse en activo financiero de especulación, ha dado origen a toda una gama de servicios y nuevos productos financieros. Es lo que se conoce como DeFi o Finanzas Descentralizadas. Sin duda, un pastel lo suficientemente atractivo como para abandonar la descentralización y convertirse en finanzas centralidades por el internet corporativo.

La transición del dinero físico al dinero digital: DeFi, CBDC (moneda digital de bancos central) o Libra (criptomoneda del internet corporativo) se ha revelado como un negocio demasiado atractivo como para dejarlo en manos de las personas. De ahí, la pregunta que encabeza esta reflexión: ¿Está en peligro la descentralización que Bitcoin aporta a las finanzas?

Quizá, la condición del ser humano lleve implícita la necesidad de que alguien gestione sus finanzas y que vigile por el cumplimiento de sus obligaciones tributarias.

Pablo López

*Fundador de Creatiblock.io

También puedes seguirnos en nuestros canales de Telegram y Twitter 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *