Web3: conjunto de dinámicas en internet que parecen imparables


El tiempo de mudanza no respeta el tiempo cíclico de las estaciones. Incluso se enfrentan. También en verano. También en agosto. Así la denominada web3 se enfrenta a a la web2, antes conocida como web 2.0. Muchos ya dan por muerta a la web2 y, a la vez, gritan lo de viva la web, pues la web seguirá enredándonos, crecientemente será la columna vertebral de la economía, la innovación y las relaciones sociales. Con independencia de su nombre. Otros, como Jack Dorsey o Elon Musk, no reconocen la existencia de tal cosa y prefieren referirse a Web5.

Cómo dar los primeros pasos hacia Web3, el internet de blockchain

Con independencia de su nombre, ya será difícil borrar horizontes de logros comunes como, por ejemplo: descentralización, economía de tokens, seguridad de los datos, etc. Casi todo esto se ha colocado en nuestro imaginario, gracias a Blockchain, y ya será difícil borrarlo.

Web3, internet

Como pasa en todo conflicto, vendrá la reacción de los operadores y campos más afectados por todos esos conceptos que se agrupan bajo la denominación de web3. Es decir, grandes tecnológicas centralizadas, bancos tradicionales, etc. Incluso, dada la fuerte institucionalización de estos agentes y sectores, usarán los mecanismos de los estados para enfrentarse a la amenaza. Al menos, para retrasarla, mientras preparan su adaptación. En pura lógica dialéctica, habrá que esperar en qué resulta la síntesis. Tras la tesis centralizada del internet que conocemos y la supuesta antítesis del internet de la web3, resultará una síntesis de cuyo futuro sólo se pueden aventurar apuestas.

Una web más implicativa

Surgirán, como ya están surgiendo, nuevos operadores. De hecho, siguiendo las opiniones vertidas desde el Banco de Inglaterra, los actores que han conseguido sobrevivir al reciente cripto crash ya miran de frente a gigantes como Amazon o eBay.

Qué es la Web 3 y cómo Blockchain está devolviendo la propiedad de internet a sus usuarios

La web3 como denominación que tal vez no sea nada más que la agrupación de una serie de dinámicas en internet que parecen imparables. Y esos operadores y actores institucionalizados sobre la web2 lo saben. Son conscientes de que algo tiene que cambiar, de que algo tienen que cambiar. Aunque sea, como dice el protagonista en El Gatopardo, para que todo siga igual.

Las herramientas de la Web3 llevarán al sector inmobiliario a una revolución sin precedentes

Una web más implicativa para los sujetos. Eso es lo que está en el horizonte. Algo que implica, que lleva a cabo una vuelta de tuerca en las implicaciones de los usuarios, tiene implicaciones sobre el conjunto de sus comportamientos.

También puedes seguirnos en nuestros canales de Telegram Twitter

Por Javier Callejo

Catedrático de Sociología en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Licenciaturas en Periodismo y Derecho

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola    Ver
Privacidad