La IA nos desnuda a todos con su potencial 
La IA nos desnuda a todos con su potencial 

La IA nos desnuda a todos con su potencial 

El caso de los menores de Almendralejo (Extremadura, España) utilizando aplicaciones de inteligencia artificial (IA) para desnudar a niñas nos ha conmocionado. Ha hecho que aumentara el número de personas que se echen las manos a la cabeza al oír hablar de inteligencia artificial. De hecho, los desorbitados ojos se han puesto más en los peligros del instrumento, que en las pulsiones que llevan a una parte de la sociedad a comportarse de esa manera tan vil con respecto a otra parte de la sociedad, frente a la mayoría de la sociedad. El mal ha vuelto a ponerse en el instrumento. Más que en los que utilizan el instrumento. Al fin y al cabo, en esta sociedad que lo protege todo, menores.

IA

Las aplicaciones de IA se alimentan de internet. En este caso, parece que se ha utilizado una aplicación pirata, aunque esto es relativamente secundario. Internet lo alimentamos prácticamente todos. Con cada movimiento en la red social, se alimenta internet, que, a su vez alimenta el aprendizaje de las distintas concreciones de IA. Si internet está lleno de pornografía, habrá aplicaciones de IA que se alimenten de pornografía y… actúen. En este actuar está el paso relevante. Pone el descontrol a disposición de descontrolados. Por su gran capacidad técnica, facilita el dar salida a nuestras más bajas pulsiones, pudiendo llegar a agredir gravemente a otros.

Amazon invertirá $4.000 millones en Anthropic, creadora de la IA Claude

Resulta sorprendente observar cómo los más refinados avances tecnológicos sirven para facilitar la salida de nuestras pulsiones más salvajes y primitivas. Tal vez porque, tras una primera capa de civilizada cortesía, somos hijos de un dios salvaje. Dios salvaje es el título en español de esa película de Polanski que retrata todas esas capas tras la cobertura de civilizada cortesía.

No todo es bueno

Con todo su potencial, la IA potencia todo lo que el ser humano es y puede llegar a ser. Y como sabemos desde hace milenios, no todo es bueno. Ni, por supuesto, no todo es justo, sea cual sea el contenido de justicia de cada sociedad. Y, a partir de aquí es donde entramos en el nudo gordiano, que es la relación de la IA con el poder.

En la política y las políticas de la IA para imponer reglas que impongan consensuadamente lo que se considera justo por una sociedad y, a la vez, impongan una idea de lo justo a esa sociedad. Como dice Nietzsche en una de sus frases más celebradas: “Todo lo que existe es justo e injusto, y en ambos casos está igualmente justificado. Éste es tu mundo, eso se llama un mundo” (El nacimiento de la tragedia).

También puedes seguirnos en nuestros canales de Telegram X

Comparte esto:
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola   
Privacidad