Ethereum

Ethereum es la segunda blockchain más importante, tras Bitcoin. Es una red programable de código abierto, lo que significa que puede ser usada para crear aplicaciones descentralizadas (DApps). Ethereum usa como moneda interna el Ether (ETH), también denominado con el nombre de ethereum. El ETH se utiliza para realizar cualquier transacción dentro de la red y también se conoce como gas.

Una de las características fundamentales de la red Ethereum son los contratos inteligentes. A diferencia de los contratos tradicionales, que describen los términos de una relación en lenguaje escrito, los contratos inteligentes utilizan software y se auto ejecutan cuando las condiciones escritas en código se cumplen.

Aplicaciones descentralizadas

Las aplicaciones descentralizadas y los contratos inteligentes son difícilmente imaginables sin Ethereum. Son dimensiones que ya estaban en Bitcoin; pero hacía falta apuntarlas con fuerza y, sobre todo, hacerlas más accesibles. Vitalik Buterin, uno de sus fundadores, partía de Bitcoin, pero su propuesta de integrar en el mismo un lenguaje Turing completo no fue baladí. A partir de aquí, basta con pensar las oportunidades de desarrollo e innovación que han surgido y siguen surgiendo en la mayor parte de los campos. Es especialmente gracias a Ethereum que Blockchain entró a formar parte de las bases de la denominada cuarta revolución industrial.

Desde su nacimiento en 2015, Ethereum ha dejado ver que Blockchain es algo más que una especie de infraestructura necesaria para crear una criptomoneda como Bitcoin. Ethereum fundamentó el ecosistema Blockchain, constituyéndolo en una fuente para la innovación.

Como Bitcoin, Ethereum utiliza el protocolo de consenso Proof of Work (PoW), pero en septiembre de 2022 está prevista su migración a Proof of Stake (PoS).

Ethereum 2.0

Ethereum 2.0 es la actualización que permitirá a esta popular cadena de bloques competir con las nuevas blockchains en términos de rendimiento y sostenibilidad. La alta demanda de la red, provocada por el espectacular desarrollo de las DeFi, las dApps y los NFTs situó a la blockchain de Ethereum al límite de sus capacidades durante 2021.

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola    Ver
Privacidad