El papel de Stripe en la nueva versión de la red Stellar: Protocol 20
El papel de Stripe en la nueva versión de la red Stellar: Protocol 20

Stripe y la nueva versión de la red Stellar: Protocol 20

Stellar, el viejo proyecto blockchain que nació para atraer las finanzas tradicionales al mundo cripto, se ha dado una segunda oportunidad en la que Stripe, la plataforma de pagos en línea, tiene mucho que decir. En este post te contamos los motivos.

Stellar pasó de estar en la cúspide del sector cripto, compitiendo de frente con Ethereum, Ripple o EOS, hasta casi su extinción. Pese a ello, la Fundación Stellar, encargada del desarrollo de esta red, y dirigida por Danielle Dixon, se ha reinventado y está reimpulsando el desarrollo de esta blockchain con un nuevo proyecto. Se trata de Protocol 20, un rediseño de las bases de Stellar para adaptarla a los tiempos actuales y asegurar su futuro.

La reinvención de Stellar con la tokenización, IBM, MoneyGram y Franklin Templeton

El objetivo es recuperar el brillo de Stellar y mostrar al ecosistema blockchain, que Stellar sigue siendo la mejor opción para construir en torno a las finanzas tradicionales. Razones no le faltan. El renacimiento de Stellar empezó hace algún tiempo. De hecho, su blockchain ya ha comenzado a desarrollar servicios enfocados en transformar su red en una plataforma líder en la tokenización de activos reales (RWAs).

Stellar: posibilidades poco aprovechadas

Probablemente, todo esto te sorprenda, porque apenas habrás oído hablar de Stellar. Como decimos más arriba, Stellar sufrió un fuerte letargo durante varios años. Quizá, el momento más duro tuvo lugar en 2020, cuando la red se paralizó completamente debido a la desconexión de los nodos, lo que muestra el nivel de abandono de esta blockchain. Sin embargo, con Protocol 20, la Fundación Stellar quiere subrayar su decidida apuesta por la vuelta a la vida de esta blockchain.

Cabe recordar que Stellar es una red descentralizada que facilita la transferencia de activos y el intercambio de monedas a través de su protocolo de consenso, Stellar Consensus Protocol (SCP). La red Stellar cuenta con su propia criptomoneda: Lumen (XLM), que desempeña un papel crucial en el ecosistema, al facilitar la transferencia de valor y actuar como puente entre distintos activos.

Davos incluye la economía de la tokenización en la agenda oficial

A la pregunta de ¿por qué poner tantas esperanzas en un proyecto que llegó a tal punto de abandono? La respuesta es que detrás del proyecto se encuentra Jed McCaleb. Se trata de un conocido programador americano, creador del famoso protocolo y aplicación de P2P, eDonkey. También está detrás de Vast, una empresa aeroespacial. En la industria de blockchain, además de por la creación de Stellar, es conocido por poner en marcha el exchange Mt.Gox y ser co-fundador de Ripple. McCaleb cofundó Stellar en 2014, junto a Joyce Kim y Matt Mullenweg. Ese mismo año se fundó la Stellar Development Foundation (SDF), con la participación de Patrick Collison, CEO de Stripe. Entre los asesores, Stellar también cuenta con Sam Altman, CEO de OpenAI.

Stripe

McCaleb y su equipo ahora quieren volver a retomar el ritmo y relanzar la red, especialmente, tras el renovado interés de bancos y actores institucionales tradicionales en el mundo blockchain. Stellar tiene mucho que ofrecer en el sector financiero. McCaleb conoce muy bien el sector y cuenta con la colaboración de Collinson.

La relación de Stripe con Stellar nos lleva a los inicios del proyecto. Stripe invirtió el capital semilla necesario para la creación de Stellar: tres millones de dólares. De hecho, Stripe es uno de los hodlers más grandes de XLM, el token nativo de Stellar. Hablamos de un HODL de unos 700 millones de dólares. Esta cifra representa la quinta parte de la capitalización de Stellar, situada en poco más de 3.000 millones de dólares. XLM cotiza en la actualidad a $0,11.

Pero lo realmente importante es que Stripe puede utilizar Stellar para crear un framework financiero blockchain que permita interconectar su plataforma y trabajar con distintas monedas fiat/cripto tokenizadas. La visión es muy parecida a lo que Ripple busca construir, pero Stellar cuenta con la ventaja del inmenso tamaño, aceptación y experiencia de Stripe en el  sector. 

En 2018, cuando Stripe dejo de usar Bitcoin por razones de cumplimiento, dijeron que podrían retomarlo si la adopción crecía y la regulación mejoraba. Incluso, dejaron claro que si ello sucedía, adoptarían Stellar. Con todo el movimiento que existen en la actualidad en el sector cripto en cuanto a adopción y cumplimiento, todo parece indicar que el tiempo de hacer realidad dichos deseos ha llegado.

Protocol 20: Soroban y el nuevo Stellar

Todo esto nos lleva a la actualización Protocolo 20, una actualización lanzada el pasado 20 de febrero y que trajo consigo significativos cambios y mejoras:

  1. Funcionalidad de contratos inteligentes: la actualización introduce funcionalidades de contratos inteligentes, lo que significa que la red Stellar ahora es capaz de admitir una amplia gama de aplicaciones financieras descentralizadas, así como innovaciones relacionadas con tokens no fungibles (NFT) y finanzas descentralizadas (DeFi).
  2. Eficiencia y Escalabilidad: la implementación de la actualización trae un enfoque en la escalabilidad y eficiencia de la red. Se han realizado avances para garantizar que los costes de transacción sean bajos, las tarifas predecibles y la capacidad de la red para manejar el crecimiento.
  3. Capacidades de Soroban: la actualización incluye la integración de Soroban, un componente que ofrece una estructura de tarifas y medición que facilita precios independientes para el consumo de recursos individuales. Como lecturas y escrituras de entradas de ledger, instrucciones de CPU y RAM.

Ampliar horizontes

Soroban trae a Stellar capacidades únicas, no solo en cuanto a funcionalidad de la red, también de cara al desarrollo de la misma. En primer lugar, las capacidades de sus contratos inteligentes pueden ser aprovechadas gracias a un completo kit de desarrollo usando Rust, el mismo lenguaje que utiliza Solana para sus contratos inteligentes.

De esta manera, los desarrolladores pueden escribir y probar contratos en su máquina local, implementarlos en Testnet o en Mainnet (hay que tener en cuenta las limitaciones de recursos de la implementación por fases), contando siempre con un ambiente seguro y probado para dicha tarea.

Todas estas nuevas capacidades hacen de Stellar un espacio de desarrollo atractivo, avalado por la experiencia en el sector de sus fundadores y la visión única que Stellar mostró en sus primeros días.

El camino elegido no es fácil. Proyectos como Ripple siguen presentes, han aparecido nuevos competidores (Solana y Polkadot) y Ethereum sigue siendo el competidor más fuerte en el esfuerzo de unir las denominadas finanzas descentralizada (DeFi) y las finanzas tradicionales. Queda por ver la evolución de Stellar con este nuevo esfuerzo y cómo se adaptará al nuevo panorama cripto. Todo parece apuntar que Stellar Foundation y sus acompañantes darán la batalla para ganarse un honroso espacio en el sector.

Comparte esto:
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola   
Privacidad