Ana Ramón Rubio: "Hacer la película Bull Run ha sido una montaña rusa"
Ana Ramón Rubio: "Hacer la película Bull Run ha sido una montaña rusa"

Ana Ramón Rubio: «Hacer la película Bull Run ha sido una montaña rusa»

Ana Ramón Rubio, directora, guionista y protagonista de «Bull Run», la primera película financiada en España a través de la venta de tokens, está feliz. Su documental sobre el complejo mundo de las criptomonedas ya está listo para las pantallas y acaba de decir sí a un largometraje documental sobre un tema muy relacionado con el mundo cripto. Había dicho no con anterioridad a otras dos propuestas relacionadas con criptomonedas, porque no quería convertirse en la «chica cripto», pero cuando le llegó esta última le voló la cabeza y no pudo resistirse, cuenta a Observatorio Blockchain.

Ana Ramón Rubio Bull Run

En la actualidad, la cineasta y su productor, Juanjo Moscardó, buscan el mejor hogar para «Bull Run», su primera criatura cripto. La cinta, producida por Cosabona Films y The Immigrant, consiguió 320.000 euros en menos de 24 horas a través de la venta de tokens $BULL, en 2021.

«Bull Run», película tokenizada en España sobre bitcoin, recauda 320.000 euros

Rubio, trabajadora, curiosa, innovadora y exigente, está acostumbrada a ganar. Casi todo lo que ha hecho en la industria del cine ha sido reconocido con premios en importantes festivales internacionales. La webserie «Sin vida propia», financiada a través de micromecenazgo, consiguió más de diez galardones. Entre ellos, el Gran Premio del Jurado en el Festival Web de Los Ángeles, el de Mejor serie extranjera en el Vancouver Web Fest de Canadá y el de Mejor guión en Austin Web Fest. Almost Ghosts, su cinta sobre los pueblos abandonados de la Ruta 66, ganó el premio al Mejor documental en el Arizona International Film Festival y obtuvo una candidatura a los Premios Goya 2020. Su miniserie «Todos queríamos matar al presidente», estrenada en Amazon Prime Video, consiguió cuatro premios. Entre ellos: Mejor Thriller en el NYC Web Fest o mejor Dirección en Baltimore new Media Web Fest.

Muy buenas perspectivas

Con semejantes antecedentes, todo hace indicar que «Bull Run» correrá una suerte similar o mayor. La cineasta afirma que las perspectivas son buenas, porque se trata de un proyecto muy particular, una comedia documental y, además es el primer documental tokenizado. Cuenta que las reacciones de los únicos que han visto la película, los inversores que compraron los tokens $BULL en un pase privado, han sido increíbles. «Salimos muy satisfechos, porque si ellos están felices con el resultado, nosotros también. Al final esta peli ha sido posible gracias a que los tokenholders han confiado en nosotros».

El rodaje comenzó en pleno boom del mercado cripto y terminó en 2022, el año que se derrumbaron gigantes del tamaño de Terra/Luna y FTX, dejando un rastro de quiebras y despidos por todo el planeta. La primera gran caída, que se produjo cuando Elon Musk anunció que Tesla dejaría de aceptar bitcoins, les pilló en pleno rodaje. Rubio, acostumbrada a sacar lo mejor de lo peor y a convertir los problemas cotidianos en éxitos de ficción, el criptoinvierno le ha servido para hacer una cinta atemporal.

Un documental atemporal

«El crack nos afectó en todos los aspectos. A nivel de contenido ha sido beneficioso para la película, porque no hay que olvidar que es un documental y todo lo sucedido ha quedado recogido. No todo es bull run (subida fuerte del precio de las criptomonedas). Han sido unos años convulsos. Con la guerra de Ucrania, la inflación o las quiebras. Todo ello forma parte de la película de algún modo, porque la realidad iba cambiando conforme íbamos editando la película. Al final, Bull Run es un proyecto bastante atemporal, porque lamentablemente las estafas, las quiebras, las guerras o la inflación nos seguirán acompañando», dice.

Ana Ramón Rubio: «Todo el ecosistema cripto es una fuente de comedia brutal

La cineasta, acostumbrada a bregar con todo tipo de circunstancias, confiesa que Bull Run ha sido un proyecto muy demandante a nivel personal. «Al final, yo estoy ahí, en primera línea, y eres un personaje que, como guionista, sabes que no debes juzgar, pero como persona es imposible no hacerlo. Ha sido complicado. Y aunque durante el rodaje nos afectó al ánimo general ciertas bajadas del mercado o sucesos complicados, la parte verdaderamente dura ha sido el montaje. Sentarse ante tantísimas horas de rodaje y conseguir ensamblar entrevistas, material casero, imágenes de archivo, vídeos de youtubers o zoom. Toda la posproducción y motion graphics, mientras al final te estás enfrentando a contar tu historia. En un documental sobre criptomonedas, pero con tu historia detrás».

Gracias al productor

Rubio califica de auténtica montaña rusa hacer una película financiada con criptomonedas sobre criptomonedas. «Por un lado, es una maravilla poder unir mis dos pasiones. Creo que es necesario que un director se enamore de algún modo del tema del que habla, porque le dedicas un año, y a veces más, de tu vida. Yo soy guionista, directora y montadora, por lo que paso mucho tiempo en el proyecto y si no me apasiona creo que me acabaría frustrando demasiado. Aquí también lo bueno ha sido que para el productor, Juanjo Moscardó, sus dos pasiones son la blockchain y la comedia, así que ha sido un compañero de viaje inigualable. Con otro productor este proceso habría sido muy distinto. De hecho, ha sido muy, muy duro, pero asumible en gran parte gracias a él».  En la actualidad, cuando ve Bull Run se pregunta en qué momento se atrevió a contar esta historia. «La verdad es que es una apertura brutal y, bueno, que pase lo que tenga que pasar. Es una comedia y reírse de uno mismo es bastante terapéutico».

Como la gran mayoría, Ana explica que llegó al mundo de las criptomonedas por recomendación de una amiga que estaba ganando mucho dinero «sin hacer nada» y claro, el dinero fácil le gusta a cualquiera, dice. «Lo que pasa es que el dinero fácil no existe. Después comencé a entender la tecnología y la economía y fue cuando verdaderamente me interesó el mundo cripto. En la actualidad sigue invirtiendo en cripto. «Este bear market decidí invertir periódicamente un porcentaje de mis ingresos en bitcoin y en algunas altcoins que me gustan».

Web3 lo cambia todo

Respecto a la relación entre cine y Web3, Rubio explica que la Web3 ya está cambiando la forma de producción y financiación de algunas películas. «Creo que en el futuro habrá muchas películas y series tokenizadas. Para los proyectos que se nutren de inversión privada, por ejemplo, la propuesta es muy buena porque el productor adquiere liquidez rápida para rodar y para el inversor puede haber, además de beneficios, decisiones de gobernanza, NFTs. Habrá muchas opciones y muchas que todavía ni nos imaginamos».

Mientras aguarda el estreno de «Bull Run», la cineasta reparte su tiempo entre «El pequeño ladrón», un documental sobre una película que se grabó en Valencia (España) en los años cincuenta, y la serie documental sobre el mundo cripto de la que todavía no puede decir nada. El documental lo hace de la mano de DC Media y la productora valenciana When Lights are Low.

También puedes seguirnos en nuestros canales de Telegram y Twitter 

Comparte esto:
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola    Ver
Privacidad