G20 stablecoins

El G20 ha pedido la regulación de stablecoins para evitar riesgos de estabilidad financiera. El G20, a través de la La Junta de Estabilidad Financiera (FSB), ha elaborado un informe donde aborda la necesidad de regular las stablecoins de manera global, para evitar riesgos de estabilidad financiera. La FSB, por sus siglas en inglés, es un organismo internacional creado por los líderes del G20. Su función es supervisar el funcionamiento del sistema financiero.

Una de las mayores preocupaciones de los países miembros del G20 es el impacto de las monedas estables sobre la economía y la estabilidad financiera. Hasta ahora, la situación se ha logrado contener con falta de regulación. No obstante, la FSB considera que no existe razón alguna para no activar un marco regulatorio que apoye su desarrollo.

Las stablecoins son activos digitales diseñados para replicar el valor de monedas fiat, como el dólar o el euro. Tienen los atributos de las criptomonedas; pero con mayor estabilidad. Esto las ha convertido en un medio popular dentro de la economía cripto. Sobre todo, para ejecutar pagos y como refugio de valor. Algo muy apreciado por empresas y negocios que quieren alejarse de la volatilidad de las criptomonedas.

Transferir valor de manera barata y rápida

Una de las grandes ventajas de las monedas estables es que permiten transferir valor de manera barata y rápida, manteniendo la estabilidad del precio. Aunque la FSB no la aluda de manera directa, la stablecoin que más preocupa al G20 es el proyecto de Facebook. De hecho, el informe dedica varios párrafos a los riesgos que una stablecoin de las características de Libra, con millones de usuarios potenciales, puede entrañar para el sistema monetario.

Por ejemplo, alerta de los riesgos macrofinancieros que pueden surgir, si los hogares y las empresas de mercados emergentes “llegan a tener proporciones sustanciales de su riqueza en stablecoins, en lugar de en monedas locales”. La FSB teme que en períodos de estrés, los hogares de países en vías de desarrollo pueden considerar las stablecoins como una reserva segura de valor, frente a las monedas fiduciarias, “exacerbando los flujos de capital desestabilizadores”. Una situación que ya está dándose en Argentina y Venezuela, donde las criptomonedas y las stablecoins han visto repuntar su uso, debido a la difícil situación económica en ambos países.

También te puede interesar: Las stablecoins en el punto de mira del G20, por amenazar el sistema financiero mundial

El organismo internacional también explica que las exposiciones a las stablecoin de las instituciones financieras podrían aumentar  y cambiar de naturaleza. Particularmente, si dichas instituciones desempeñan funciones de revendedores, proveedores de billeteras, gerentes o custodios fiduciarios de los activos de reserva. Lo que, según FSB, puede ser una fuente de mercado, crédito y riesgos operativos para esas instituciones.

Si las stablecoins son utilizadas ampliamente para pagos, cualquier interrupción operativa podría tener un impacto significativo en la actividad económica y el funcionamiento del sistema financiero, recoge el documento. Si los usuarios confiaban en una moneda estable para realizar pagos regulares, interrupciones operativas relevantes podrían afectar rápidamente la actividad económica real. Por ejemplo, bloqueando las remesas y otros pagos.

Reserva de valor

La importancia de las stablecoins y su impacto en la estabilidad financiera, indica el estudio, dependerán de cuán ampliamente y con qué propósito se utilicen. En especial, si aumentan sus vínculos con el sistema financiero. Por ejemplo, si se adoptara una stablecoin como un medio de pago generalizado, pero no como una reserva de valor, sus implicaciones potenciales para la estabilidad financiera podrían ser más limitadas. En cambio, si algunos de sus usuarios lo adoptan como depósito de valor, las interconexiones con la estabilidad macroeconómica pueden ser más prominentes.

También te puede interesar: El G20 subraya los beneficios de las criptomonedas para el sistema financiero y la economía mundial

Por ello, el poder que ejercen las stablecoins choca con el control económico y financiero que habilita las transacciones transfronterizas y su impacto sobre la economía global. Sin embargo, esto no significa que los gobiernos de todo el mundo no entiendan el potencial de las stablecoins.

Ante esta situación, son varios los organismos que se esfuerzan en encontrar un punto de equilibrio entre los reguladores y los gobiernos. Se trata de no ahogar su crecimiento y que los gobiernos puedan seguir manteniendo su cuota de poder. Además de cumplir con otras regulaciones internacionales, como las de lavado de dinero y la financiación de actividades ilícitas.

También te puede interesar: Sandra Ro: “La batalla entre criptos, CBDCs y stablecoins acaba de empezar”

El informe que acaba de presentar FSB es la respuesta a la petición del G20 en junio de 2019. Cuando los países integrantes solicitaron examinar las cuestiones regulatorias planteadas por los acuerdos “Global Stablecoin” (GSC). En este sentido, el informe reconoce el potencial de las stablecoins para contribuir al desarrollo de nuevos acuerdos de pago globales; pero también señala una serie de desafíos para los reguladores.

Diversidad de leyes

La FSB alude a que la diversidad de leyes en los diferentes países vuelve más compleja su regulación global. Para atajar el problema, el organismo recomienda la creación de un marco común regulatorio para las stablecoin. Un marco que sea acatado por todos los países que permitirán la implementación de estas herramientas financieras en sus fronteras.

Esta nueva realidad supondría una muy buena noticia para stablecoins globales, como la Libra de Facebook o proyectos como el de Telegram Open Network. Ambos, a la espera de una regulación. Un marco regulatorio para las stablecoins llevaría aparejado un fuerte incremento en el desarrollo de las finanzas descentralizadas. Y, en general, en todas aquellas aplicaciones donde las monedas estables puedan desempeñar un papel fundamental para interconectar las distintas economías globales.

También te puede interesar: ¿Se producirá una uberización de las finanzas, tal y como vaticina Kevin Sekniqi?

La llamada a la regulación de las stablecoins llega en un momento en que la crisis provocada por la pandemia del coronavirus está llevando a planteamientos totalmente nuevos en el ámbito del dinero. Desde la emisión de monedas digitales por parte de los bancos centrales, a la emisión de stablecoins por parte de los propios Estados, como ya ha sucedido en Bahamas. De hecho, la sustitución de monedas nacionales por stablecoins fue uno de los desafíos que la FSB apuntó en la carta que el presidente de esta institución envió el pasado mes de octubre a los miembros del G20

También puedes seguirnos en nuestros canales de Telegram y Twitter 

Por José Maldonado

Activista y bloguero de tecnología, software libre y blockchain. Liberal y pro-anarquista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • bitcoinBitcoin (BTC) $ 18,496.62
  • ethereumEthereum (ETH) $ 617.00
  • rippleXRP (XRP) $ 0.703260
  • tetherTether (USDT) $ 0.999783
  • bitcoin-cashBitcoin Cash (BCH) $ 364.60
  • chainlinkChainlink (LINK) $ 16.18
  • litecoinLitecoin (LTC) $ 91.30
  • cardanoCardano (ADA) $ 0.174253
  • binancecoinBinance Coin (BNB) $ 34.76
  • stellarStellar (XLM) $ 0.172745
  • eosEOS (EOS) $ 3.69
  • moneroMonero (XMR) $ 140.92
  • tezosTezos (XTZ) $ 2.78
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola    Ver
Privacidad
Optimized with PageSpeed Ninja