Integración de Blockchain e Inteligencia Artificial desde la perspectiva de la ética

ActualidadHistoriasUltimas noticias

Written by:

Integración de Blockchain e Inteligencia Artificial desde la perspectiva de la ética

Yo soy yo y mi circunstancia. Si no la salvo a ella, no me salvo yo” es una de las expresiones más célebres del filósofo y ensayista español José Ortega y Gasset. La afirmación expresa la fuerte unión entre lo que somos, lo que nos rodea y los nexos éticos entre ambas dimensiones.

Blockchain e Inteligencia Artificial son dos tecnologías emergentes en cuya esencia y aplicación práctica existe una importante componente filosófica. Recientemente, el análisis de su posible integración para casos de uso reales me llevo a reflexionar acerca de cómo ambas tecnologías pueden sintetizar la cita del filósofo español en el ámbito digital.

Tres preguntas

¿Y si la Inteligencia Artificial fuese ese “yo” y Blockchain fuese “mi circunstancia”? ¿Qué pasaría si esto demostrase que ambas están destinadas a integrarse de manera natural? ¿Y si la ética fuese un beneficio esencial en dicha integración? Partiendo de estas tres preguntas, invito al lector a profundizar sobre posibles respuestas. Pero también a plantear nuevas interrogaciones sobre la dimensión ética en la integración de Blockchain e Inteligencia Artificial, dos de las tecnologías emergentes que mayor impacto económico y social tendrán en los próximos años.

Su impacto en la sociedad y en la economía

En 2017, PwC recogió en un informe titulado: “Sizing the Prize. What’s the real value of AI for your business and how can you capitalise?”, que el impacto de la IA sobre la economía mundial rondaría los 16 billones de dólares en 2030. Una cifra equivalente a un crecimiento del PIB mundial del 14%. Durante el mismo periodo de tiempo, Gartner predijo que Blockchain aportaría 4 billones de dólares a la economía global.

Más allá de los hype de sobre-expectación, que no serán cubiertos en el corto plazo, porque ni la Inteligencia Artificial sustituirá al ser humano, ni Blockchain provocará un nuevo orden mundial, ambas tecnologías tendrán un gran impacto en la economía, la sociedad y las empresas.

La importancia del dato en ambas

Estructuralmente, ambas tecnologías comparten un factor común: el dato. Las dos se aproximan a él de diferente manera y con diferentes objetivos. Sin embargo, convergen sobre el mismo, proporcionando visiones y capacidades que ya empiezan a ser explotadas empresarialmente. Por tanto, dado que el dato es la nueva gema del infinito, parece lógico analizar las potenciales ventajas de la integración de ambas. El objetivo es poder dar un paso de gigante en el aprovechamiento de los datos.

Blockchain e Inteligencia Artificial convergen de forma natural a través del dato. En el ámbito empresarial, la fusión de ambas podría impactar profundamente y generar nuevos modelos de negocio.

Su madurez

Al tener un recorrido de varias décadas de reflexión y filosofía, la madurez de la IA es mayor. En la actualidad, se encuentra en pleno proceso de despegue, debido a la disponibilidad de altos volúmenes de datos y a la capacidad de computación para procesarlos.

Blockchain apenas tiene 10 años de vida y sus aplicaciones prácticas, más allá de las criptomonedas con las que nació, empezaron a explorarse hace 5 años. De ahí, que su adopción y las implicaciones que ésta conlleva, gocen de menor nivel de madurez. En cualquier caso, Blockchain es una de las tecnologías señaladas para provocar un salto cuántico en la sociedad. De hecho, muchos la sitúan a la altura de la propia internet.

La importancia de la ética en su integración

Observadas conjuntamente, desde un punto de vista operativo, la IA puede ser la creativa del equipo. La que piensa de manera abstracta y estudia las complejidades del entorno de negocio, ayudando a realizar predicciones y mejorar la toma de decisiones sobre datos que pueden estar gestionados en Blockchain, entre otros. De esta manera se garantiza la veracidad y se minimiza el sesgo de la IA, aportando confianza para que las máquinas actúen en nuestro nombre. Precisamente, es aquí donde comienzan a aparecer algunos rasgos éticos de su relación.

 Ambas tecnologías están en fase de maduración y de adopción. Las dos gozan de una importante dimensión ética que se puede exponenciar al unir sus capacidades.

Las empresas, además de tener ante sí grandes oportunidades de negocio, tienen la obligación de fomentar su uso responsable y ético. Solo así podrá generarse un impacto positivo en la sociedad. Un asunto de especial importancia, dado que la falta de madurez de ambas tecnologías las convierte en vulnerables. Igual que cualquier niño o adolescente que empieza a tomar decisiones relevantes.

Los retos éticos en Blockchain

Blockchain nació como tecnología para dar soporte a las criptomonedas y aún se la vincula erróneamente únicamente a ellas. Esta relación ha generado sombras sobre Blockchain, al asociarse con contextos de especulación relacionados con la volatilidad de algunas criptomonedas. O de fraude en procesos ICO, alto consumo energético en los procesos de minado o el uso en actividades oscuras en la “Dark web”.

Pero estas sombras, algunas de las cuales siguen como desafíos pendientes y que Blockchain seguro irá resolviendo, no son parte de su esencia, sino de su inmadurez y del mal uso que se ha hecho de ella en algunos casos, como sucede con cualquier otra tecnología. Y tras esta reflexión, damos paso a la filosofía.

Reflexiones acerca de la ética en Blockchain

Blockchain es, posiblemente, la última tecnología que ha recurrido a la filosofía de la tecnología y a la ética de la información. Como anteriormente hicieron la robótica, la inteligencia artificial y la biotecnología. A modo de ejemplo, la revista Metaphilosophy, una publicación académica dedicada a la filosofía, dedicó su número de octubre de 2017 a Blockchain. ¿Por qué? Por el potencial ético subyacente en sus casos de uso concretos. Y también por la posibilidad de devolver a internet la descentralización, transparencia y privacidad que ha perdido. Debido, en gran parte, a la concentración de poder que se ha producido en algunas tecnológicas durante los últimos 15 años.

Globalmente, Blockchain parece erigirse como una nueva tecnología que permite retomar la neutralidad y la descentralización de internet.

En aspectos más concretos, Blockchain es una tecnología emergente que ofrece un valor diferencial a las empresas. Aporta trazabilidad, seguridad, eficiencia en tiempo y costes. Pero también destila valores éticos cuando describimos sus capacidades a modo de “soft skills” humanos. Como veracidad, transparencia, democratización o confianza. Dichos valores éticos toman un especial sentido cuando se trata de relacionar a personas y/o organizaciones entre sí, una de las principales capacidades de Blockchain.

Intrínsicamente, por sus “soft skills”, en sus casos de uso concretos, Blockchain parece destinada a gestionar relaciones P2P, B2C o B2B, aportando un punto de vista ético a las mismas.

Los retos éticos en Inteligencia Artificial

Igualmente, la Inteligencia Artificial ofrece un valor diferencial en el área empresarial. Un potencial que se empieza a explotar en la actualidad. Desde la automatización de predicciones y toma de decisiones, proporcionadas por el Machine Learning, hasta la Inteligencia Artificial propiamente dicha, que ofrece comportamientos y capacidades relacionales humanas, como la voz o la visión.

Respecto a los asuntos éticos, esta tecnología tiene muchos retos por delante. Esto es debido a que destila humanidad, con lo bueno y malo que ello conlleva. La Inteligencia Artificial, igual que sucede con el ser humano, puede causar problemas éticos a través de sus decisiones y predicciones. Al fin y al cabo, los datos y los algoritmos  son el reflejo de las personas que los diseñan y les enseñan a aprender.

Reflexiones acerca de la ética en Inteligencia Artificial

De ahí, que sus acciones puedan estar sesgadas. Dicho de otro modo: la Inteligencia Artificial aprende de los humanos que la crean, igual que un niño lo hace de sus padres. Como ejemplo, recientemente, IBM y Amazon cancelaron sus programas destinados al reconocimiento facial, una aplicación muy concreta de las muchas relacionadas con la Inteligencia Artificial. Ambas compañías quería evitar que sus sistemas inteligentes fuesen utilizados en las manifestaciones de protesta relacionadas con el asesinato del afroamericano George Floyd.

En la IA, el reto ético consiste en minimizar los sesgos que el ser humano proyecta en ella

Dado que la IA parece destinada a cumplimentar las capacidades humanas, estamos obligados a educarla correctamente en el ámbito emocional y ético. Solo así evitaremos las tendencias sesgadas del ser humano que la ha diseñado.

Beneficios éticos globales al integrar Inteligencia Artificial y Blockchain

Si proyectamos ambas tecnologías al mundo físico, desde un punto de vista humanístico podríamos establecer la siguiente analogía:

La IA representa al ser humano, con sus luces y sombras éticas. Blockchain refleja lo que esperamos que sea la relación entre humanos: transparente y confiable. Esta analogía visibiliza el sentido de su integración tecnológica: La IA como un clon digital del ser humano y Blockchain como un clon de sus relaciones. Hasta ahora no existían tecnologías con semejanzas tan claras con el ser humano.

La complejidad de ambas hace interesante poner foco en su integración. Solo así podremos explotar todo su potencial en el sector empresarial. Como consecuencia, su dimensión ética será una parte esencial. Al igual que lo es en el ser humano.

Una reflexión acerca del beneficio global de su integración

Toufi Salibael, CEO de Todalarity, compartió una reflexión que ilustra muy bien el potencial positivo para la sociedad y el individuo de la integración de ambas tecnologías :

¿Cuántas personas tomarían una píldora que les hace más inteligente, sabiendo que pueden ser controladas por una entidad? Ahora imaginen, al mismo tiempo, que la píldora tiene un gobierno autónomo descentralizado para que nadie pueda controlar o reutilizarla en su propio beneficio, excepto el huésped, es decir, tú mismo.“.

Singularitynet, una iniciativa de beneficio global

Probablemente, uno de los casos más conocidos de la integración Inteligencia Artificial-Blockchain es el de Singularitynet. Esta compañía tiene como objetivo que los beneficios de la IA no estén centralizados en unas pocas organizaciones. Trabaja para que sean compartidos por todos y para democratizar los servicios de IA.

Quiere hacerlo creando una red de IA coordinada, con un mercado descentralizado, que permita la monetización de los servicios de IA por todos los participantes. Y en este punto es donde entra en juego Blockchain, ya que para conseguir tales objetivos, SingularityNet es alimentada por un token de utilidad llamado “AGI”, estructurado para permitir transacciones, acuerdos, incentivos y gobierno.

Un ejemplo concreto de beneficio global: La robot Sophia

La implementación más conocida que hace uso de Singlaritynet es Sophia, la robot humaniforme que tras su intervención en 2017 ante Naciones Unidas, se convirtió en ciudadana saudí. Convirtiéndose en el primer robot con ciudadanía de un país.

Sophia tiene el potencial de convertirse en la primera Inteligencia Artificial global del planeta. Integrando así, todas las inteligencias artificiales que la dotarían de capacidades y conocimiento. Sin duda, un potencial muy peligroso si se hace de manera centralizada, pero muy enriquecedor si se ejecuta de forma descentralizada.

Este caso ejemplifica como la integración de ambas tecnologías puede ayudar a conseguir un objetivo ético global en internet. Que no es otro que la red pueda retomar la neutralidad y la descentralización con la que fue concebida. Dotándola de una conciencia global y libre de sesgos centralizados hacia determinados intereses.

Beneficios éticos de su integración en casos de uso concretos

Prosiguiendo con el análisis, además de objetivos globalmente éticos, como el anterior, habría que referirse a la ética del caso de uso concreto. Se trata de la ética del día a día en los procesos empresariales, donde la integración de ambas tecnologías puede aplicarse de dos maneras diferentes. Para procesos de negocio con vocación enteramente ética, como en las ONGs. O para aportar un enfoque ético a procesos de negocio de cualquier sector empresarial.

Existen casos de uso concreto que ejemplifican las dos visiones anteriores. Pertenecen a los sectores de retail, logística, seguros, automoción, utilities, banca, comunicación, administración pública, etc.. De esta manera, queda patente la capacidad de cualquier sector de aportar su granito de arena al desarrollo ético de la tecnología y los negocios, mediante la integración de ambas tecnologías.

Consumo y desarrollo sostenible

Los consumidores finales y las empresas que forman parte de las cadenas de suministro están cada vez más interesados en conocer de dónde vienen los productos. Incluso, cambian sus hábitos de consumo en base a esta información. Blockchain facilita la trazabilidad veraz del producto desde el origen y permite analizar dicha información con algoritmos de Machine Learning.

Así, se facilita la toma de decisiones que permite optimizar las operaciones. Pero también reducir gastos, con previsiones precisas de oferta y demanda. O tomar decisiones de compra B2B y B2C en base al cumplimiento de criterios a lo largo de toda la cadena de suministro.

Estos apuntes describen algunas de las aplicaciones prácticas de Blockchain e InteligenciaArtificial/MachineLearning en una cadena de suministro. El plus está en agregar aspectos éticos en los largos y complejos procesos de las cadenas de suministro.

Iniciativas en sectores de automoción y alimentación

Con este objetivo se creó “KnowTheChain”, una organización encargada de sacar a la luz potenciales prácticas mejorables en las cadenas de suministro. La mayoría de las veces, desconocidas por las empresas finales distribuidoras del producto, dada la complejidad de las cadenas. Como solución, las compañías afectadas están comenzando a utilizar Machine Learning para tomar decisiones y Blockchain como notario digital de las mismas.

Un ejemplo lo tenemos en Coca-Cola. La compañía abordó algunas malas prácticas relacionadas con proveedores de caña de azúcar, con un sistema inteligente de validación de empleadores sobre Blockchain.

Otro caso es el de las compañías automovilísticas BMW, Ford y Volkswagen, que verifican con Blockchain el origen del cobalto de las baterías de sus coches eléctricos. Se aseguran así que la extracción de cobalto se realiza de manera ética a nivel personal y de forma responsable con el medio ambiente.

Un ejemplo más es el de IBM Food Trust, una red global de proveedores y minoristas, como Walmart y Carrefour. Su objetivo es intercambiar información relacionada con la cadena de producción sobre una Blockchain, para mejorar la frescura de los alimentos. Pero también para tomar decisiones medioambientalmente responsables, que permitan reducir la generación de deshechos.

Abolición de la esclavitud moderna

Otro aspecto importante es el relacionado con la esclavitud, que lejos de desaparecer, se ha ha hecho más invisible. La esclavitud moderna abarca muchas situaciones. Una de ellas es privar a alguien de la libertad para elegir o rechazar un empleo mediante amenazas, violencia, coacción, abuso de poder o engaño. En 2016, afectaba a 45 millones de personas de 167 países, según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Afecta, por ejemplo, a migrantes que una vez que llegan al país de destino se les cambian las condiciones de contratación pactadas en origen, después de arriesgar su vida recorriendo miles de kilómetros.

Gracias a Blockchain y Machine Learning, un trabajador migrante en su país de origen puede encontrar trabajo y luego viajar al lugar de trabajo en otro país. Cualquier cambio en los contratos puede ser registrado, rastreado y compartido con las partes interesadas. De esta manera, las agencias de contratación tienen la oportunidad de demostrar que son transparentes y honestas en sus prácticas.

Iniciativas que ya evitan la esclavitud

La colaboración de IBM con Stop the traffik es un buen ejemplo. Una ONG, cuya misión es poner fin a la trata de personas y a la esclavitud moderna. Es posible, gracias al uso de software de análisis inteligente, que rastrea las identidades y ubicaciones de las posibles víctimas. De esta manera, puede interrumpir los procesos de trata en su origen.

También Diginex lanzó a finales de 2019 el programa IRIS-SAFER . Lo hizo junto a la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), dirigida por Naciones Unidas. En este caso, la misión es proteger a los trabajadores migrantes en Hong Kong, pero planea actuar en otras regiones.

Identidad digital para migrantes

En el mundo existen casi 300 millones de migrantes que han perdido sus identidades legales (personales, familiares, académicas, bancarias) al verse obligados a huir de sus hogares. Al carecer de documentos físicos que acrediten quienes son, no pueden demostrar su identidad ante agentes fronterizos.

Tampoco pueden acceder a servicios que faciliten su integración económico/social en los países adoptivos de destino. En muchos países no se puede ejercer una profesión sin certificaciones. Ni tampoco se puede abrir una cuenta bancaria. Y sin cuenta bancaria, no pueden alquilar un lugar para vivir, ni tener un trabajo legal u obtener un préstamo para comenzar un negocio.

Esta situación puede ser solucionada mediante el concepto de identidad autosoberana, creada por Christopher Allen en 2016. Soportada por Blockchain, tiene muchas aplicaciones en el ámbito empresarial tradicional. Un informe de Juniper Research.le atribuye a la identidad autosoberana un mercado de 1.100 millones de dólares en los próximos 5 años.

Iniciativas que ya facilitan la identidad de migrantes

Una iniciativa en este ámbito es ID2020. Un proyecto en el que colaboran, entre otros, Accenture, Microsoft e IBM. Su misión es cumplir el Artículo 6 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: “Todo ser humano tiene derecho, en todas partes, al reconocimiento de su personalidad jurídica”. De esta manera, proporciona identidad legal a los 1.100 millones de personas que carecen de alguna prueba que oficialmente reconozca su existencia. Esta iniciativa integra Blockchain con tecnologías biométricas basadas en Inteligencia Artificial.

Un ejemplo de aplicación práctica es el del campo de refugiados de Zaatari, en Jordania, donde se proporciona identidad legal digital a los migrantes. Se realiza mediante una cartera digital personal segura y encriptada, que los migrantes pueden almacenar en su móvil. Está basada en Blockchain e identificación de iris, gracias a la Inteligencia Artificial. Una vez que abandonan el campo de refugiados, el siguiente paso es la integración social y económica en el país de destino. En este sentido, tenemos el ejemplo de Finlandia, que proporciona identidad y dinero cripto para los primeros pasos en la integración social en el país.

Monetización justa de datos y contenidos

En la actualidad, son terceros los que se benefician de nuestros datos y de nuestra actividad en redes sociales. Una actividad que, en muchas ocasiones, está orientada a generar contenido de valor. Nuestros datos son puestos a disposición de algoritmos inteligentes, de los que se benefician unas pocas empresas de manera centralizada.

Se trata de un modelo que rompe la filosofía de descentralización con la que nació internet y deja de lado a las personas. Incluso, a sectores tan importantes como el periodístico, aprovechándose de su actividad y desviando la monetización de los datos personales. Pero también de una actividad de valor que, éticamente, debiera ser de los propietarios de la misma.

Iniciativas que ya permiten monetizar la colaboración

Blockchain permite monetizar dicha información y actividad en beneficio del creador, pero sin poner en riesgo la información personal. También facilita que la actividad de valor sea evaluada por algoritmos de Machine Learning, bajo criterios expuestos de forma transparente. No sujetos a los intereses de los actores que centralizan actualmente su explotación.

Reddit, con más de 500 millones de usuarios activos en el mundo, ya ha anunciado que va a incentivar la actividad de sus usuarios, gracias a Blockchain y Smart contracts. Este nuevo modelo de tokenización de contenidos ya existía en redes sociales como Steemit  o en Sapien y Matic Network. La propuesta habilita nuevos modelos de negocio, aportando valor al usuario, desde un punto de vista ético.

Medio Ambiente

En los últimos 15 años, las investigaciones sobre cambio climático y su impacto económico y medioambiental han quedado reflejadas en varias publicaciones. Desde el “Stern Review” británico, a la norteamericana National Climate Assesment. Solo en la economía norteamericana, seguir con una actitud pasiva ante el cambio climático tendrá un coste de  500.000 millones de dólares al año a finales de siglo.

Iniciativas medioambientales con un enfoque ético y práctico

Según un informe elaborado por PwC, en colaboración con Microsoft, en 2030, la aplicación de la IA en el sector energético, transporte, agricultura y agua, podría elevar el PIB mundial entre un 3,1% y un 4,4%. El estudio, titulado: “How AI can enable a Sustainable Future”, indica que la aplicación de IA reducirá los gases de efecto invernadero en volúmenes equivalentes a las emisiones anuales de Australia, Canadá y Japón juntas. El informe explicita que las proyecciones implican la integración de IA con tecnologías complementarias, especialmente IOT y Blockchain.

También te puede interesar: Inteligencia artificial y blockchain, el duo que cambiará el consumo, la salud y el 5G

La misma consultora realizó un segundo informe, junto al Foro Económico Mundial, en el que analiza aplicaciones de Blockchain que implican integración con Machine Learning. Son aplicaciones para el análisis de datos, realización de predicciones y toma de decisiones con impacto positivo en el planeta.

Este segundo informe se titula “Building block(chain)s for a better planet” y es un ejemplo de cómo pensar de manera práctica y concreta en la aplicación de la tecnología con fines éticamente correctos. Sin olvidar la dimensión empresarial y la monetización. Lo hace a través de 65 casos de uso que involucran a todos los sectores empresariales, y que están agrupados en las áreas de cambio climático, biodiversidad y conservación, preservación de los océanos, seguridad del agua, aire limpio y desastres climáticos. La implicación de todos los sectores es una prueba más de la capacidad de Blockchain para establecer relaciones entre compañías, incluso de distintos sectores. Lo que proporciona un valor añadido nunca antes soportado de forma natural por ninguna tecnología.

En definitiva, la aplicación de Inteligencia Artificial y Blockchain conjuntamente puede generar un gran impacto positivo para el medio ambiente. Pero también representa una oportunidad de negocio si se enfoca de manera inteligente.

Conclusiones

Como describe el artículo, la lista de enfoques éticos en el uso de Inteligencia Artificial y Blockchain es notable por su amplitud y profundidad. Igualmente, las capacidades éticas de ambas tecnologías son exponenciales cuando se utilizan conjuntamente.

Por otra parte, el Covid-19 ha demostrado que estas dos tecnologías emergentes, como IOT, voz, chatbots o las realidades extendidas, ya están maduras para su adopción. Si nos restringimos únicamente a la gestión de la pandemia, han sido utilizadas en un corto espacio de tiempo. Lo han hecho para el tracking inteligente, la gestión de donaciones, la gestión del post-confinamiento, la deshibernación de la economía, el control de bienes médicos o la gestión de cadenas logísticas de suministro.

En un contexto como el actual, Blockchain y la Inteligencia Artificial puedan ayudar a la evolución de la conciencia ética, pero no pueden hacerlo por sí mismas.

Implicación del ámbito académico

Es necesario partir de un cambio estructural en el ámbito académico. Hay que formar personas flexibles, adaptables, pluripotenciales y multifacéticas. Personas que estudien conjuntamente asignaturas STEM (Science, Technology, Engineering and Mathematics) con disciplinas éticas, humanas y creativas.

Marco ético en las compañías

En el ámbito empresarial se necesita una apuesta de los sectores público y privado para hacer realidad los enfoques éticos. Ambos se encuentran en plena transformación digital y necesitan promover prácticas responsables y éticas en el campo de la tecnología.

Existe la oportunidad de aprovechar tecnologías que aportan potenciales capacidades éticas, hasta ahora no disponibles. Pero es necesario habilitar un marco ético dentro de las compañías. Un marco que permita incorporar a nuestro mindset estas capacidades éticas, como si de un mantra se tratase. Tanto al crear un nuevo proceso de negocio, como al hacer la reingeniería de uno ya existente. Mantener ese mantra en nuestra cabeza debiera ser sencillo, porque ambas tecnologías tienen la ética integrada en su ADN.

En este punto, las áreas de Responsabilidad Corporativa de las compañías pueden desempeñar un papel activo como evangelizadoras del cambio.

A la hora de desarrollar los proyectos es imprescindible contar con equipos multidisciplinares. Equipos que aúnen a ingenieros expertos en tecnologías emergentes, con expertos en humanidades, filosofía, ciencias sociales o psicología. Es necesario introducir una perspectiva humanística y de valores éticos a la creación y mantenimiento de estos sistemas.

Más música, más filosofía y más humanidades

Parafraseando al pensador alemán Gerd Leonhard, experto en relaciones entre humanos y tecnología:

En diez años, los ordenadores harán la contabilidad, el trabajo legal y otros… nosotros básicamente tendremos que lidiar con la ambigüedad, arreglar los errores, contar historias, inventar cosas, definir los límites de la tecnología…son necesarias más artes, más música, más filosofía, más humanidades”.

Solo así conseguiremos proyectar en la Inteligencia Artificial una correcta dimensión ética de nosotros mismos como individuos. Igualmente sucede con Blockchain, que nos puede ayudar a proyectar nuestras circunstancias y relaciones de manera ética. De esta manera, la sociedad digital podrá evolucionar hacia una dimensión con conciencia global ética.

Porque“Yo soy yo y mi circunstancia. Si no la salvo a ella, no me salvo yo”.

 Juan Manuel Belloto Gómez

linkedin.com/in/juanmabg

También puedes seguirnos en nuestros canales de Telegram y Twitter 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *