Hora Bitcoin: cuando ICOs y altcoins se parecen al estallido puntocom de Internet

ActualidadHistoriasUltimas noticias

Written by:

La hora Bitcoin: cuando ICOs y altcoins se parecen al estallido de las puntocom. Bitcoin pronto puede alcanzar cotas sin precedentes. Solo tenemos que mirar la historia reciente de tecnologías disruptivas basadas en Internet. Las grandes empresas de tecnología, como Amazon y Google, que indudablemente interrumpieron la manera en que vivimos, desde la forma en que conducimos por nuestras ciudades, hasta la forma en que compramos y trabajamos, no siempre fueron los titanes que son hoy. Primero hubo una tecnología naciente con adopción limitada, luego algo de entusiasmo en el mercado y, antes del boom final, un colapso masivo.

Bitcoin vio su colapso masivo en 2017, es hora de su auge final

Confusión o: desvelar una tecnología que promete cambiar el mundo pero que nadie entiende completamente todavía

Al igual que el boom de las puntocom de principios de 2000, Bitcoin y la burbuja cripto de finales de la década de 2010 empezaron con una tecnología nueva y emocionante. Ambas tecnologías vinieron con la promesa de crear una nueva normalidad. Para las puntocom era Internet. Para Bitcoin, francamente, es el propio Bitcoin. Pero, por ahora,  llamémoslo tecnología de contabilidad distribuida o blockchain.

En la actualidad, Bitcoin y otros proyectos de criptomonedas se encuentran en la misma etapa que las tecnologías basadas en Internet de finales de los 90. La tecnología está aquí y se han probado algunos casos de uso, pero la adopción generalizada aún está lejos. Además, las aplicaciones de gran impacto aún no se han convertido en una realidad. Sí, la gente puede comprar, vender, almacenar e intercambiar Bitcoin y otras criptomonedas, pero, francamente, eso es todo.

Imagen para publicación

La penetración de Internet creció de manera muy similar a como lo está haciendo la de las criptomonedas en la actualidad. Hace veinte años era muy difícil imaginar que Internet se usaría para algo más que enviar y recibir correos electrónicos. Y mucho menos para facilitar los servicios prestados por empresas como Google y Amazon. Sin embargo, los proyectos surgieron durante esa gran incertidumbre y los inversores dieron un salto de fe.

Hoy en día es impensable que la mayor parte de la población pase siquiera un día sin interactuar con Internet. Hace 20 años, simplemente no sucedía. Para poner la situación en perspectiva, solo alrededor del 2% de la población mundial tenía acceso a Internet en 1997. Es decir, 116 millones de personas. En 2019, el porcentaje de personas con acceso a internet ascendió al 54%, lo que se traduce en 4.000 millones de personas.

También te puede interesar: ¿Por qué grandes como Coca-Cola, JP Morgan o Santander aman al pequeño Bitcoin?

La adopción de criptomonedas sigue siendo muy baja y se estima que ronda el 1 ó 2%, entre 75 y 150 millones de personas. Sin embargo, algunas regiones del mundo ya han comenzado a experimentar un aumento significativo en la adopción. Estados Unidos, por ejemplo, cuenta con 36,5 millones de usuarios cripto, que representan más del 11% de la población. Los números globales solo pueden aumentar. Y lo más probable es que lo hagan, al igual que lo hicieron con Internet. Comenzando en la mayoría de los países desarrollados y luego en todo el mundo.

Los mercados se emocionan demasiado y deciden tirar dinero sin hacer preguntas

De la misma manera que Internet vivió una ola de inversión y un exceso de entusiasmo, impulsada, principalmente, por firmas de capital de riesgo y bancos de inversión demasiado ambiciosos y rara vez rigurosos, las criptomonedas experimentaron un bombo irracional impulsado por el aumento de las ICO.

Imagen para publicación

No, no ves doble, el Nasdaq en el período 1990-2010 y el precio de Bitcoin en 2016-2020 parecen casi idénticos

Durante la segunda mitad de los 90, la importancia de Internet se hizo evidente. La adopción de Internet en Estados Unidos pasó de un modesto 20% a final de 1997 a cerca del 40% en 2000. Todo esto coincidió con una Reserva Federal extremadamente optimista. Las tasas de interés estaban disminuyendo y el capital estaba ampliamente disponible. Con ganas de aprovechar la ola de este nuevo auge tecnológico, las firmas de Venture Capital, entre otros inversores, comenzaron a tirar dinero sobre todas las empresas que tuvieran alguna conexión, fundamental o tangencial a Internet.

Solo en el año 2000, Estados Unidos vio el cierre de más de 4.500 acuerdos de VC, que representaron más de 66.000 millones de $ USD. La mayoría, relacionados con empresas de Internet. En 1999, el 39% de los acuerdos de VC recaían sobre empresas de Internet. Frente a estas cifras, en 2019 solo hubo 2.700 acuerdos de capital riesgo por un total de 55.000 millones de dólares. Naturalmente, el impacto en el mercado de valores fue inmediato. La valoración de las empresas basadas en Internet se disparó. El Nasdaq subió a más de 5 veces su valor en 2000. La burbuja se estaba volviendo cada vez más gruesa.

Las ICO comenzaron en 2013 con MasterCoin. Pero cobraron relevancia en 2014, cuando el actual titán Ethereum recaudó 3.700 BTC para dar vida al proyecto que Vitalik Buterin había imaginado para conquistar Bitcoin. Sin embargo, la popularidad no le llegó hasta 2017. Ese año, hubo más de 6.000 ICO que recaudaron 120.000 millones de $ USD. El mercado se estaba calentando y, al igual que Nasdaq explotó a fines de la década de 1990, el precio de Bitcoin, junto con el de otras criptomonedas, comenzó a subir a velocidades sin precedentes en la última parte de 2017. A todos les encantó la idea del dinero fácil.

Las empresas surgen en todas partes y luchan ferozmente por llamar la atención

Cuando el dinero está ampliamente disponible y nadie hace preguntas, todos quieren unirse a la fiesta. Tanto en el boom de las puntocom, como en el de las criptomonedas, los inversores dejaron de ser rigurosos a la hora de evaluar las oportunidades de inversión. Solo sabían que la ola estaba subiendo y no querían perdérsela. Sabiendo esto, tanto las puntocom, como las altcoins, invirtieron dinero en escandalosas campañas de marketing. Rara vez pensaban, si es que lo hacían, en crear valor para los clientes y construir modelos de negocio exitosos. El objetivo principal era crear visibilidad y concienciar.

Imagen para publicación

Cuando todo lo que necesitas para recaudar miles de millones es una publicación de Instagram, algo está  mal

Las Dotcom atacaron a los medios de comunicación, mientras que, al puro estilo del siglo XXI, las altcoins y las ICO utilizaron el marketing de influencers como su arma preferida. La culminación del auge de la burbuja de Internet se produjo el 30 de enero de 2000. En aquella ocasión, las principales estrellas de la Super Bowl XXXIV estuvieron fuera del campo. Un total de 17 marcas puntocom, incluida la hoy infame Pets.com, entre otras, aparecieron en el gran juego. Casi 20 años después, en el receso de 2017, celebridades como Floyd Meywether Jr., Paris Hilton y DJ Khaled, fueron vistos con frecuencia en Instagram y otras plataformas de redes sociales respaldando nuevas altcoins  bajo la promesa de ser la próxima gran novedad. En ambas décadas, el dinero seguía llegando con facilidad y se seguían acumulando nuevos proyectos.

Miedo o: se exponen fraudes y debilidades en los modelos de negocio de la mayoría de empresas y estallan las burbujas

Ambas burbujas finalmente estallan, por supuesto. La mayoría de las empresas basadas en Internet, a pesar de tener buenas ideas de negocios, simplemente no tenían la capacidad de ser rentables o generar ingresos. La atención se centró en vender una idea y, como tal, el dinero se utilizó principalmente para eso.

Cuando venció la deuda de las empresas puntocom altamente apalancadas, el estallido de la burbuja se hizo inminente. A partir de las altcoins y los proyectos respaldados por ICO, surgieron innumerables fraudes y estafas. Muchos de estos “proyectos innovadores” eran, la mayoría de las veces, solo sofisticadas páginas webs, con documentos técnicos mal redactados. Dichos documentos explicaban su ‘idea disruptiva’ y los perfiles de los equipos fundadores. En ellos no era raro ver, de forma fraudulenta, por supuesto, a Vitalik Buterin y a otras figuras respetadas en el espacio.

Los mercados en ambos marcos de tiempo se dieron cuenta de que algo andaba muy mal y castigaron los proyectos de manera indiscriminada. Al final, fue muy difícil para la mayoría de los inversores distinguir entre manzanas buenas y podridas. Simplemente sabían que la mayoría estaban podridas.

Poco después de su pico, el Nasdaq perdió alrededor del 75% de su valor en noviembre de 2001. Incluso las empresas notablemente exitosas de hoy recibieron grandes golpes. Amazon perdió cerca del 90% de su valor patrimonial a fines de 2001. De manera similar, en septiembre de 2018 la capitalización de mercado de los proyectos de criptomonedas perdió el 80% de su valor . Esto, por supuesto, afectó duramente a los proyectos fraudulentos, que se desvanecieron en el aire. Pero al igual que Amazon en la década de 2000, Bitcoin también recibió un golpe.

Éxito o el humo se calma y los proyectos sólidos cumplen su promesa de cambiar el mundo

Internet tiene su historia resuelta. Ahora sabemos que la tecnología es real, poderosa y está aquí para quedarse. Después de su colapso inicial a principios de la década de 2000 y los desafíos de la crisis de 2008-2009, las empresas de Internet regresaron. Y vaya si regresaron. De hecho, a partir de 2019, incluso las 10 empresas más grandes del mundo por capitalización de mercado son principalmente empresas basadas en Internet. Dos de ellas,  Google y Amazon. La tercera y cuarta empresas más grandes del mundo en capitalización de mercado en agosto de 2020 dieron sus primeros pasos durante la burbuja de las puntocom. El Nasdaq se mantiene hoy más fuerte que nunca, a más de 5 veces su nivel post-burbuja.

Imagen para publicación

Después de eliminar todas las estafas y modelos comerciales débiles, Nasdaq explotó. Lo mismo podría pasar con Bitcoin

La historia de las criptomonedas y Bitcoin aún no ha tenido una resolución, por supuesto, pero la industria ya está eliminando estafas y proyectos que carecen de fundamentos sólidos. Esto facilitará a los inversores la evaluación de oportunidades reales. Justo antes del estallido de la burbuja de las criptomonedas en junio de 2017, cerca del 20% de la capitalización de mercado de la industria se distribuyó entre más de 6.000 proyectos de altcoins. La mayoría de ellos comercializados a través de ICO). Solo menos del 40% pertenecía a Bitcoin. Mucho dinero y confianza volaban en sentido contrario. Poco después de que el mercado comenzara a estabilizarse después de la burbuja de las criptomonedas, Bitcoin recuperó el dominio y hoy representa cerca del 60% de la capitalización total del mercado. Si bien todavía hay proyectos cuestionables, Bitcoin ha comenzado a reclamar su asiento a la cabeza de la mesa.

Imagen para publicación

Después de la tormenta, solo los fuertes sobreviven

¿La línea de fondo? Los mercados no saben cómo evaluar las tecnologías disruptivas y cometen errores al principio. El humo se está calmando ahora. Se acerca Bitcoin.

Bernardo Magnani, cofundador Lastbit.io

También puedes seguirnos en nuestros canales de Telegram Twitter.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *