Genevieve Leveille, la mujer extraordinaria que desarrolla una plataforma blockchain para los agricultores de Haití

HistoriasUltimas noticias

Written by:

Genevieve Leveille es una mujer extraordinaria. Además de por su extraordinaria trayectoria profesional, lo es por su generosidad, que contagia a quien se relaciona con ella, haciéndole sentir asimismo extraordinario. Leveille es fundadora y CEO de AgriLedger, una de las startups más prometedoras de la denominada agricultura inteligente. Esta compañía, radicada en Reino Unido, implementará en breve una plataforma blockchain para el Gobierno de Haití. Se trata de un proyecto patrocinado por el Banco Mundial, que otorgará transparencia a toda la cadena de valor de los productos frescos del país haitiano. Desde quién lo ha envasado y transportado, hasta los costes de su recolección en el campo, hasta el momento en que es adquirido por los consumidores.

Antes de fundar AgriLedger, Genevieve trabajó para Chase Manhattan Bank, MTV, Hewlett Packard, Sloan Kettering Cancer o IdenTrust, entre otras compañías. Conocí a Leveille a finales de 2017, cuando contacté con ella para que me diese su opinión sobre cómo iba a ser la evolución de blockchain en la agricultura a lo largo de 2018. Entonces, como ha sucedido en esta ocasión, Genevieve se encontraba viajando y enfrascada en mil reuniones, pero sus respuestas siempre fueron amables y cómplices. Lo mismo que sus preguntas sobre lo que yo hacía. Genevieve fantasea con que nació en un avión. Su padre era piloto y falleció en un accidente de aéreo. Pero ella no les tiene miedo.

Cuando escribí a Leveille en esta ocasión, se encontraba impartiendo una conferencia en Hong Kong; pero antes había estado en el Mobile World Congress. Se excusa conmigo por no haberme dicho que venía a Barcelona, pero me asegura que espera volver pronto, porque le ha encantado Sitges y quiere llevar allí a su esposo.

Bioquímica, con una especialización en literatura comparada (Shakespeare/Freud)

Relata que, hasta que se encontró con blokchain: “he golpeado en tantas industrias que apenas sé por dónde empezar. Nací en Haití y a los 13 años, después de pasar dos en un internado en Puerto Príncipe, mi hermana y yo nos unimos a mi madre en Nueva York. Hasta ese momento, tuve una especie de vida protegida, ya que proveníamos de una parte de la sociedad donde nos cuidaban mucho. Cuando llegamos a Nueva York, teníamos que arreglárnoslas nosotras mismas, volver a casa solas y, sobre todo, vivir en la casa de mi tía, donde teníamos que aprender a compartir y a ser conscientes de los demás”.

Cuando se apuntó en la escuela de su nueva ciudad, Genevieve se dio cuenta de que su nivel de estudios de Haití equivalía al último año de la escuela secundaria de Estados Unidos, pero no pudo ser admitida en dicho nivel porque era demasiado joven. Así que se pasó cuatro años jugando y aprendiendo todo lo que pudo. Formó parte del grupo de teatro de la escuela y de los voluntarios de Kiwanis, una organización global dedicada a cambiar el mundo

Durante todo ese tiempo, también se preparó para vivir una vida universitaria lejos de casa. Sin embargo, cuando llegó el momento de solicitar un campus, su madre le dijo que, de ninguna manera, que las niñas que se habían ido de casa volvían embarazadas o con un problemas de drogas. “Supongo que ella estaba preocupada por mí, ya que yo estaba entre un nerd y una chica fiestera”, explica.

Así que, para no enfadar a su madre, se inscribió en la escuela local de CUNY, la Universidad de la Ciudad de Nueva York, y durante el primer año se aburrió tanto que en el segundo se tomó un descanso de tres meses. Consiguió un trabajo en una tienda y también se dio cuenta de que necesitaba una escuela más desafiante. Así que se apuntó en la Universidad de Columbia, donde ingresó en Bioquímica y realizó una especialización en literatura comparada (Shakespeare y Freud). También decidió ponerse a trabajar para financiar sus estudios en la universidad, que tenían un coste de 20,000 dólares al año.

“Tomé parte del trabajo de mecanografía en las computadoras personales y pude jugar en la Mac 2. Una de las funciones de mi trabajo consistía en apoyar a las personas que venían a probar las nuevas máquinas. Tengo que decir que odiaba la clase de lenguaje C y lo abandoné realmente rápido”. Sin embargo, esto fue lo que la llevó a trabajar en lo que ha sido su misión en la vida: utilizar la tecnología para simplificar las tareas.

Cuando terminó la universidad, Genevieve se fue a trabajar para Lederle Labotories, donde colaboró en la puesta en marcha de proyectos en MS Project (Mac y PC) para evitar pérdidas de tiempo en el trabajo. “Ese fue el comienzo de mi búsqueda de la tecnología para resolver problemas o crear eficiencias”, apunta.

Desde allí, trabajó para Sloan Kettering, un instituto dedicado al tratamiento e investigación del cáncer: “trabajé con el Taxol, un medicamento para el cáncer de ovario. Eso fue antes de los Clinton. Cuando llegaron, toda la industria médica empezó a cambiar. Fueron los primeros en comenzar a hablar sobre lo que más tarde se convirtió en el cuidado de Obama. También trabajé en la implementación de un sistema que permitía para vigilar en cáncer de los pacientes. Esto fue a finales de los años noventa”

Tres años en la carretera, de Italia a Francia y a California

Posteriormente saltó a MTV, donde trabajó mano a mano con la tecnología y pensó que era el sitio donde quería terminar; pero al cabo de un año recibió una llamada de un amigo para entrar en el Chase Manhattan Bank. “No tenía antecedentes financieros, pero les dije que si me enseñaban podía aprender. Comencé en un puesto que se llamaba Representante de Servicio Técnico. Trabajé con el cliente más grande del banco. Mi labor consistía en ayudarles a implementar estaciones de trabajo de tesorería y de pago. Esto duró aproximadamente tres años y durante ese tiempo viajé por todo el país. Finalmente, me fui a Europa para apoyar a los clientes con las actualizaciones del Y2K, el denominado efecto 2000.  Pasé tres meses en la carretera, viajando de Italia a Francia”.

“Me había convertido en un arma para arreglar cosas que la gente no quería hacer y que funcionaran”

Al final de ese viaje, su jefe le pidió ir a California para tratar con un cliente difícil: Hewlett Packard. “Teníamos algunos problemas importantes con la conectividad y había que solucionarlos. Conseguimos que se movieran a una conexión más firme y eso me proporcionó elogios. Next estaba trabajando en cómo implementar una solución que no fuera de Excel. Tenían un modelo de tesorería descentralizado/centralizado que les estaba costando cientos de miles de multas”.

Al poco tiempo de finalizar el trabajo que Chase Manhattan Bank le había encargado para Hewlett Packard, Genevieve se convirtió en la mujer que todas las compañías querían tener en sus filas. “Avancé muy rápido. Recibí una llamada de un cliente de General Electric y desde allí, otra de del Royal Bank of Scotland y luego una del CEO de una compañía de identidad, IdenTrust. Me había convertido en un arma para arreglar cosas que la gente no quería y hacer que funcionaran”, explica.

Precisamente, fue en esta compañía de identidad donde Genevieve descubrió blockchain. “ Cuando llevaba una semana en IdenTrust me preguntaron si podía ir a Sudáfrica para apoyar un proyecto que se iba a ejecutar con blockchain. Ahí es cuando conocí Stellar y R3. Esto fue en 2015, antes del anuncio del consorcio R3 y también un par de meses después de que el CEO de Stellar se hubiera marchado de Ripple. Este fue el comienzo de mi viaje. Muy rápidamente me di cuenta de que este era un sistema poderoso que le permitía a uno grabar y luego tomar decisiones basadas en estos hallazgos”.

CEO en la primera empresa de consultoría y construcción en India

Los siguientes nueve meses  Genevieve los pasó conociendo a algunas de las mentes más brillantes y a los pioneros del ecosistema. “En el otoño de 2015, un amigo me llamó para preguntar qué sabía sobre el blockchain. Para entonces, ya había hecho un proyecto colectivo para Horizon 2020. Me propuso ser CEO de lo que se convertiría en la primera empresa de consultoría y construcción de blockchain en India. Sin embargo, esto duró poco tiempo, ya que las expectativas no se cumplían. Las diferencias culturales también generaron ruido. Lo que realmente me entusiasmó fue que seguí sugiriéndoles que no buscaran soluciones financieras, sino que observaran cómo los procesos podían mejorarse a través de la confianza”.

A partir de ahí, Genevieve les sugiere participar en el hackathon patrocinado por Innovate Finance para abordar el espacio agrícola. Y es aquí donde surge Agriledger:“Lo hicimos bien y no lo hicimos tan bien, pero se me ocurrió una gran idea y empecé a colaborar con algunas de las personas que conocí ese día. Se convirtió en un viaje al que he retornado muchas veces y del que, sobre todo, me llevé un montón de aprendizajes”.

Sobre los problemas que blockchain y Agriledger solucionan a los agricultores, indica que, además de potenciar la relación entre el productor y el cliente final,  promueve la seguridad alimentaria, al permitir conocer la procedencia del suministro de alimentos o el excedente. De tal manera que el cliente puede conocer cuáles son los alimentos que se encuentran en mal estado.

“Blockchain proporciona a los agricultores un mejor acceso a la financiación, pero lo más importante es que los datos les pertenecen”

“Al agricultor, blockchain le proporciona una porción más grande del pastel, al facilitarle un mejor acceso al mercado, probar las prácticas que se siguen y, finalmente, le concede un mejor acceso a la financiación, al permitirles demostrar sus perfiles y actividades financieras. Pero lo más importante es que los datos les pertenecen y pueden ser difundidos o no”.

A finales de 2017, cuando le pregunté por la evolución de blockchain en el sector de la agricultura durante 2018, Leveille creyó que los tokens se utilizarían para comprar productos y crear mercados con ellos.  Sin embargo, las predicciones no se cumplieron. “No, no ha sido así, ya que ninguno de los proyectos realmente completó sus trabajos. Muchos fracasaron debido a una mala gestión financiera y porque también se centraron en el comercio, en lugar de crear valor. Sin embargo, sugeriría que estamos a punto de ver una forma diferente de utilizar los tokens para comprar y también recibir dividendos y otros beneficios. Esto está siendo introducido por todo el proceso de STOs y será interesante ver cómo se desarrolla en lo que queda de año”.

Respecto al punto en que se encuentra la tecnología blockchain, Leveille cree que durante los últimos dos años, con el advenimiento de las OIC, se alimentaron muchas ideas, algunas buenas y otras depredadoras, pero encendieron la imaginación de muchas otras. “El aumento meteórico del precio del bitcoin hizo que personas como yo, que no habían oído hablar de él, comenzaran a explorar las posibilidades y a comprender cómo ir más allá de toda la transacción financiera, hacia la confianza”.

“ETH continuará siendo un mecanismo para crear liquidez en los mercados de la criptografía, pero sus infraestructuras se construirán bajo las líneas marcadas por Hyperledger y Corda”

Sobre los sectores que mejor aplica la cadena de bloques, afirma que en la cadena de suministro y en la gestión de las interacciones de diversas partes que no tienen los mismos objetivos o deseos. “Esto también es aplicable cuando la información que se está capturando debe validarse y al usar el DLT se obtiene la verdad (o la verdad de ese momento) y no es necesario verificar y volver a verificar”. También precisa que hay algunas cosas interesantes en el cuidado de la salud y en la gobernanza.

Sobre el punto en que se encuentra la tecnología, afirma que los nuevos casos de uso que tienen viabilidad tienden a ser en su mayoría alrededor de la cadena de suministro. Explica que se están desarrollando varios protocolos nuevos, pero dice no estar segura de que tengan el éxito de Ethereum y de que muchos de ellos sobrevivan, por el hecho de que muchos de estos protocolos no están siendo creados por grandes empresas.

“Al no haber una gobernanza científica en el espacio blockchain, muchas personas están reclamando cosas que no han ocurrido”.

“El concepto de DLT finalmente se está afianzando y sugeriría que veremos  algunos ganadores y muchos perdedores. ETH continuará siendo un mecanismo para crear liquidez en los mercados de criptografía, pero sus infraestructuras se construirán bajo las líneas marcadas por Hyperledger y Corda. R3 ha podido tomar cierta ventaja, ya que su financiamiento es básicamente de los bancos y estas instituciones querrán preservar sus inversiones. No estoy segura de que la plataforma de JPM sea tan exitosa, excepto para tenerla para ellos mismos y sus asociados y clientes”, subraya

A la pregunta de si cree que se han exagerado los usos de blockchain, explica que al no haber una gobernanza científica en el espacio blockchain, muchas personas están reclamando cosas que no han ocurrido. “La exageración a veces es excesiva,  porque la verdad de lo que está en la cadena no está clara. Lo inverso es que también se está impulsando la idea de que cierta información  no debería estar en la cadena, bajo los principios de privacidad y seguridad. Esto podría ser la gran preocupación en el futuro.

One Reply to “Genevieve Leveille, la mujer extraordinaria que desarrolla una plataforma blockchain para los agricultores de Haití”

  1. Freddy Perez dice:

    Cuando una persona encuentra su misión de vida, el trabajo deja de ser “trabajo” y por ende los resultados son evidentes. Gracias por tan buen trabajo periodístico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *